Sunday, January 10, 2021

¡No me cuentes, Twitter!


Esta entrada para contarles que nosotros, que en la red social Twitter somos insignificantes, también perdemos seguidores. Y decimos ‘también’, en razón de una particular coyuntura política que se presenta en EEUU, y a la cual no nos hemos referido en este blog, los creadores de Twitter han decidido ya desde hace tiempo qué es lo que puede o no aparecer en su creación, dicho en otras palabras, el papel que el gobierno comunista chino cumple en China mediante una pseudo-red social llamada ‘Weibo’, ahora lo hace Twitter, solamente que en ese caso no es un gobierno ateo el que vigila sino, como ya dijimos, los creadores de Twitter. En las fechas recientes han decidido, con razones rebuscadas, cerrar cuentas y a otras les desciende el número de seguidores.

Nosotros esa red sencillamente la utilizamos para ampliar lo que aquí se publica, muy pocas veces originamos trinos desde la plataforma misma, como en el caso de cuando hicimos una encuesta o avisamos que blogger estaba fallando, de resto todos los trinos que aparecen allí son automatizados, cuando se publica una entrada aquí se produce un trino allí, y eso es todo.

Pues bien, la circunstancia extraña es que desde finales de Diciembre de 2020 tenemos las notificaciones de Twitter de que tal o cual persona ha decidido seguirnos, aclaramos que son muy pocas, pero una vez sube el conteo de seguidores, el que hace Twitter, pocas horas después ese mismo conteo baja sin que alguno de los antigüos seguidores abandone. En la práctica, Twitter en sus notificaciones dice que ganamos seguidores, pero en su conteo el número desciende.

Como no podemos decir a qué se debe ello, lo que podemos intuir es que somos algo así como ‘culpables por asociación’. ¿‘Culpables’ de qué?, habrá que averiguar con los creadores de Twitter pero, como dijimos arriba, hay una coyuntura política en EEUU, a la cual no nos hemos referido, pero parece que los algoritmos de Twitter han encontrado algo en nuestros contenidos que se relaciona con esas personas que ellos odian y quieren hacer desaparecer, por ahora de su plataforma, más allá, no sabemos. Ya en 2013 fuimos suspendidos por un tiempo, con lo que para los de Twitter ya tenemos ‘antecedentes criminales’ a los cuales pueden recurrir para señalarnos como ‘reincidentes’

Para terminar, y perdón si nos alargamos, si es que existe la posibilidad de que nos cierren en Twitter, en dicho caso no podemos hacer nada, el común de quienes nos leen ya no recurren a los lectores de RSS, que sería la forma de obviarlo, porque se acostumbraron a que Twitter les supliera esa necesidad. Así que si Twitter nos cierra, nos cerró y se acabó el asunto.

De los de Google, que es el propietario de Blogger, hablaremos en otra ocasión, para no cansarlos.