Tuesday, July 19, 2022

Monja napolitana viral, Sres. obispos aprendan de esta mujer para que lo apliquen en su misión de enseñar


Si la memoria no nos engaña, los rudimentos de la fe nos enseñaban, parece que ahora no, que los sucesores de los apóstoles tienen un triple encargo: Enseñar, santificar y gobernar. Y viendo el video, que ahora se ha hecho viral, de esta esta religiosa, hemos aprendido más que cuando escuchamos a infinidad de obispos del planeta, dígase por allá en donde hablan alemán, o neerlandés, o francés, para no mencionar los sacros palacios, pero en general pensamos en muuuchos obispos del planeta que asumen el lenguaje politicamente correcto ó directamente se vuelven propagandistas y barrasbravas del lobby homosexual y son incapaces de enseñar que los actos homosexuales son pecado. ¡Si hasta a un curial el año pasado lo descabezaron por ser el responsable directo de que un documento de la CDF afirmara que Dios no puede bendecir el pecado! A esta religiosa, gracias.

Ahora, esta religiosa se ha vuelto viral, y hay que ver la forma afrentosa e insultante cómo la estan presentando los medios de comunicación seculares en varias lenguas, nuestra solidaridad con ella, de quien por ahora desconocemos su identidad.

Religión en Libertad, presenta el video con el siguiente comentario.

LA MONJA VIRAL QUE DICE LA VERDAD

Martes, 19 de julio de 2022


La actriz italiana Serena de Ferrari subió a su perfil de Instagram estas imágenes. Cuando, en plena calle en el Barrio Español de Nápoles, está grabando una escena lésbica para una serie de televisión, aparece una religiosa que la separa de la otra actriz y les dice "¿Qué hacéis? ¡Es el diablo! ¡Jesús, José y María!". Con "ojos puros para contemplar el mal, que no soportan ver el pecado" (Habacuc 1, 13), la religiosa sabe que pecar es humano, pero que detrás de la normalización y el enaltecimiento del pecado está siempre el demonio, que intenta "asociar al hombre en su rebelión contra Dios" (Catecismo de la Iglesia Católica, nº 414). A ella no le importa ser objeto de las risas de todos, conocedora de lo que anunció San Pedro: "En los últimos días se presentarán burlones que no harán caso más que de sus propios apetitos, y preguntarán en son de burla: «¿En qué quedó la promesa de su venida?»" (2 Pe 3, 3-4). El premio al sufrimiento que evidencia la monja no llegará en forma de aplauso en las redes sociales (de hecho, está siendo ridiculizada), pero el mismo Jesucristo se lo prometió: "En verdad, en verdad os digo: vosotros lloraréis y os lamentaréis, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría" (Juan 16, 20).