Saturday, May 15, 2021

John Kerry se reencuentra con Francisco


John Kerry, estadounidense, es otro de aquellos personajes que nos venden como ‘católico’, sin embargo es pro-aborto, siempre lo ha sido y no ha cambiado dicha posición hasta la presente. Cuando era Secretario de Estado de EEUU, durante la segunda administración de Barak Obama, fue recibido en audiencia por Francisco, Dic-02-2016. Ahora, con el cargo de “enviado especial del Presidente de los Estados Unidos de América para el clima”, se ha reencontrado hoy en audiencia concedida por Francisco.

En el Vaticano han utilizado a Vatican News para darle énfasis a esta audiencia, al punto que la sección en inglés publicó una entrevista con Kerry inmediatemente después de la audiencia de hoy (texto, video). Otras de las secciones de Vatican News dedican artículos basados en la mencionada entrevista (italiano, francés, alemán), de donde se infiere que esta audiencia tiene un especial interés en el Vaticano. Este es el artículo correspondiente en español que publicó Vatican News.



Kerry: crisis climática, la voz del Papa es más importante que nunca

La protección del medio ambiente, la crisis ambiental y los pasos que hay que dar para un enfoque sostenible de la explotación del planeta. Esto y más en el encuentro en el Vaticano entre el Papa Francisco y el enviado especial del presidente de EEUU para el clima.

Chris Wells - Ciudad del Vaticano


El Papa Francisco se ha reunido esta mañana en el Vaticano con John Forbes Kerry, enviado especial del Presidente de los Estados Unidos de América para el clima. Tras la audiencia, Kerry concedió una entrevista a Vatican News, en la que habló de las emergencias medioambientales y del papel del Santo Padre y de la Iglesia Católica en la protección de la creación.

"El Papa", dijo Kerry, "es una de las grandes voces de la razón y una autoridad moral de peso en la cuestión de la crisis climática. Ha sido un precursor, un adelantado a su tiempo. Su Encíclica Laudato si' es realmente un documento muy, muy poderoso, elocuente y muy persuasivo moralmente. Y creo que la suya será una voz muy importante que nos acompañará hasta la Conferencia de Glasgow, a la que creo que tiene intención de asistir. Así que necesitamos a todos en esta lucha. Es necesario que todos los líderes del mundo se unan y que cada país haga su parte. Y creo que el Santo Padre habla con una autoridad moral única".

"Necesitamos a todos en este esfuerzo por proteger el medio ambiente", subrayó Kerry, "todos los líderes del mundo deben unirse y cada país debe hacer su parte", cada uno según su capacidad. De hecho, "hay diferencias entre los países, entre lo que pueden hacer y lo que hacen actualmente. Y estas diferencias se han acomodado en el Acuerdo de París. Hay una responsabilidad común, pero diferenciada. Todos tenemos una responsabilidad común, esa es la clave. Ningún país está exento de la necesidad de tomar medidas para hacer frente a la crisis. Por otro lado, no esperamos que una economía muy pequeña, que emite pequeñas cantidades de gases de efecto invernadero, haga lo mismo que nosotros. Lo sabemos, somos el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo. China es la primera; después de Estados Unidos está India y luego están Rusia y otros países. Pero la línea a seguir es ésta: ningún país puede resolver este problema por sí solo. Todos tenemos que dar pasos adelante. Estados Unidos debe poner su cuota de financiación para hacer lo que pueda para ayudar a reducir las emisiones, ¡y lo estamos haciendo! El Presidente Biden ha fijado el objetivo de reducir nuestras emisiones en la próxima década en un 50-52%. Pero necesitamos que otros grandes países emisores pongan de su parte haciendo reducciones. No se puede seguir explotando una central de carbón y ser realmente parte de la solución que necesitamos. Todos compartimos el mismo deber. Ningún país puede hacer este trabajo por sí solo. Si Estados Unidos tuviera cero emisiones mañana, seguiríamos en crisis. Sólo representamos el 11% de las emisiones mundiales. Así que el 89% son de otros países. 20 países representan alrededor del 73,75% de las emisiones. Así que esos 20 países, que son los más desarrollados del mundo, tienen una responsabilidad especial. Pero todo el mundo tiene la responsabilidad de ser parte de la solución".

