Thursday, November 24, 2022

El cardenal Becciu grabó una conversación telefónica con el Papa sobre los pagos para liberar misioneros secuestrados


Artículo de ABC, Nov-24-2022.

El cardenal Becciu grabó una conversación telefónica con el Papa sobre los pagos para liberar misioneros secuestrados

El Vaticano investiga también al purpurado por «asociación ilícita» tras descubrir unos recibos falsificados en la cooperativa de su hermano

JAVIER MARTÍNEZ-BROCAL
Corresponsal en El Vaticano
24/11/2022


Empeora la posición del cardenal Angelo Becciu en el ya de por sí complicado proceso vaticano, por supuesta malversación de fondos. Este jueves el fiscal del Vaticano, Alessandro Diddi, ha revelado que el Vaticano está investigando también a Becciu por supuesta «asociación ilícita» y ha llevado al tribunal la grabación de una conversación telefónica entre el Papa y el cardenal, que desmentiría la tesis de la defensa.

Por sorpresa, al inicio de la vista de esta mañana, el fiscal ha comunicado que, a petición del Vaticano, la policía italiana para delitos fiscales, la Guardia di Finanza, ha investigado documentos en el teléfono móvil de la sobrina del cardenal Angelo Becciu, Maria Luisa Zambrano. Se trata sobre todo de una extensa conversación de WhatsApp de toda la familia Becciu.

En el celular de Zambrano han encontrado la grabación de una conversación telefónica del 24 de julio de 2021 entre el Papa Francisco y monseñor Angelo Becciu. El purpurado hizo la llamada con la modalidad manos libres, y su sobrina, que le acompañaba, la grabó.

El Papa había sido operado el 4 de julio, salió del hospital el 14, y estaba aún convaleciente, en su residencia en Casa Santa Marta. Por el contexto, se entiende que el purpurado se esperaba un apoyo del pontífice en vísperas del inicio del proceso, que estaba previsto para el 27 de julio, o sea, tres días más tarde.

Sólo los jueces y los abogados de las partes han escuchado la llamada, pues la prueba no ha sido aún aprobada. Según el fiscal del Vaticano, Alessandro Diddi, Angelo Becciu habría dicho al Papa: «Usted ya me ha condenado, es inútil que se haga el proceso». A continuación, solicitaba al Papa que al menos dijera que había autorizado a hacer pagos de varios cientos de miles de euros a una sociedad británica para liberar a misioneros secuestrados en África.

Según Diddi, «por la voz, se ve que el Papa resta perplejo. Había salido del hospital, y se queda extrañado con lo que escucha». «Acababa de salir del hospital y estaba cansado», insiste.

Hasta ahora, el cardenal Becciu y sus abogados habían asegurado que el Papa estaba al corriente de esa operación y había autorizado los pagos. Según los abogados de la defensa, de la conversación no puede deducirse que el Papa no estuviera al corriente. Respondiendo al presidente del tribunal, el fiscal ha asegurado que «ha sido autorizado por el superior a que se escuche la conversación», en referencia al Papa.

Asociación ilícita

Por otro lado, la Guardia di Finanza ha controlado 927 recibos elaborados por la cooperativa social de Tonino Becciu, hermano del cardenal. Se trata de recibos relativos a 18 mil kilos de pan, referidos a realizadas a partir de 2018. En Italia tienen valor fiscal y con ellos, se justificaba el pago de la diócesis de Ozieri a la cooperativa de los miles de euros que ha recibido del Vaticano. No han precisado la cantidad. La policía ha acudido a cada parroquia para comprobar si eran auténticos, y ha concluido que todos son falsos y que fueron producidos unas semanas antes del inicio del proceso en el Vaticano.

Además, han encontrado pruebas de que la Caritas de Ozieri, dirigida por el hermano de Becciu, había abierto una cuenta corriente para recibir donativos sin informar al obispo, y que intentaron encontrar un director de banco que certificara que sí que había sido abierta por él. La estrella de la sesión de este jueves debía ser monseñor Alberto Perlasca, la «garganta profunda» que ha permitido al fiscal reconstruir el proceso y el uso ligero de los fondos reservados de la Secretaría de Estado.

Una de las historias más curiosas que ha explicado en el interrogatorio se refiere a un consultor contratado por la Secretaría de Estado, un tal Alessandro Nocetti. Asegura que colaboró varios años con ellos, también en operaciones de mediación inmobiliaria. No estaban satisfechos con su trabajo, y se enteraron de que tenía un hermano toxicómano. Decidieron echarle, pero darle 700 mil euros para contribuir a la atención médica de su hermano. Más adelante descubrieron que no tenía ningún hermano.

También ha asegurado que Cecilia Marogna se había presentado con el nombre de Cecilia Zulema para solicitar una ayuda al Vaticano para una misión en Libia. En aquella ocasión, no obtuvo ni un euro del Vaticano.