Thursday, February 18, 2021

Los parias del Estado Vaticano: Empleado que no se vacune podría ser sancionado y perder su empleo. Notifíquese y cúmplase


El Estado Vaticano, como lo habíamos entrevisto (aquí y aquí), se ha convertido en el primer estado que convierte en obligatoria la vacuna contra la COVID-19, de paso estableciendo el sistema de castas creando empleados de primera categoría y empleados parias, estos últimos serían los que no se vacunen.

La rígida, fundamentalista, integrista, medida, ha sido comunicada bajo la firma del cardenal Gusseppe Bertello, gobernador de la Ciudad del Vaticano, mediante un decreto “en materia de emergencia sanitaria pública”, de fecha Feb-08-2021.



Esta es una información al respecto de agencia Reuters, Feb-18-2021.

CIUDAD DEL VATICANO, 18 feb (Reuters) - El Vaticano dijo a sus trabajadores que pueden arriesgarse a perder sus trabajos si se niegan a vacunarse contra el COVID-19 sin razones legítimas de salud.

Un decreto del cardenal Giuseppe Bertello, gobernador de la Ciudad del Vaticano, dijo que vacunarse era "la elección responsable" debido al riesgo de dañar a otras personas.

La Ciudad del Vaticano, el Estado más pequeño del mundo con 44 hectáreas, tiene varios miles de trabajadores, la mayoría de los cuales viven en Italia. Su programa de vacunación comenzó el mes pasado y el Papa Francisco, de 84 años, fue uno de los primeros en recibir la vacuna.

El decreto de siete páginas dice que aquellos que no pueden vacunarse por razones de salud pueden ser destinados a otro puesto, presumiblemente donde tendrían contacto con menos personas, pero recibirán el mismo pago, incluso si el nuevo puesto es de menor grado.

Pero agregó que aquellos que se nieguen a vacunarse sin una razón suficiente estarán sujetos a una disposición específica en una ley de 2011 sobre los derechos y deberes de los trabajadores.

El artículo de la ley de 2011 dice que los trabajadores que rechacen "medidas preventivas" podrían ser sometidos a "diversos grados de consecuencias que podrían conducir al despido". El decreto se firmó el 8 de febrero y luego se publicó en el sitio web del departamento del gobernador.

El Papa Francisco es un gran partidario de las vacunas para detener la propagación del coronavirus.

"Es una elección ética, porque estás jugando con tu salud, con tu vida, pero también estás jugando con la vida de los demás", dijo en una entrevista con una cadena de televisión italiana el mes pasado.

El Vaticano ha hecho obligatoria la vacunación contra el COVID-19 para los periodistas que acompañen al Papa Francisco en su viaje a Irak el próximo mes.

Bertello, quien firmó el decreto, dio positivo por coronavirus en diciembre y entró en autoaislamiento.

Hubo menos de 30 casos de coronavirus en Ciudad del Vaticano, la mayoría de ellos entre la Guardia Suiza, que vive en un cuartel comunal.

Reporte de Philip Pullella; editado por Benjamín Mejías Valencia

Sobre el mismo tema, agencia EFE, Feb-18-2021.

Ciudad del Vaticano, 18 feb (EFE).- El Estado del Vaticano ha advertido a sus empleados de que rechazar vacunarse contra el coronavirus puede tener consecuencias como el despido, al "poner en riesgo la salud pública".

El presidente de la Comisión Pontificia del Estado de la Ciudad del Vaticano, el cardenal Giuseppe Bertello, firmó un decreto con medidas para afrontar la emergencia de sanidad pública, en el que se explica que habrá sanciones económicas a quien no cumpla estas normas, como la vacunación, y si se persiste se podrá llegar "a terminar la relación laboral" para quienes no tengan "comprobadas razones de salud".

El Vaticano inició el mes pasado una campaña de vacunación entre sus cerca 800 residentes y sus más de 3.000 empleados y sus familias.

Las sanciones previstas en el artículo 6 se refieren a una ley del Vaticano de 2011, que ya preveía para los empleados del Vaticano que no se sometan a "exámenes médicos oficiales" "responsabilidad y consecuencias" "hasta la terminación de la relación laboral".

Tanto el papa Francisco, de 84 años, como el pontífice emérito Benedicto XVI, de 93 años, han recibido la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus y están inmunizados.

La dirección sanitaria y de Higiene de la Ciudad del Vaticano reservó cerca de 10.000 vacunas de compañía farmacéutica Pfizer para su campaña de vacunación, que comenzó el pasado 13 de enero.

El papa Francisco ya había adelantado que se vacunaría en una entrevista realizada antes de recibir la primera dosis.

"Creo que éticamente todo el mundo tiene que vacunarse. Es una opción ética porque concierne a tu vida, pero también a la de los demás", destacó entonces Francisco.


Entradas Relacionadas: Contraofensiva mediática de la Gobernación del Vaticano por medidas contra empleados que rehúsen vacunarse: “en ningún caso tiene carácter sancionatorio o punitivo”.