Saturday, September 18, 2021

De discriminaciones y rigideces habla Francisco


¿Que solamente los vaↄunados pueden viajar en el mismo avión que Francisco?, ¿que “en nuestras respectivas diócesis y parroquias estaremos reservando un espacio para los no vacunados en la celebración litúrgica de la Eucaristía y otras celebraciones litúrgicas”?, ¿cómo se llama eso? Francisco ha dicho las siguientes palabras en su discurso durante la audiencia a los fieles de Roma, Aula Paulo VI en el Vaticano, Sep-18-2021 (nuestra traducción):

«En nombre de Dios no se puede discriminar. Y la discriminación es pecado incluso entre nosotros: “Nosotros somos los puros, nosotros somos los elegidos, nosotros somos de este movimiento que lo sabe todo, nosotros somos...”. No. Nosotros somos Iglesia, todos juntos».

Más adelante, en el mismo discurso, Francisco ha regresado sobre una de sus obsesiones: La rigidez (nuestra traducción).

Como sucede también hoy, hay un modo rígido de considerar las circunstancias, que mortifica la makrothymía de Dios, es decir, esa paciencia de la mirada que se nutre de visiones profundas, visiones amplias, visiones largas: Dios ve lejos, Dios no tiene prisa. La rigidez es otra perversión que es un pecado contra la paciencia de Dios, es un pecado contra esta soberanía de Dios. También hoy sucede esto.