Thursday, August 04, 2022

“La última comprobación puso de manifiesto la necesidad de disciplinar la cuestión”, Francisco responde una pregunta sobre liturgia a los jesuitas de Canadá


Ya Ustedes saben que en cada uno de los viajes fuera de Italia Francisco se reune con los jesuitas y de esas conversaciones la exclusiva la tiene siempre el P. Antonio Spadaro, otro jesuita, quien luego las publica en La Civiltà Cattolica. No ha sido diferente ahora con el reciente viaje de Francisco a Canadá, la jesuítica conversación ha sido publicada hoy. Tomamos la última pregunta, la cual se refiere a “la liturgia y la unidad de la Iglesia”.

Me gustaría hacerle una pregunta sobre la liturgia y la unidad de la Iglesia. Soy estudiante de liturgia y me gustaría saber qué importancia tiene este estudio en la formación. También me refiero a nuestro trabajo pastoral como jesuitas.

Cuando hay conflicto, la liturgia siempre es maltratada. En América Latina, hace treinta años, se produjeron monstruosas deformaciones litúrgicas. Luego cayeron en el lado opuesto con la ebriedad «indietrista» de lo antiguo. Se estableció una división en la Iglesia. Mi actuación en este campo ha pretendido seguir la línea trazada por Juan Pablo II y Benedicto XVI, que habían permitido el rito antiguo y habían pedido una verificación posterior. La última comprobación puso de manifiesto la necesidad de disciplinar la cuestión y, sobre todo, de evitar que se convirtiera en una cuestión, digamos, de «moda» y que siguiera siendo una cuestión pastoral. Ya vendrán los estudios que afinarán la reflexión sobre el tema, que es importante: ¡la liturgia es la alabanza pública del pueblo de Dios!