Friday, May 07, 2021

“Es sobre la salvación de las almas”, entrevista al arzobispo de San Francisco respecto a su reciente carta pastoral


National Catholic Register, May-06-2021, publicó una entrevista con Mons. Salvatore Cordileone, arzobispo de San Francisco, EEUU, cuyo tema principal es su reciente carta pastoral sobre la dignidad humana de los no nacidos, la Sagrada Comunión, y los católicos en la vida pública. Esta es una traducción de Secretum Meum Mihi (con algunas adaptaciones).

Explique por favor por qué ha publicado esta carta pastoral en este momento.

Ha estado en mi mente durante mucho tiempo, la necesidad de decir o hacer algo claramente sobre este tema, porque hay mucha confusión en la mente de nuestro pueblo. Decidí que lo mejor, al menos inicialmente, es emitir un documento docente.

El problema es que muchos católicos no comprenden lo que significa recibir la Eucaristía. Algunas personas se encuentran en una situación en la que no deberían recibir la Comunión, si solo entiendes la Comunión como un sentido de compañerismo, ser bienvenido a la mesa, sin esa idea de que es el sacrificio de Cristo hecho presente por nosotros y ese acto de Comunión sacramental es una expresión de nuestra unión de nuestro sacrificio con el suyo, la sensación de estar debidamente dispuestos en un estado de gracia.

Demasiados católicos no entienden eso, así que sabía que necesitaba enseñar algo sobre eso; también, algo de la enseñanza sobre la realidad del aborto y cómo estos temas están conectados, porque la otra parte ha hecho un gran trabajo al desviar la atención de él. Esa es la única forma en que se puede promover —si la gente realmente no reconoce cuán terriblemente malvado es esto— así que necesitaba exponer eso. Y es por eso que comencé con la biología de ello, mostrar lo que realmente es, los principios legales y la perspectiva de la Iglesia al respecto.

Entonces, cuando se trata de la cuestión de la Comunión, si quienes promueven o favorecen la legislación por el aborto o la promueven de otras formas, está la cuestión de la cooperación. Tenía que tener un capítulo que explicara estas distinciones. Son distinciones técnicas de la teología moral, pero es importante que los católicos las comprendan, porque muy a menudo es imposible no tener cierto grado de cooperación; pero si es formal, donde usted pretende el acto, participa en el acto o lo facilita, y lo pretende, y si es un mal grave, entonces está involucrado en un pecado muy grave allí.

Necesitaba sentar todas esas bases para ayudar a la gente a comprender cómo los católicos en la vida pública tienen una responsabilidad adicional –debido al testimonio público que dan— de no contradecir la enseñanza de la Iglesia, pero tampoco de promover ningún tipo de injusticia o cualquier cosa que pudiera privar un derecho humano fundamental.

Esta carta tardó mucho tiempo en redactarse y estaba empezando a formarse el año pasado; pero decidí que debería publicarlo después de las elecciones porque temía que la gente la confundiera con algún tipo de estratagema política. No quería que fuera secuestrada por un bando u otro con un propósito político. Quería quedarme al margen de eso, así que esperé hasta después de las elecciones para publicarla.

Nuestro país actualmente está dirigido por un presidente que se presenta públicamente como católico y, sin embargo, celebra y promueve el aborto. Dado el escándalo y la confusión que podría causar, ¿qué tipo de acción podrían tomar sus obispos de Washington, D.C. o Delaware, la USCCB [Conferencia de Obispos Católicos de EEUU] o incluso el Vaticano para abordar eso?

En mi documento, quería ceñirme a los principios, y quería que fuera lo más inclusivo posible, hablando sobre los católicos y la vida pública. No es solo la vida política, es en todos los ámbitos de la vida donde las personas prominentes tienen una gran influencia en la sociedad.

Ciertamente, en el mundo de la tecnología, los directores ejecutivos de estas grandes empresas tecnológicas lo hacen; y las celebridades lo hacen; los atletas hacen. Estas personas tienen mucha influencia en la formación de la mentalidad cultural, así que quería ceñirme a los principios. Eso es principalmente el Canon 916. El canon 916 habla de que alguien que está en pecado obstinado, permanente y grave no se presente para la Comunión. El Canon 915 habla sobre qué hacer, si es público y puede ser motivo de escándalo: dice que no debe ser admitido a la Comunión.

