Sunday, December 04, 2022

Too big to fail – “Rupnik abusó de mí”


Este es un artículo de Silere non possum, Dic-04-2022. Este artículo apareció previamente en italiano e inglés.

Too big to fail – “Rupnik abusó de mí”

El juicio canónico del padre Marko Ivan Rupnik puede describirse con la imagen de una botella. Las consagradas de la Comunidad de Loyola, donde el jesuita esloveno era confesor y padre espiritual, se encontraron con que eran víctimas de un hombre abusivo y, al mismo tiempo, consciente de su poder. De hecho, no se pueden contar las amistades que Rupnik cultivó a lo largo de los años. Too big to fail, susurra alguien aquí en el Vaticano.

El procedimiento canónico

Las primeras mujeres valientes que decidieron denunciar los abusos de poder cometidos por Mark Ivan Rupnik se enfrentaron a personas que dijeron: “No, no es posible”. Esta es una reacción común cuando el agresor es poderoso y goza de un aura de santidad. En la práctica, la mente humana no puede aceptar tales reconstrucciones. Sin embargo, la psicología nos enseña que es en este mismo tejido donde nace la peor violencia.

Sin embargo, las quejas se hicieron cada vez más numerosas y fue necesario iniciar una investigación canónica. S.E.R. Monseñor Daniele Libanori, Obispo Auxiliar de Roma, llevó a cabo una meticulosa investigación para comprobar la veracidad de los relatos. El obispo también viajó a Eslovenia y escuchó y examinó muchos testimonios. No sólo se escuchó a las víctimas, sino también a una serie de personas que gravitaban en torno al artista jesuita.

Había muchas preguntas que responder: en la Comunidad de Loyola hubo muchas hermanas que abandonaron la vida religiosa, ¿por qué? ¿Había una conexión? ¿Por qué estas salidas fueron traumáticas y violentas? ¿Eran creíbles las consagradas que acusaban a Rupnik? ¿Los relatos eran verosímiles o podían ser vengados contra el jesuita?

“Las víctimas escuchadas son creíbles y su relato es sólido”, estas son las conclusiones de Mons. Libanori contenidos en un fascículo que se encuentra en el Dicasterio para la Doctrina de la Fe.

“Me obligó a hacer cosas que, de hecho, no quería hacer. Usó la violencia, me golpeó. En sus ojos, en su voz, estaba y está la convicción de que es intocable. Abusó de mí, de mi confianza. Yo era sumisa. Debido a su poder, a la estima de la que goza, está convencido de que nadie pondrá en duda su buena fe”, informa una mujer consagrada.

El círculo de protección

Las mujeres consagradas tuvieron que tomar conciencia de que eran víctimas de abusos. Entonces, tuvieron que aceptar el poder, con un anillo de personas que son poderosas y defienden a Rupnik. Las mujeres consagradas tuvieron que tomar conciencia de que eran víctimas de abusos. Entonces, tuvieron que enfrentarse al poder, a un anillo de personas poderosas que defienden a Rupnik. También en Eslovenia, Ivan Rupnik mantiene un gran poder, y de allí también llegan testimonios.

La estima por Rupnik se expresa desde todo el mundo. Muchos miran sus mosaicos con admiración. Demasiada gente desconoce lo que ocurrió dentro de los muros de algunas comunidades y lo que hizo Rupnik cuando se apagaron los focos. Además, el 30 de noviembre de 2022 recibió la Laurea Honoris Causa de la Pontificia Universidad Católica de Paraná.

La Universidad Pontificia premia a un sacerdote jesuita que sigue en proceso canónico por abusos. Pero, en efecto, ¿cómo pueden saber estas cosas las personas que desconocen los procedimientos canónicos? A pesar de que el Preboste General ha impuesto restricciones a Ivan Rupnik, éste sigue grabando sus homilías y difundiéndolas en el sitio web del Centro Aletti. La investigación previa terminó con un dictamen claro: las mujeres son creíbles, Rupnik debe ser detenido.

“Alguien ha ralentizado el proceso, lo ha dejado en suspenso. Este Alguien está en la cima”, informan en el Dicasterio.

Una de las personas que está al tanto de estos abusos es su hijo espiritual, Su Eminencia el Cardenal Angelo De Donatis. El Vicario de Su Santidad también fue consciente de estos abusos en 2020, cuando encargó a Rupnik la pintura y el mosaico de 1.700 metros cuadrados en la capilla del Seminario Pontificio Romano.

Un proyecto que costó mucho dinero y para el que, De Donatis, incluso pidió dinero a los antiguos alumnos. Una capilla que, además, servirá de poco dado el desierto en que se ha convertido el seminario del Papa. De hecho, ahora hay planes para una más pequeña. ¿Quizás se encarguen más mosaicos al jesuita?

¿La conexión entre Rupnik y Angelo De Donatis favorece al jesuita esloveno? En muchas ocasiones, el cardenal no ha mostrado parcialidad.

En el Dicasterio para la Doctrina de la Fe, además, ha habido varios “interferencia”. El expediente del clérigo esloveno llegó cuando el Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe era S.E.R. el Arzobispo Giacomo Morandi. Como es sabido, el actual arzobispo de Reggio Emilia – Guastalla, está muy cerca del Centro Aletti y también ha dado clases en él.

¿Los retrasos en esta decisión se deben a estas amistades de las que disfruta Rupnik? Sin embargo, el asunto no se detuvo en las oficinas de la Curia. El Papa Francisco, cuando recibió a Ivan Rupnik en enero de 2022, conocía las acusaciones contra él y el proceso en curso. ¿Por qué Francisco no lo destituyó del estado clerical? ¿Por qué el Papa lo recibió, sonriente, a pesar de las graves pruebas del expediente?

“No, Santo Padre, todo esto son conjeturas”. En favor de Rupnik también parece haberse levantado una religiosa a la que el Papa nombró para dirigir una sección de un dicasterio de la Curia Romana. La teóloga, sin embargo, parece haber disfrutado de las amistades del jesuita esloveno y seguramente no ha visto el expediente. Una vez más, ¿acaso Francisco decide escuchando aquí y allá las opiniones de alguien?

El asunto recuerda mucho al de Marcial Maciel Degollado. La única diferencia es que Francisco se llama a sí mismo, y se llama, el que lucha por la transparencia en la Iglesia y la lucha contra los abusos.

L.M.

Silere non possum


Entradas Relacionadas: El padre Rupnik acusado de violencia sexual y psicológica. El silencio de los jesuitas. Jesuitas emiten declaración sobre P. Rupnik.