Tuesday, October 03, 2023

Jerusalén: Nuevo caso de judíos ultraortodoxos que escupen cuando se encuentran con cristianos, condenas


En lo que va corrido de este año han escalado estos casos, algunos de los cuales hemos referido, en los que sin motivación se ve a judíos ultraortodoxos escupiendo cuando incidentalmente se cruzan con cristianos en el camino. Un nuevo video de uno de esos casos se hizo viral ayer y consecuentemente han venido surgiendo condenas.

Esta es una información en español de Yedioth Ahronoth, Oct-03-2023

Netanyahu y líderes judíos condena los ataques contra cristianos

Tras las declaraciones de un colono de extrema derecha de que escupir a clérigos y lugares cristianos está amparado por la ley judía, rabinos representantes del público ultraortodoxo califican estos ataques de "abominación".

Kobi Nachshoni| 03.10.23

Benjamin Netanyahu condenó los escupitajos a cristianos y los casos de violencia contra ellos que se dieron en las últimas horas, y afirmó que "Israel está totalmente comprometido a salvaguardar el sagrado derecho de culto y peregrinación a los lugares santos de todas las confesiones". El primer ministro añadió: "Condeno enérgicamente cualquier intento de intimidar a los fieles, y me comprometo a tomar medidas inmediatas y decisivas contra ello."

"La conducta despectiva hacia los fieles es un sacrilegio y es algo inaceptable. No se tolerará ninguna forma de hostilidad hacia las personas que participan en el cristianismo", añadió Netanyahu, en comentarios que se publicaron en sus redes sociales en inglés. Las críticas se dieron horas después de que el rabino jefe asquenazí de Israel, David Lau, también condenara en un comunicado los ataques. En él, aseguró que la costumbre en el Templo Sagrado durante Sucot, era hacer sacrificios y rezar por el bienestar y el respeto de todas las naciones que honran Jerusalem.

"Condeno enérgicamente cualquier ataque contra personas de cualquier fe y tal conducta no puede atribuirse a la ley judía", afirmó Lau. Las condenas llegan a colación de las palabras de un israelí que actuaba como portavoz de la legisladora Limor Son Har-Melech, del partido Otzma Yehudit, que escribió en un post que escupir cerca de clérigos cristianos o iglesias es una costumbre milenaria que está respaldada en la ley judía.

"Tal vez la influencia de la cultura occidental nos ha hecho olvidar lo que es el cristianismo, pero creo que millones de judíos que han sufrido las cruzadas, las torturas de la inquisición y los pogromos, nunca lo olvidarán", sostuvo Elisha Yered, sospechoso de estar implicado en el asesinato de un palestino.

El custodio vaticano de los cristianos y los lugares santos en Israel, el padre Francisco Patton, declaró también en una entrevista, junto con la publicación hermana de Ynet, Calcalist, que en el último año han aumentado los ataques contra cristianos y lugares cristianos y que la violencia está suscitando preocupación entre los peregrinos que desean visitar Tierra Santa.

También advirtió que esos ataques reciben atención inmediata en los medios de comunicación mundiales y podrían causar un aumento del antisemitismo.

El ministro de Asuntos Religiosos, Michael Malkiel, también condenó los hechos. "Este no es el camino de la Torá", manifestó. "No hay ningún rabino que legitime un comportamiento tan deplorable. Debemos denunciarlo y seguir respetando a todas las personas que honran las puertas de la ciudad santa".

El ministro ultraortodoxo de Vivienda, Yitzhak Goldknopf, se sumó a la condena y dijo que la Torá judía ordena tratar con respeto a todas las personas, independientemente de su fe.

En una declaración, líderes afiliados al sector religioso sionista afirmaron que los ataques contra cristianos y sus lugares son una abominación religiosa.

"Esto nos enseña que no hemos aprendido nada de las veces que fuimos tratados de tal manera", plantearon.

"Es una vergüenza sin parangón. Guardar silencio ante tales actos es una subversión de nuestra fe y de la imagen de Dios que existe en nosotros". El último en sumarse a la condena fue el alcalde de Jerusalem.