"Creo", dijo Kerry, "que Su Santidad el Papa Francisco habla con una autoridad única, una autoridad moral irresistible. Esperemos que pueda ayudar a empujar a la gente hacia una mayor ambición para conseguirlo. Podemos hacerlo. Esto es lo importante. La gente tiene que saber que esto es posible. Y al hacerlo, podemos crear millones de puestos de trabajo. Podemos tener un aire más limpio. Podemos tener mejor salud. Podemos tener menos casos de cáncer. Podemos tener menos problemas relacionados con el aire contaminado, donde la gente se asfixia y los niños van al hospital en verano por el asma inducida por el medio ambiente. Y podemos estar más seguros porque podemos depender de las energías renovables, de las energías alternativas, de las energías sostenibles. Y en estas energías alternativas hay una enorme riqueza por crear. Es algo que tenemos que hacer todos juntos".

En este contexto, Kerry reiteró que "el Santo Padre es una de las voces más poderosas del planeta, si no la más poderosa. Su llamamiento a dar un paso adelante, a ser razonables y a vivir nuestra responsabilidad como seres humanos en el cuidado de la creación de Dios, fue extraordinariamente elocuente. Y todos debemos ser responsables del cuidado de la creación: ese es su mensaje. Pero como está por encima de la política y al margen de los conflictos nacionales, creo que puede sacudir un poco a la gente y llevarla a la mesa de diálogo con un mejor sentido de nuestro deber común". "El Vaticano -señaló Kerry- es una entidad pequeña", pero "el Papa Francisco tiene la capacidad de impulsar la acción de los países". Tiene la capacidad de mover a los ciudadanos de muchas naciones para exigir a sus gobiernos que sean responsables y hagan lo necesario para preservar el planeta. Creo que el mundo tiene un respeto especial por el Papa Francisco y no hay duda de que es un líder importante. Esperamos que siga guiándonos hacia el objetivo. Hoy hemos llegado al día del ajuste de cuentas respecto a las consecuencias del modo en que hemos crecido. Y creo que el Santo Padre habla con especial autoridad de nuestro sentido del deber y de la necesidad de dar un paso adelante todos juntos, a pesar de las divisiones del mundo. Su voz es más importante que nunca".

Como nota anexa y relacionada con esa audiencia, aunque no tan directamente, no ha sido obstáculo para haberla frustrado el hecho de que el Sr. Kerry «reconoció el miércoles que los informes sobre trabajos forzados, una práctica que está en las políticas de energía verde del Partido Comunista Chino (PCCh), representan un “problema” para la estrategia climática de EE.UU.» «“La provincia de Xinjiang no solo produce algunos paneles solares que creemos, en algunos casos, están siendo producidos con trabajo forzado por uigures, sino que también hay cantidades significativas de cierto mineral de tierras raras que se usa en los propios paneles solares”, dijo el enviado especial de EE.UU. sobre el clima.» (fuente: The Epoch Times, May-13-2021).

Dicho pronunciamiento del Sr. Kerry sobre el trato del gobierno comunista chino a los Uigures, el cual obviamente tuvo su respectiva respuesta del gobierno chino, podría haber ocasionado que la audiencia con Francisco no se diera, visto que el Vaticano se ha venido cuidando desde 2018, cuando firmó el acuerdo secreto con China sobre el nombramiento de obispos, para que China no vea una audiencia de Francisco con un agente de un gobierno crítico de China sobre el trato a los Uigures, como un respaldo vaticano a las críticas.

Ese al menos fue el proceder del Vaticano en 2020, cuando el entonces Secretario de Estado de EEUU durante la administración Trump, Mike Pompeo, no fue recibido por Francisco en audiencia, obviamente la disculpa fue otra, dizque para no influir en las elecciones presidenciales que se desarrollaban en ese entonces. Pocos días antes de ir al Vaticano, Pompeo escribió un ensayo en el que claramente criticaba la política complaciente que muestra el Vaticano con China, ese fue el verdadero motivo de la no audiencia Francisco-Pompeo.