Thursday, June 23, 2022

La serie “Judíos” del Archivo Histórico de la Secretaría de Estado publicada en línea


La Oficina de Prensa de la Santa Sede ha publicado hoy el siguiente comunicado, también publicado en la edición diaria en italiano de L'Osservatore Romano, Jun-23-2022. (traducción de Secretum Meum Mihi).

Por voluntad del Santo Padre Francisco, desde el 1° de junio de 2022 el Archivo Histórico de la Secretaría de Estado, Sección para las Relaciones con los Estados y las Organizaciones Internacionales (ASRS), pone a disposición de todos la reproducción virtual de toda una serie archivística en su sitio de internet (https://www.vatican.va/roman_curia/secretariat_state/sezione-rapporti-stati/archivio-storico/serie-ebrei/serie-ebrei_it.html).

Se trata de la serie documental, relativa al pontificado de Pío XII (abierto a consulta a partir del 2 de marzo de 2020), denominada “Judíos”, porque estaba destinada a preservar las peticiones de ayuda dirigidas al Papa por judíos de toda Europa, tras el comienzo de las persecuciones nazi-fascistas.

La serie de archivo consta de un total de 170 volúmenes, equivalente digitalmente a casi 40.000 archivos. En un principio estará disponible el 70% del total del material, que luego se integrará con los últimos volúmenes en proceso.

Al mismo tiempo, L'Osservatore Romano publica un artículo de Mons. Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados y las Organizaciones Internacionales, el cual hace una especie de introducción o presentación a la publicación de estos archivos por parte del Vaticano. La siguiente es una traducción no oficial al español de Vatican News.

La serie "Judíos" del Archivo Histórico de la Secretaría de Estado publicada en línea

A instancias del Papa Francisco, la reproducción virtual de un patrimonio que conserva las peticiones de ayuda dirigidas a Pío XII por judíos de toda Europa, tras el inicio de la persecución nazi-fascista, es accesible a todos. Consta de un total de 170 volúmenes, que equivalen a casi 40.000 expedientes. Inicialmente estará disponible el 70% del material total, que posteriormente se completará con los últimos volúmenes en preparación.

Paul Richard Gallagher *


"Si hoy le escribo, es para rogarle que me ayude desde la distancia". Miles de documentos de archivo dan voz a desesperadas peticiones de ayuda. Como ésta, de un estudiante universitario de 23 años, alemán "de origen israelí" bautizado en 1938, que el 17 de enero de 1942, desde el campo de concentración de Miranda de Ebro, en España, recurrió a su último recurso para ser liberado de su detención. Finalmente tenía la oportunidad de reunirse con su madre, que había huido a América en 1939 "para preparar una nueva vida para mí", escribe de su puño y letra. Todo estaba listo para que saliera de Lisboa, sólo faltaba la intervención de "una persona de fuera" para que las autoridades aceptaran su liberación. "Para los que no tienen ayuda fuera, hay poca esperanza", explica en unas pocas pero elocuentes palabras. Escribe, pues, a una vieja amiga suya italiana, rogándole que recurra al Papa Pío XII para que el Nuncio Apostólico en Madrid intervenga en su favor, sabiendo que: "Otros, con esta intervención de Roma, pudieron salir del campo de concentración".

Dos cartas más tarde, descubrimos que la Secretaría de Estado se hace cargo del caso a los pocos días, señalándolo "nuevamente" al Nuncio en Madrid. Luego el expediente se detiene. No dice nada sobre el destino de este joven estudiante alemán. Al igual que en la mayoría de las solicitudes de ayuda de las que dan fe los demás expedientes, no se informa del resultado de la solicitud. En nuestros corazones, inmediatamente se hace inevitable esperar que haya tenido éxito. Esperar que Werner Barasch fuera liberado más tarde del campo de concentración y pudiera reunirse con su madre del otro lado del océano.

En este caso concreto, nuestro deseo se ha cumplido: si se busca en los recursos de Internet, se encontrarán rastros de él en 2001. No sólo existe una autobiografía que relata sus memorias como "superviviente", sino que entre las colecciones en línea del Museo Conmemorativo del Holocausto de Estados Unidos hay incluso una larga entrevista en vídeo, en la que el mismo Werner Barasch cuenta su increíble historia a la edad de 82 años (Historia Oral nº RG-50.477.0392) . Así, nos enteramos de que fue liberado del campo de Miranda al año siguiente de su carta con el llamamiento al Papa, y en 1945 pudo finalmente reunirse con su madre y su hermana en los Estados Unidos. Allí continuó sus estudios en la Universidad de Berkeley, en el MIT y en la Universidad de Colorado, para luego trabajar como químico en California. Gracias a la creciente red de fuentes en línea, esta vez podemos respirar aliviados.