Tres sacerdotes más son arrestados en Nicaragua, según denuncia el obispo Silvio Báez


Información de agencia EFE, Oct-02-2023.

San José, 2 oct (EFE).- Los sacerdotes nicaragüenses José Iván Centeno, Julio Ricardo Norori y Cristóbal Reynaldo Gadea fueron detenidos por la Policía Nacional, en medio de tensiones entre el Gobierno del presidente Daniel Ortega y la Iglesia católica, denunciaron el exiliado obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez, y la investigadora Martha Patricia Molina.

Los dos primeros sacerdotes, ambos de la diócesis de Estelí, en el norte de Nicaragua, fueron arrestados la noche del domingo "por la dictadura sandinista de Daniel Ortega", escribió Báez en su cuenta de la red social X (antes Twitter).

El tercer sacerdote, que pertenece a la diócesis de Jinotega (norte), fue capturado también la noche del domingo, según el portal Panorama Católico y la investigadora Molina, que es autora del estudio titulado "Nicaragua: ¿Una Iglesia perseguida?" y que da seguimiento a la situación de los sacerdotes en ese país.

El obispo Báez, quien se encuentra exiliado en Estados Unidos por razones de seguridad y a petición del papa Francisco, dijo que "continúa la feroz persecución contra la Iglesia católica" por parte de Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Y pidió "a la Iglesia en el mundo entero sus oraciones por Nicaragua y por nuestra Iglesia perseguida".

La Policía Nacional, que dirige Francisco Díaz, consuegro de la pareja presidencial nicaragüense, no ha confirmado ni negado las presuntas detenciones de los tres sacerdotes. "Noche de cuchillos largos para la Iglesia católica"

El sacerdote José Iván Centeno es titular de la parroquia Inmaculada Concepción de María en el municipio de Jalapa, departamento de Nueva Segovia, y el párroco Julio Ricardo Norori del templo San Juan Evangelista, del municipio de San Juan del Río Coco, departamento de Madriz, ambos fronterizos con Honduras.

Ambos pertenecen a la diócesis de Estelí, cuyo administrador apostólico es el obispo Rolando José Álvarez Lagos, condenado en febrero pasado a 26 años y 4 meses de prisión por delitos considerados traición a la patria.

La parroquia que dirige Centeno pidió la tarde del domingo, a través de su cuenta de la red social Facebook, "oraciones por nuestra parroquia y nuestros sacerdotes", sin ofrecer mayores detalles y luego ocurrió la detención del cura.

Gadea es párroco de la Iglesia Nuestra Señora de la Merced, en el municipio El Cuá, departamento de Jinotega.

Molina calificó los nuevos arrestos de "noche de cuchillos largos para la Iglesia católica" y aseguró que en total fueron ocho los sacerdotes "visitados" por los agentes, de los que 3 fueron detenidos.

Diversos organismos nicaragüenses en el exilio demandaron este lunes la liberación de los religiosos y el respeto a su integridad física.

Las relaciones del Gobierno de Ortega y la Iglesia católica están marcadas por la expulsión y encarcelamiento de sacerdotes, la prohibición de actividades religiosas y la suspensión de sus relaciones diplomáticas.

El papa Francisco tildó de "dictadura grosera" al Gobierno sandinista en una entrevista con Infobae, señalando "un desequilibrio de la persona que dirige" ese país.

Tucho respondió —algo así— Dubia sobre divorciados vueltos a casar


La atención mediática se la llevó ayer la proposición de otras Dubia, la de cinco cardenales sobre el sínodo, pero el Dicasterio para la Doctrina de la Fe también publicó en el mismo día una serie de respuestas (con el permiso de Francisco, concedido en la misma audiencia en la que trataron aquellas otras Dubia más mediáticas) del prefecto, i.e., Tucho, a unas preguntas que formuló el arzobispo emérito de Praga, el cardenal Dominik Duka, a nombre de la Conferencia Episcopal Checa, sobre los divorciados vueltos a casar. Siendo Tucho el autor intelectual de Amoris Lætitia, el documento en cuyo capítulo octavo se trata dicho tema, y ocupando ahora la silla del prefecto del dicasterio pertinente, es obvio que siente un doble llamado de responder, y esa es la respuesta que publicó ayer.

