Thursday, February 25, 2021

EEUU. Obispos escriben carta al Congreso sobre ley de igualdad


Este es un artículo de Vatican News, Feb-25-2021.

EEUU. Obispos escriben carta al Congreso sobre ley de igualdad

Presidentes de cinco comités episcopales de los Estados Unidos escriben una carta a miembros del Congreso en contra de la reciente reintroducción de la Ley de Igualdad. Los obispos han expresado su “apoyo a las leyes que protegen la dignidad y aseguran el respeto que se debe a todas las personas, así como nuestra grave preocupación por la Ley de Igualdad de 2021 (H.R. 5).

Ciudad del Vaticano


Cinco presidentes de comités de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB) han escrito una carta a los miembros del Congreso oponiéndose a la reciente reintroducción de la Ley de Igualdad (H.R. 5), que se espera que sea votada por la Cámara de Representantes de Estados Unidos esta semana.

“Como presidentes de los comités de Libertad Religiosa, Pro-Vida, Matrimonio, Educación Católica y Justicia Doméstica de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB), se lee en el texto, escribimos para compartir nuestro apoyo a las leyes que protegen la dignidad y aseguran el respeto que se debe a todas las personas, así como nuestra grave preocupación por la Ley de Igualdad de 2021 (H.R. 5)”.

En el texto, los prelados afirman que “la dignidad humana es fundamental para lo que creen los católicos porque cada persona está hecha a imagen de Dios y debe ser tratada en consecuencia, con respeto y compasión. Este compromiso se refleja en el servicio caritativo de la Iglesia a todas las personas, sin distinción de raza, religión o cualquier otra característica. Significa que debemos honrar el derecho de toda persona a un empleo remunerado libre de discriminación injusta o acoso, y a los bienes básicos que necesitan para vivir y prosperar. También significa que las personas de creencias diferentes deben ser respetadas. En este sentido, apoyamos de todo corazón los principios de no discriminación para garantizar la protección de los derechos de todos”.

En cambio, la ley de igualdad, según los obispos, “pretende proteger de la discriminación a las personas que experimentan atracción por el mismo sexo o discordancia de género. Pero, en cambio, el proyecto de ley representa la imposición por parte del Congreso de puntos de vista novedosos y divisivos sobre el "género" a individuos y organizaciones. Esto incluye descartar la diferencia sexual y presentar falsamente el "género" como una construcción social” y recuerdan las palabras del Papa Francisco: "'el sexo biológico y el papel sociocultural del sexo (género) pueden distinguirse, pero no separados". ... Una cosa es ser comprensivo con la debilidad humana y las complejidades de la vida, afirman, y otra aceptar ideologías que intentan separar lo que son aspectos inseparables de la realidad".

Por último, señalan que “trágicamente, esta Ley también puede interpretarse como un mandato de aborto, una violación de los preciosos derechos a la vida y a la conciencia. En lugar de afirmar la dignidad humana de forma que supere significativamente las protecciones prácticas existentes, la Ley de Igualdad discriminaría a las personas de fe. También infligiría numerosos daños legales y sociales a los estadounidenses de cualquier fe o de ninguna. Si se aprueba, esta legislación - castigaría a las organizaciones benéficas basadas en la fe, como los refugios y las agencias de acogida, y a su vez a sus miles de beneficiarios, simplemente por sus creencias sobre el matrimonio y la sexualidad (§§ 3, 6);



La carta fue firmada conjuntamente por el obispo Michael C. Barber, S.J, de Oakland, presidente del Comité de Educación Católica; el arzobispo Paul S. Coakley de Oklahoma City, presidente del Comité de Justicia Doméstica y Desarrollo Humano; el cardenal Timothy M. Dolan de Nueva York, presidente del Comité de Libertad Religiosa; el obispo David A. Konderla de Tulsa, presidente del Subcomité de Promoción y Defensa del Matrimonio; y el arzobispo Joseph F. Naumann de Kansas City, Kansas, presidente del Comité de Actividades Pro-Vida.