Ahí es donde realmente depende de cada obispo dentro de su propia conciencia hacer esa deliberación. Es el pastor de su Iglesia local. Él es el maestro en su Iglesia local y puede haber diferentes juicios pastorales entre un obispo y otro. Hay muchos factores por sopesar. No es como en el derecho civil —donde si Usted infringe la ley, es castigado— porque el derecho canónico es sobre la salvación de las almas.

Hay muchas cosas a tener en consideración. ¿Qué es lo que realmente va a llevar a la persona al camino de la conversión, porque ese es el objetivo final, verdad? ¿Qué servirá mejor a la unidad de la Iglesia, o qué podría afectar a la unidad de la Iglesia? Estos son factores que deben sopesarse cuando un obispo toma esta decisión. En última instancia, es responsabilidad de cada obispo tomar esa decisión para su propia diócesis.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata de California, reside en su propia arquidiócesis. ¿Podría abordar si ella continuara presentándose para la Comunión, como lo hace, dadas sus declaraciones y apoyo al aborto?

Anticipé que la gente pensaría en ella de inmediato, pero, infortunadamente, hay muchos Católicos prominentes en la vida pública en esa situación. Por eso es importante que estas conversaciones tengan lugar. El objetivo final es que se den cuenta de eso.

Estoy pensando en una situación —esto se remonta a muchos años atrás— cuando el Papa Benedicto XVI visitó los Estados Unidos, celebró la Misa en Nueva York y Rudy Giuliani recibió la Comunión de él. Eso fue motivo de escándalo para muchas personas, y más tarde nos enteramos de que el cardenal [Edward] Egan había conversado con él y él había acordado no recibir la Comunión en general, no en esa Misa en particular, pero siguió adelante y la recibió de todos modos en esa Misa porque el Papa estaba dando la Comunión. Aparte de eso, había respetado el principio de no recibir la Comunión. Es un ejemplo de cómo al menos llegaron a ese punto, donde el Sr. Giuliani respetó los principios allí y no se presentó a la Comunión.

A veces, estas conversaciones tienen lugar en privado —la gente no sabe de ello— y ese arreglo se puede hacer. Por eso es importante que las conversaciones tengan lugar, y si se vuelven infructuosas después de repetidos intentos, ahí es donde un obispo tendrá que emitir un juicio sobre qué hacer al respecto.

En su carta, Usted dio varios ejemplos de políticos que fueron excomulgados por ser segregacionistas. ¿Hay ejemplos de políticos que hayan sido excomulgados por su apoyo incondicional al aborto en la historia reciente?

No de excomunión; la excomunión es una pena canónica —lo que llamamos una pena medicinal— porque busca la conversión del ofensor. Y eso tiene todo un proceso que tiene que pasar [para la persona].

El otro aspecto de esto, el Canon 915 —que no deben ser admitidos a la Comunión— que ha sucedido en la historia reciente de nuestro país, donde los obispos han declarado que ciertas personas, de las que tengo conocimiento son políticos, son no deben ser admitidas a la Comunión, eso es diferente a la excomunión.

El Canon 915 no es una pena: es una declaración de un hecho y, pastoralmente, solo puede tener lugar después de estas conversaciones. La ley canónica requiere advertencias antes de una excomunión, que la persona sea advertida; y luego, si no se arrepienten, vuelva a ser advertida. Y hay todo este proceso que debe observarse para que se aplique.

El obispo Robert McElroy de San Diego publicó un artículo en la revista America argumentando que negar la Comunión era “convertir la Eucaristía en un arma” para fines políticos y que negarle a alguien la Comunión por su postura sobre el aborto representa “una teología de indignidad y exclusión”. ¿Cual es su respuesta a eso?

En primer lugar, tenemos una mayoría de católicos que ya no comprenden lo que significa la Sagrada Comunión. No entienden lo que significa cuando toman la Comunión. Ya no creen en la Presencia Real. Esto también es coherencia eucarística, la llamamos, y no está presente. Los obispos están trabajando en este proyecto de “coherencia eucarística”. Este término en realidad proviene del “Documento de Aparecida” que los obispos latinoamericanos escribieron hace muchos años: Habla específicamente de políticos que apoyan males como el aborto y que violan este principio de coherencia eucarística si reciben la Comunión; siendo el autor principal de ese documento el entonces arzobispo de Buenos Aires: Jorge Bergoglio. Entonces, no es algo exclusivo de los obispos estadounidenses, o, para el caso, de los obispos latinoamericanos. Es un principio básico y atemporal de la enseñanza de la Iglesia. Necesitamos salvaguardar la Eucaristía.