En el siguiente artículo de Aciprensa, Oct-03-2023, traducen cada una de las tuchescas respuestas.

Vaticano responde a las “dubia” del Cardenal Duka sobre los divorciados vueltos a casar

Por Almudena Martínez-Bordiú
3 de octubre de 2023


El lunes 2 de octubre, el mismo día que se hicieron públicas las “dubia” de cinco cardenales y la correspondiente respuesta del Papa Francisco, el Dicasterio para la Doctrina de la Fe difundió además la réplica a una serie de preguntas realizadas por el Cardenal Dominik Duka sobre la administración de la Eucaristía a las parejas divorciadas en nueva unión.

El Arzobispo emérito de Praga (República Checa) dirigió estas 10 cuestiones, también consideradas “dubia” (dudas en latín), a la Santa Sede el 13 de julio de 2023. En esta ocasión ha sido el prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, el Cardenal Víctor Fernández, el autor de las respuestas y no el Santo Padre.

Las preguntas planteadas por el cardenal checo, enviadas el 25 de septiembre, hacen referencia a algunas cuestiones de Amoris Laetitia, la encíclica del Papa Francisco que ya suscitó en el pasado unas “dubia” que no recibieron respuesta.

A continuación, las preguntas planteadas por el Cardenal Duka y las respuestas del prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe:

1. ¿Es posible que una diócesis en unión de la Conferencia Episcopal tome decisiones con total independencia, refiriéndose a los hechos mencionados en las preguntas dos y tres?

La exhortación apostólica Amoris laetitia, documento del magisterio pontificio ordinario, al que todos están llamados a ofrecer el homenaje de la inteligencia y de la voluntad, afirma que los sacerdotes tienen la tarea de ‘acompañar a las personas interesadas en el camino del discernimiento según la enseñanza de la Iglesia y las orientaciones del obispo” En este sentido, es posible, es más es deseable que el Ordinario de una diócesis establezca algunos criterios que, en línea con la enseñanza de la Iglesia, puedan ayudar a los sacerdotes en el acompañamiento y discernimiento de los divorciados en nueva unión.

2. La respuesta del Papa Francisco a la pregunta de la sección pastoral de la Diócesis de Buenos Aires, dado que el texto fue publicado en el Acta Apostolicae Sedis, ¿puede considerarse una afirmación del Magisterio ordinario de la Iglesia?

Como se indica en el rescripto que acompaña a los dos documentos en el Acta éstos se publican "velut Magisterium authenticum", es decir, como Magisterio auténtico.

3. ¿Se trata de una decisión del Magisterio ordinario de la Iglesia basada en el documento Amoris laetitia?

Como recuerda el Santo Padre en su carta al Delegado de la Región Pastoral de Buenos Aires, Amoris laetitia ha sido fruto del trabajo y la oración de toda la Iglesia, con la mediación de dos Sínodos y del Papa.

Este documento se basa en el Magisterio de los Pontífices anteriores, que ya reconocían la posibilidad de que los divorciados en nueva unión pudieran acceder a la Eucaristía, siempre que se comprometieran “a vivir en plena continencia, es decir, a abstenerse de los actos propios de los cónyuges”, como proponía Juan Pablo II, o a "comprometerse a vivir su relación [...] como amigos", como propuso Benedicto XVI.

Francisco mantiene la propuesta de la continencia plena para los divorciados vueltos a casar en nueva unión, pero admite que puede haber dificultades para practicarla y por ello permite en ciertos casos, tras un adecuado discernimiento, la administración del sacramento de la Reconciliación incluso cuando no se pueda ser fiel a la continencia propuesta por la Iglesia.

4. ¿Es la intención de Amoris laetitia institucionalizar esta solución mediante un permiso o decisión oficial a las parejas individuales?

El punto 1 del documento “Criterios básicos para la aplicación del capítulo VIII de Amoris laetitia” dice expresamente: “no conviene hablar de ‘permisos’ para acceder a los sacramentos, sino de un proceso de discernimiento acompañado por un pastor. Es un discernimiento “personal y pastoral”. Se trata, pues, de un acompañamiento pastoral como ejercicio de la “via caritatis”, que no es otra cosa que una invitación a seguir el camino de Jesús: “de misericordia y de integración”'. Amoris laetitia abre la posibilidad de acceder a los sacramentos de la Reconciliación y de la Eucaristía cuando, en un caso particular, existen limitaciones que atenúan la responsabilidad y la culpa.

