Saturday, March 06, 2021

Habla Enzo Bianchi: Me imponen condiciones inhumanas y ofensivas


¿Alguien creyó que con el comunicado de ayer la novela terminaba? Enzo Bianchi ahora pasa al ataque con un largo comunicado —en el fondo un manifiesto— publicado en su blog.

Traducimos un artículo al respecto publicado en Avvenire, Mar-06-2021.

Enzo Bianchi, ex prior de Bose, cuenta su versión de los hechos tras el comunicado de la Santa Sede explicando que el Papa Francisco reiteró la claridad de los contenidos expresados en el decreto del pasado 13 de mayo y pidió su ejecución. Y si el documento vaticano exige que Bianchi “se traslade a otro lugar, renunciando a todos los cargos que ocupa actualmente”, en su respuesta el ex prior intenta explicar por qué hasta ahora no ha podido obedecer las disposiciones de la Santa Sede.

Define como “calumnias” las expresadas en el decreto que, recordamos, es firmado por el secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin y aprobado en forma específica por el Papa, por lo tanto no apelable. Y asegura no haber tenido la oportunidad de defenderse sino haber “iniciado de inmediato la búsqueda de un hogar adecuado para mí y la persona que me asiste, donde también puedo trasladar la vasta biblioteca necesaria para mi trabajo y el gran archivo personal”.

Pero la búsqueda resultaría infructuosa, también por el motivo —siempre se explica en el texto publicado en el blog de Bianchi— de las diversas patologías que padece el ex prior. Incluso la hipótesis de mudarse a Cellole San Gimignano, diócesis de Volterra y provincia de Siena —nuevamente según esta reconstrucción— no habría sido factible porque, según Bianchi, “el ecónomo de la comunidad y el delegado pontificio establecieron inmediatamente ciertas condiciones, incluida la pérdida de todos los derechos monásticos para los hermanos y hermanas que se habrían trasladado a Cellole”.

Una situación que el propio cardenal Parolin habría subsanado, aceptando las observaciones de Bianchi y permitiéndole trasladarse a la antigua rectoría toscana, “con algunos hermanos y hermanas disponibles, elegidos por mí de acuerdo con el prior de Bose, que habrían vivido como monjes `extra domum pero conservando todos sus derechos monásticos. Cellole ya no habría sido una fraternidad de Bose, sino —continúa Bianchi— en todo caso una fraternidad monástica en la que la presencia de un hermano presbítero era posible para la celebración eucarística”.

Entonces, ¿qué habría impedido la transferencia? Un contrato de préstamo para uso, todavía leemos en el texto publicado en el blog del ex prior, con condiciones diferentes y por tanto inaceptables —de nuevo según Bianchi— respecto al acuerdo realizado. No hay respuestas de Bose por el momento. Pero cabe señalar que la reconstrucción parece estar en clara contradicción con lo expresado el viernes por el comunicado de la Santa Sede.