Wednesday, September 15, 2021

Francisco aumenta presión sobre el cardenal Woelki, no le acepta la renuncia al arzobispo de Hamburgo


Francisco no aceptó la renuncia del arzobispo de Hamburgo, Alemania, Stefan Hesse y le pidió que continúe “su envío como arzobispo de Hamburgo con espíritu de reconciliación y servicio a Dios”, según se lee en un comunicado de la Nunciatura Apostólica en Berlín publicado hoy, Sep-15-2021, en el sitio de internet de la arquidiócesis de Hamburgo. Al mismo tiempo, la misma arquidiócesis publica una declaración del arzobispo Stefan Hesse, a quien Francisco concedió una dispensa cuando este ofreció su renuncia en Marzo pasado, en la que declara: ′′El tiempo de inactividad que se me concedió ha terminado y ahora, por voluntad del Papa, vuelvo a asumir explícitamente la responsabilidad como arzobispo de Hamburgo. Soy muy consciente de que no será fácil retomar mi servicio”.

Este desenlace se conoce luego de que Francisco enviara una visita apostólica al cardenal Rainer Maria Woelki, arzobispo de Colonia, donde Hesse fue jefe de personal y en donde una anterior investigación independiente exoneró a Woelki de responsabilidad sobre cualquier encubrimiento en caso de abusos sexuales por parte de clérigos, pero puso en la mira al ahora arzobispo de Hamburgo, involucrándolo en once casos concretos. Al conocerse las conclusiones de esa investigación independiente, Hesse ofreció a Francisco su renuncia, ante lo cual Francisco le concedió una dispensa temporal, la cual se presume terminó hoy.

La Nunciatura en Berlin dice que el Vaticano encontró “errores procedimentales personales” por parte de Hesse pero una investigación —presumiblemente la visita apostólica a Colonia— no mostró que ellos fueran cometidos con la intención de encubrir casos abuso sexual.

“El fundamento consistió, en el contexto más amplio de la administración de la arquidiócesis, en la falta de atención y sensibilidad hace aquellos afectados por el abuso”, añade el comunicado de la Nunciatura.

El comunicado de la Nunciatura dice que Francisco rechazó la renuncia de Hesse y le pidió que continuara en vista “del hecho que el arzobispo reconoció con humildad los errores que cometió” y había ofrecido renunciar.

Estos desarrollos aumentan claramente la presión sobre el cardenal Woelki para que renuncie, presión que ya existe mediáticamente aunque la investigación independiente lo hubiera exonerado, porque Woelki jamás ha ofrecido su renuncia, cosa que sí hizo Hesse, y ahora el Vaticano lo insinúa como atenuante a favor de Hesse y, consecuentemente, como agravante contra Woelki. Además si, como acabamos de ver, después de la visita apostólica se está poniendo por parte del Vaticano el énfasis sobre la responsabilidad más amplia de la administración de la arquidiócesis de Colonia, la cual recae sobre Woelki, pues blanco es gallina lo pone...