Por otra parte, este proceso de acompañamiento no termina necesariamente con los sacramentos, sino que puede orientarse hacia otras formas de integración en la vida de la Iglesia: una mayor presencia en la comunidad, la participación en grupos de oración o reflexión, o la implicación en diversos servicios eclesiales.

5. ¿Quién debe ser el evaluador de la situación dada de las parejas en cuestión, algún confesor, párroco local, vicario externo, vicario episcopal o penitenciario?

Se trata de iniciar un itinerario de acompañamiento pastoral para el discernimiento de cada persona. Amoris laetitia subraya que todos los sacerdotes tienen la responsabilidad de acompañar a las personas interesadas en el camino del discernimiento.

Es el sacerdote quien acoge a la persona, la escucha atentamente y le muestra el rostro materno de la Iglesia, acogiendo su recta intención y su buena voluntad de poner toda su vida a la luz del Evangelio y de practicar la caridad. Pero es cada persona, individualmente, la que está llamada a ponerse ante Dios y exponer su conciencia, con sus posibilidades y limitaciones. Esta conciencia, acompañada por un sacerdote e iluminada por las orientaciones de la Iglesia, está llamada a formarse para evaluar y emitir un juicio suficiente para discernir la posibilidad de acceder a los sacramentos.

6. ¿Deben estos casos ser tratados por el Tribunal Eclesiástico competente?

En los casos en los que se pueda establecer una declaración de nulidad, el recurso al Tribunal Eclesiástico formará parte del proceso de discernimiento. El Santo Padre ha querido simplificar estos procesos mediante el Motu proprio Mitis iudex. El problema se plantea en situaciones más complejas en las que no es posible obtener una declaración de nulidad. En estos casos, también puede ser posible un proceso de discernimiento que estimule o renueve el encuentro personal con Jesucristo también en los sacramentos.

7. ¿Puede aplicarse este principio a ambas partes de un matrimonio divorciado civilmente, o distinguir el grado de culpabilidad y proceder en consecuencia?

San Juan Pablo II ya había afirmado que “el juicio sobre el estado de gracia corresponde, naturalmente, sólo a la persona interesada, puesto que se trata de un juicio de conciencia”. Por tanto, se trata de un proceso de discernimiento individual en el que "los divorciados vueltos a casar deben preguntarse cómo se comportaban con sus hijos cuando la unión conyugal entró en crisis; si ha habido intentos de reconciliación; cuál es la situación de la pareja abandonada; qué consecuencias tiene la nueva relación para el resto de la familia y la comunidad de fieles; qué ejemplo ofrece a los jóvenes que deben prepararse para el matrimonio. Una reflexión sincera puede fortalecer la confianza en la misericordia de Dios, que no se niega a nadie'.

8. En el caso de este único permiso, ¿debe entenderse que la vida matrimonial (el aspecto sexual) no debe mencionarse en el sacramento de la reconciliación?

Incluso en el sacramento del matrimonio, la vida sexual de los cónyuges está sujeta al examen de conciencia para confirmar que es una verdadera expresión de amor y que ayuda a crecer en el amor. Todos los aspectos de la vida deben ser puestos ante Dios.

9. ¿No sería conveniente que todo el asunto quedara mejor explicado en el texto de su dicasterio competente?

En base a las palabras del Santo Padre en su carta de respuesta al Delegado de la Pastoral Regional de Buenos Aires, en las que afirmaba que no hay otras interpretaciones, parece que el asunto está suficientemente explicado en el citado documento.

10. ¿Cómo proceder para establecer la unidad interna, pero también para no perturbar el Magisterio ordinario de la Iglesia?

Sería conveniente que la Conferencia Episcopal acordara unos criterios mínimos, para poner en práctica las propuestas de Amoris laetitia, que ayudaran a los sacerdotes en los procesos de acompañamiento y discernimiento sobre el posible acceso a los sacramentos de algunos divorciados en nueva unión, sin perjuicio de la legítima autoridad que cada obispo tiene en su propia diócesis.

