Sunday, October 24, 2021

“Iglesia de puertas abiertas”; no, no es con Ustedes, cubanos


Lo hemos dicho en otras ocasiones y lo reiteramos ahora, en el caso de Cuba Francisco está del lado de los opresores y no con los oprimidos. La tal “Iglesia de puertas abiertas”, que como eslogan suena bonito pero mejor si se concreta con hechos palpables, ha mostrado hoy su verdadero rostro en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, cuando las autoridades impidieron a ciudadanos cubanos ingresar a ella a la hora del rezo del Ángelus. ¿Su pecado?, a lo mejor no están vaↄunados, como es la norma que rige desde Oct-01-2021 en el Estado segregacionista Vaticano para poder acceder, aunque la excepción explícita está hecha para ocasiones como el rezo del Ángelus, así que la causa hay que buscarla en otra cosa, y ella es por motivos ideológicos, estos cubanos que pretendían entrar son opositores al régimen cubano y querían hacerse sentir, “hacer lío”, y Francisco, como ya Ustedes saben, es amante suyo. Entonces mejor evitarle un sinsabor al jefe de estado.

Este es un artículo de ADN Cuba, Oct-24-2021. Tengan en cuenta que se trata de un medio de informaciones generales, por lo que contiene varios términos equivocados, aunque no afectan el fondo de la información.

Autoridades italianas impiden ingreso de cubanos a misa del papa

Sólo permitieron el ingreso de 50 por presuntas amenazas de atentado y con condiciones como no portar banderas ni corear consignas


Las autoridades italianas sólo permitieron el ingreso este domingo a la Plaza de San Pedro a 50 cubanos de un numeroso grupo que acudió al Vaticano para manifestarse y pedir el fin de lo que califican como “complicidad del papa Francisco con el régimen de la isla”.

Videos y testimonios en redes sociales muestran que los cubanos impedidos de entrar a la emblemática plaza de la Santa Sede optaron por acostarse en el suelo, con la bandera de Cuba como manto y dibujando con sus manos la letra “C”, símbolo de la petición de un cambio político en su país.

“La iglesia le ha dado la espalda al pueblo cubano”, afirmó en Twitter el periodista independiente cubano y activista por los derechos de la comunidad LGTBIQ Yosmany Mayeta, quien previamente denunció que las autoridades italianas y del Vaticano no dejaban entrar a los cubanos, ignorando que estos “también son hijos de Dios”.

El coordinador en España de la organización opositora cubana Somos+, Lázaro Mireles, mostró en una directa la indignación de los asistentes al Vaticano por no poder ingresar a la plaza.

“Es una vergüenza y una prueba más de que la iglesia católica está apoyando a la dictadura cubana. Nos acostaremos en el suelo con la bandera en señal de que Cuba está de luto y como protesta ante estas personas, que se creen que la casa de Dios es sólo de ellos”, afirmó una de las manifestantes.

Los convocados en el Vaticano fueron mayormente cubanos residentes en Italia y otros países europeos. También acudió el presentador e influencer Alexander Otaola, radicado en Miami, que tras exigir la presencia de un miembro del clero del Vaticano para que explicara las causas de la negativa de entrada lamentó que estuviese prohibido “entrar con la insignia de tu país, de tu patria, del lugar donde naciste”.

“Esto es una verdadera vergüenza y es discriminatorio”, alegó el influencer.

La Guardia de la Santa Sede explicó a los cubanos que no les permitían la entrada porque habían recibido información de que podían estar vinculados a un intento de atentado en la Plaza de San Pedro. Luego, un cardenal enviado para atender los reclamos de los manifestantes accedió a que sólo entraran 50, pero con las condiciones de que no portaran banderas ni corearan consignas.

Los cubanos querían presenciar el Ángelus matutino de este domingo, una misa en la que es común ver enseñas y símbolos patrios entre el público.

El pasado 18 de julio, el papa Francisco se pronunció en esta misa sobre la actualidad de Cuba a raíz de las protestas ocurridas siete días antes y aseguró que ponía sus oraciones en Dios para que se construyera en paz, diálogo y solidaridad una sociedad cada vez más justa y abierta en la isla.

Desde la Santa Sede, el obispo de Roma dijo estarse “cerca del querido pueblo cubano en estos momentos difíciles”, especialmente de las familias, que “en su mayor parte son quienes sufren”.

Las palabras de Francisco fueron pronunciadas mientras en la plaza de San Pedro algunos exhibían banderas de la isla, un acto que hoy les fue negado a los cubanos bajo argumentos que no les convencieron.