Tuesday, September 20, 2022

La ideologizada rodilla de Francisco a la cual le disgustan ciertos viajes


Ya era bastante extraña esa circunstancia por la cual los males de Francisco en su rodilla se agravaban, por poner un ejemplo, cuando tenía que ir a Florencia, dentro de la misma Italia, para cuya presencia ya estaba confeccionado un programa, pero desaparecían, por poner otro ejemplo, cuando tenía que hacer un viaje transoceánico para ir a Canadá en “peregrinación penitencial”. Del primer ejemplo que hemos propuesto se supo después que lo de la rodilla no era tanto así y más bien era un mal ideologizado, la verdad era que Francisco fue informado mal y creyó que tendría que encontrarse con alguien con quien no quería y lo de la rodilla vino al caso. Ese ideologizado mal de rodilla es el que ha impedido a Francisco viajar a otras partes, pero especialmente a Ucrania.

Ha sido el propio Francisco quien lo confesó recientemente a los nuncios reunidos en el Vaticano para su encuentro trienal, según lo relata Franca Giansoldati en Il Messaggero, Sep-20-2022 (nuestra traducción).

Ha sido el mismo Papa quien confirmó a sus cerca de 200 nuncios apostólicos —convocados al Vaticano hace diez días— que por el momento no quiere hacer ningún viaje a Kiev y prefiere esperar tiempos mejores para tener más posibilidad de avanzar el diálogo con Moscú. Durante el encuentro ha añadido, que por fortuna el mal de rodilla del cual sufre hace tiempo lo ayuda a encontrar excusas plausibles para postergar el viaje a Ucrania. Esta indiscreción sobre la conversación a puerta cerrada tenida en el Vaticano con los representantes diplomáticos de la Santa Sede, y confirmada por diversas fuentes, comenzó a circular después de que anunciara en el vuelo de regreso desde Kazajistán que su próximo viaje internacional será a Bahrein, en noviembre y que se está estudiando un proyecto para los primeros meses del próximo año para volver a África, en Congo y Sudán del Sur.