Tuesday, February 16, 2021

China controlará el nombramiento del clero católico chino sin la participación del Vaticano [introducir aplausos en este espacio]


Esta es una traducción al español (con algunas adaptaciones) de Secretum Meum Mihi de un informe de Daily Caller, Feb-16-2021.

China controlará el nombramiento del clero católico chino sin la participación del Vaticano: INFORME

MARY MARGARET OLOHAN
REPORTERA DE ASUNTOS SOCIALES
FEBRERO 16, 2021


• Las nuevas reglas del gobierno chino indican que China ejercerá control sobre el nombramiento del clero católico sin ninguna participación del Vaticano.

• Las reglas llegan a pesar de un acuerdo negociado en 2018 entre el Papa Francisco y el gobierno chino que puso fin a una lucha de poder de una década sobre si el gobierno chino tiene el poder de nombrar obispos católicos.

• Bajo las condiciones del acuerdo, el Papa Francisco reconoció la legitimidad de siete obispos seleccionados y nombrados por el gobierno autoritario chino, aunque el gobierno chino continúa persiguiendo a los cristianos.


Las nuevas reglas del gobierno chino indican que China ejercerá control sobre el nombramiento del clero católico sin ningún aporte del Vaticano.

Las “Medidas administrativas para el clero religioso”, que entrarán en vigor el 1 de Mayo, aclararon que la Asociación Patriótica Católica China (CCPA), administrada por el estado, seleccionará candidatos para el clero que luego serán “aprobados y consagrados por la Conferencia de Obispos Católicos de China”.

Las reglas, traducidas por la publicación sobre persecución religiosa Bitter Winter, no mencionan el papel del Vaticano en el nombramiento de obispos, a pesar de un acuerdo negociado entre el Papa Francisco y el gobierno chino por el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin. El acuerdo de 2018 puso fin a una lucha de poder de una década entre el gobierno chino y la Iglesia católica sobre si el gobierno chino tiene el poder de nombrar obispos católicos.

Bajo las condiciones del acuerdo, el Papa Francisco reconoció la legitimidad de siete obispos seleccionados y nombrados por el gobierno autoritario chino, aunque el gobierno chino ha perseguido a los cristianos durante décadas, particularmente después de que los comunistas tomaron el control de China en 1949.

Los católicos chinos han practicado su fe a través de iglesias clandestinas para evitar el arresto, dirigidas por obispos católicos nombrados por papas anteriores. El gobierno chino continúa hostigando, deteniendo y arrestando a los católicos, sacerdotes y religiosas chinos.

El acuerdo del Vaticano con China provocó una confusión generalizada entre los católicos fieles y los líderes católicos, muchos de los cuales rápidamente denunciaron el acuerdo. El ex arzobispo de Hong Kong, el cardenal Joseph Zen, calificó el acuerdo como “una traición increíble”, y agregó que “una iglesia esclavizada por el gobierno no es una verdadera Iglesia católica”.

“Si yo fuera un dibujante, dibujaría al Santo Padre de rodillas ofreciendo las llaves del reino de los cielos al presidente Xi Jinping y diciendo: ‘Por favor, reconózcame como Papa’”, escribió Zen en Octubre de 2018 en una columna de opinión en The New York Times.

Según Zen, el Papa Francisco viene de Argentina, donde los gobiernos militares y los ricos oprimían juntos a los pobres. Los comunistas “salieron a defender a los pobres”, y Zen dijo que esto pudo haber causado que Francisco sintiera una simpatía natural por estos comunistas. Pero Zen dice que Francisco no los conoce como los “perseguidores en los que se convierten una vez en el poder, como los comunistas en China”.

The Daily Caller News Foundation habló con varios autores y teólogos católicos en Enero de 2020 sobre el silencio de Francisco sobre la persecución china y por qué el Papa alineó a la Iglesia católica con el gobierno chino en primer lugar. El autor y comentarista católico Phil Lawler le dijo al DCNF en ese momento que “tratar con Beijing es peligroso, porque están decididos a controlar la Iglesia”.

“El Papa le dio al cardenal Parolin un mandato para llegar a un acuerdo. Así que excluyó a aquellos (como Zen) que expresaron reservas que retrasarían el progreso hacia un acuerdo”, explicó el autor.

“El Papa Francisco quiere que la Iglesia Católica opere libremente en China, lo cual será posible solo si el régimen lo permite”, dijo Lawler a la DNCF. “Está dispuesto a sacrificar la claridad doctrinal, algo que nunca ha sido importante para él, con ese fin. Entonces eso es lo que está sucediendo ahora. Los católicos que se aferran a la doctrina están siendo reprimidos; el régimen está consiguiendo lo que quiere”.

Lawler advirtió a DCNF que los tratos de Francisco con China son otra ilustración de cómo el Papa Francisco no tolerará la disidencia.

“A pesar de todo su discurso sobre la discusión franca y la descentralización de la autoridad, en la práctica, el Papa Francisco exige que se adhiera a su propia línea política, y cualquiera que exprese sus reservas es tratado como un enemigo”, dijo Lawler.

El Papa Francisco aún no ha comentado sobre las nuevas reglas del gobierno chino, aunque puede hacerlo en su audiencia semanal el Miércoles. El Vaticano no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de DCNF.