Los documentos

Un patrimonio documental especial, que se distingue de otras series de archivo ya por el nombre que se le dio: "Judíos". Un patrimonio precioso, porque recoge las peticiones de ayuda enviadas al Papa Pío XII por judíos, bautizados y no, tras el inicio de la persecución nazi-fascista.

Un patrimonio que, a instancias de S.S. el Papa Francisco, se hace ahora fácilmente accesible a todo el mundo, gracias a un proyecto destinado a publicar en Internet la digitalización completa de las series de archivo.

Esta es la serie judía del Archivo Histórico de la Secretaría de Estado - Sección para las Relaciones con los Estados y las Organizaciones Internacionales (ASRS). Una serie compuesta por un total de 170 volúmenes, que forman parte del Fondo Affari Ecclesiastici Straordinari (AA.EE.SS.), pertenecientes al pontificado de Pío XII - Parte I (1939-1948), y que ya está disponible para su consulta por los estudiosos de todo el mundo desde el 2 de marzo de 2020, en la Sala de Lectura del Archivo Histórico.

La entonces Sagrada Congregación para Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios (de la que toma el nombre el Fondo de Archivos), equivalente a un Ministerio de Asuntos Exteriores, encargó a un ministro diplomático (Monseñor Angelo Dell'Acqua) la tarea de atender las peticiones de ayuda que llegaban al Papa desde toda Europa, con el objetivo de prestar toda la ayuda posible.

Las peticiones podían ser de visados o pasaportes para expatriación, refugio, reunificación con un familiar, liberación de la detención, traslado de un campo de concentración a otro, noticias sobre una persona deportada, suministro de alimentos o ropa, apoyo financiero, apoyo espiritual y más.

Cada una de estas peticiones constituía un expediente que, una vez procesado, estaba destinado a ser conservado en una serie documental llamada "Judíos". Hay más de 2.700 expedientes, con peticiones de ayuda casi siempre destinadas a familias enteras o grupos de personas. Miles de personas perseguidas por su pertenencia a la religión judía, o por una mera ascendencia "no aria", acudieron al Vaticano sabiendo que otros habían recibido ayuda, como escribe el mismo joven Werner Barasch.

Las peticiones llegaron a la Secretaría de Estado, donde se activaron los canales diplomáticos para intentar prestar toda la ayuda posible, teniendo en cuenta la complejidad de la situación política a escala mundial.

Después de que el pontificado de Pío XII se abriera a la consulta en 2020, esta lista particular de nombres se denominó "lista Pacelli" (es decir, del Papa Pío XII), haciéndose eco de la conocida "lista Schindler". Aunque los dos casos son diferentes, la analogía plasma perfectamente la idea de cómo, en los pasillos de la institución al servicio del pontífice, se hacían incesantes esfuerzos para proporcionar a los judíos una ayuda concreta.

El proyecto de publicar las series de archivos en línea

A partir de junio de 2022, en la página web del Archivo Histórico de la Secretaría de Estado - Sección para las Relaciones con los Estados y las Organizaciones Internacionales, la serie Judíos estará disponible en Internet en una versión virtual, de libre acceso para todos.

Además de la fotocopia de cada documento individual, se pondrá a disposición un archivo con el inventario analítico de la serie, en el que se han transcrito todos los nombres de los beneficiarios de las ayudas que se encuentran en los documentos. Inicialmente, el 70% del material total estará disponible en línea, que posteriormente se completará con los últimos volúmenes en preparación.

Como en el caso de la solicitud del joven Werner Barasch, la mayoría de los más de 2.700 expedientes que llegaron a la Secretaría de Estado, y que hoy nos cuentan tantas historias de huida de las persecuciones raciales, nos dejan con la respiración entrecortada, y las fuentes con más información no siempre están disponibles. La digitalización de toda la serie Judíos disponible en Internet permitirá a los descendientes de aquellos que solicitaron ayuda buscar rastros de sus seres queridos en todo el mundo. Al mismo tiempo, permitirá a los estudiosos y a cualquier persona interesada examinar este especial patrimonio archivístico de forma libre y a distancia.

*Secretario para las Relaciones con los Estados y las Organizaciones Internacionales