La idea de que se está utilizando como arma por motivos políticos, supone leer las mentes de quienes están adoptando esta posición, conocer sus motivos para hacerlo. Para mí, no es un motivo político. No está relacionado con ningún individuo, sino que está relacionado con el problema. Preferiría que un político que favorece las políticas de aborto se convierta en provida, sin dejar de hacer las cosas buenas que hace el político, en lugar de ser reemplazado por un candidato pro-vida, porque así crecemos. Si presumimos leer las mentes, también podríamos trabajar a la inversa. Se podría decir que aquellos que se oponen a aplicar la disciplina de la Iglesia podrían hacerlo con un propósito político para proteger al político de ser expulsado de su cargo. Pero de cualquier manera, no creo que realmente vaya a tener un efecto político significativo. Para mí, no estoy tratando de influir en los votos. Estoy tratando de salvar almas.

Podría ver si este era solo un tema entre otros, que quizás uno podría pensar que eso es lo que está sucediendo, porque los obispos de Estados Unidos presionan al Congreso sobre una gran cantidad de temas, y no los relacionamos con recibir la Eucaristía. Pero tenemos que reconocer que esto está en otro nivel. El asesinato directo de un ser humano inocente, es un acto específico, no es un problema en el que hay diferentes formas posibles de abordarlo, y discernimos cuál es la mejor manera de lograr el mayor bien; ni tampoco es una actitud que pueda manifestarse de diferentes formas.

Hay un precedente para esto. ... Cuando el arzobispo [Joseph] Rummel de Nueva Orleans excomulgó a esos tres prominentes Católicos en la vida política, no se le vio como convertir la Eucaristía en un arma, pero ese fue el tema preeminente del día.

Cada generación tiene su problema preeminente. A mediados del siglo XIX, fue esclavitud; a mediados del siglo XX, fue el movimiento por los derechos civiles. El movimiento por los derechos civiles, como sabemos, fue dirigido por líderes religiosos, y no los acusamos de entrometerse en política porque los temas monumentales del momento, son fundamentalmente cuestiones morales.

Creo que es bueno ventilar todos los diferentes puntos de vista. Aplaudo lo que está haciendo la revista America sobre esto, permitir que diferentes obispos escriban y publiquen sus artículos para que den sus diferentes perspectivas al respecto, porque un obispo tiene que tomar en consideración todos estos argumentos y puntos de vista al tomar su propia decisión de acuerdo con su propia conciencia. Creo que es bueno que los obispos participen en esto con diferentes puntos de vista. America también publicó ese artículo del arzobispo [Samuel] Aquila.

Al final, los obispos deben respetar la decisión de los demás en el asunto porque cada obispo debe tomar esa decisión de acuerdo con su propia conciencia; y es al Dios Todopoderoso a quien el obispo tendrá que rendir cuentas por la decisión que tomó dentro del santuario de su conciencia. No es a sus hermanos obispos, no es a blogueros católicos, no es a políticos, no es a reporteros de noticias, sino a Dios y solo a Dios. Tenemos que confiar en que cada obispo esté haciendo lo mejor que puede de acuerdo con su conciencia y respetar eso.

¿Los obispos estadounidenses abordarán este tema de los políticos católicos que reciben la Comunión en su próxima asamblea general del 16 al 18 de Junio?

Está en la agenda de nuestra reunión: la publicación de un documento sobre lo que llamé coherencia eucarística. Los estatutos de nuestra conferencia son que, si se va a escribir un documento como documento de todo el cuerpo de obispos, se debe aprobar la redacción del documento. Luego se escribe el documento, pasa por varios borradores y está abierto a enmiendas de todo el cuerpo de obispos y, eventualmente, el producto final tiene que ser aprobado. Este Junio, votaremos sobre la emisión de dicho documento; luego, el comité de doctrina tiene la tarea de redactarlo. Así que, con suerte, para Noviembre tendremos el producto final sobre el que podremos votar; pero la decisión de redactar o no dicho documento está en la agenda de esta reunión de Junio.