Friday, May 06, 2022

Emergencia sanitaria: Estado Vaticano mantiene medidas segregacionistas vacunales hasta 31 de Mayo


Información de agencia ANSA, May-06-2022. Traducción de Secretum Meum Mihi.

(ANSA) - El Vaticano publicó este viernes (6) un nuevo decreto en el que mantiene hasta el 31 de mayo el requisito para el uso de máscaras PFF2 y la presentación del certificado sanitario para visitar todos los locales cerrados.

Para las misas, sin embargo, sigue la exigencia de máscaras.

“Considerando que la continuación de la actual situación de pandemia exige disposiciones extraordinarias específicas para combatirla y garantizar el desarrollo seguro de las actividades, [...] se prorrogan hasta el 31 de mayo de 2022 las previsiones contempladas en el Decreto General del 20 de abril de 2022”, dice el decreto firmado por el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin.

Sin embargo, hay una diferencia en la exigencia del tipo de certificado sanitario, llamado “pase verde” por la denominación del documento en Italia: para los visitantes de museos e iglesias, el certificado que considere vacunación o cura reciente o una prueba negativa para el enfermedad; para quienes vayan a participar en eventos y convenciones o sean empleados de la Santa Sede, sólo se aceptará constancia de vacunación o cura.

El decreto que obliga al uso de mascarillas y pase verde en el Vaticano entró en vigor el 23 de diciembre del año pasado y fue prorrogado en abril de este año. Durante la pandemia, la Santa Sede siguió las normas aplicadas por el gobierno de Italia, ya que el territorio se encuentra en la capital Roma.

Sin embargo, la decisión de prorrogar la presentación del certificado difiere de la adoptada por los italianos, que prácticamente abolieron el uso del documento a partir del 1 de mayo, y ahora solo es necesario para hacer visitas a hospitales y residencias de ancianos por los riesgos sanitarios involucrados.

Italia, sin embargo, también extendió el uso de máscaras en lugares cerrados hasta el 15 de junio como una forma de contener la propagación de la Covid-19.