Thursday, April 15, 2021

Beijing exige que los sacerdotes manifiesten ‘amor por el partido’


Este es un artículo de The Tablet, Abr-14-2021. Traducción de Secretum Meum Mihi.

Beijing exige que los sacerdotes manifiesten ‘amor por el partido’

por Christa Pongratz-Lippitt


El gobierno chino ha aprobado un nuevo decreto que exige que todos los clérigos en China manifiesten su “amor por el Partido Comunista”.

Según International Society for Human Rights (ISHR), que tiene su sede en Frankfurt am Main, el nuevo decreto es “una medida totalitaria más para limitar la libertad religiosa”. El decreto se aplica a todas las religiones, es decir, lamas budistas, clérigos cristianos, imanes musulmanes y otros líderes religiosos.

El “Decreto N° 15” ya fue emitido en Enero por la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos en Beijing para la “administración” en instituciones religiosas. Entra en vigor el 1 de Mayo de 2021.

Los clérigos estarán entonces obligados a “mantener la unidad nacional, la unidad étnica, la armonía religiosa y la estabilidad social”. De ninguna manera deben “poner en peligro la seguridad nacional”, “socavar la unidad nacional” o “dividir el país”.

Según ISHR, el liderazgo comunista en Beijing tiene la intención de implementar su llamada política de sinización “hasta la total conformidad de todos los creyentes”. Las nuevas medidas contribuirán a “institucionalizar la constante represión de los creyentes de diversas religiones”.

No sólo los profesores de religión y los líderes comunitarios, sino todos los escritos y ceremonias religiosas tendrían que ajustarse a los “estándares de liderazgo comunista”. Para hacer cumplir el decreto, el gobierno chino ha programado drásticas medidas de control, entre otras, un código personalizado de 12 cifras que forma parte de un sistema de calificación. Se requerirá que los clérigos soliciten permiso para realizar actividades religiosas con anticipación. De no hacerlo, podrían perder su legitimación y serían multados.

Se estima que aproximadamente 10 millones de los 1.400 millones de habitantes de China son Católicos.