“Hay muchos curas gays y célibes”: Padre sinodal James Martin


Nos queda la duda de si quiso decir “hay conmigo”. Nos referimos ahora a una entrevista del jesuita, activista pro-homosexual, y ahora padre sinodal, James Martin, quien concedió una entrevista a El Periódico, Oct-02-2023 (imágen), de la cual hemos sacado el titular.

«Hay muchos curas gays y célibes. Es importante decirlo»

Sacerdote y activista LGTBI. El religioso, cuyas ideas generan apoyo y rechazo dentro de la Iglesia, participará en el sínodo de obispos del miércoles.

IRENE SAVIO
Ciudad del Vaticano


— ¿Cree que hay más interés dentro de la Iglesia por la comunidad LGTBI de lo que se piensa?

— Personas que han participado en el documento de trabajo [el texto que define los temas a abordar durante el sínodo] me han dicho que la mitad de las diócesis de todo el mundo han mencionado la necesidad de una mayor acogida e inclusión de las personas LGTBI. Esto no se limita a Occidente, sino que se extiende por todo el mundo. Sin embargo, tampoco es sorprendente. A medida que más personas se identifican dentro del colectivo LGTBI, más familias, parroquias y diócesis se ven afectadas. Por lo tanto, hay un interés natural y creciente en comprender cómo brindar atención pastoral a la comunidad LGBTI.

— En el Sínodo, es posible que se siente al lado de católicos muy conservadores, algunos de alto rango y que rechazan sus posturas. ¿No es su objetivo una misión imposible?

— Mi objetivo es escuchar al Espíritu Santo y creo que ese debería ser el objetivo de todos.

— ¿Se espera que surjan tensiones durante la reunión?

— Eso es probablemente inevitable, pero no debemos temer a las tensiones. El primer sínodo en la historia de la Iglesia fue el Concilio de Jerusalén, que tuvo lugar alrededor del año 50 dC. Hubo mucha tensión en ese momento, pero el Espíritu Santo aún pudo actuar.

— En cambio, ¿qué aberturas ve posibles?

— Para ser sincero, realmente no sé qué esperar. Creo que en esta primera reunión [la siguiente será el próximo año] nos centraremos en cómo dialogar entre nosotros y escucharnos mutuamente.

— Algunos dicen que la homosexualidad es omnipresente en la Iglesia, desde los seminarios a la cúpula del Vaticano. ¿Es así?

— Sin duda, hay muchos sacerdotes gays castos y célibes en la Iglesia. Es importante que se diga. Sin embargo, insisto, es crucial señalar que estos sacerdotes llevan una vida casta y célibe, al igual que sus colegas heterosexuales, y dedican sus vidas al servicio en la Iglesia. Esto probablemente siempre ha sido así.

En cuanto a cuántos sacerdotes son gais, es imposible determinarlo debido al estigma que aún existe en torno a este tema. Muchos han sufrido en silencio debido a las burlas, incluso mientras servían en la Iglesia. Estos sacerdotes han celebrado misas, bautizado a niños, celebrado matrimonios, visitado a enfermos en el hospital y enterrado a seres queridos.

— Algunas de las posiciones más conservadoras en la Iglesia católica proceden del clero estadounidense. ¿Por qué?

— Es una buena pregunta. Tal vez algunas personas pueden sentirse confundidas. Lo que encuentro verdaderamente desconcertante es que en Estados Unidos, algunas de las mismas personas que sostenían que nunca se debía criticar a un Papa durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto, ahora lo hacen a diario bajo el pontificado de Francisco.

— ¿Cómo ve la disputa entre la Iglesia alemana y la estadounidense?

— No lo veo como una lucha. Ambas Iglesias están respondiendo a lo que consideran las necesidades de sus feligreses. Es cierto que algunos líderes de la Iglesia alemana pueden tener un enfoque más progresista en algunos aspectos, pero, en términos considerados fundamentales, no hay diferencia. Al fin y al cabo, todos recitamos el mismo Credo los domingos.