Friday, December 04, 2020

Reduccionismo de Corriere: Francisco adopta solamente (!?) un moto de Biden

Dic-03-2020, Día Internacional de las Personas con Discapacidad; lema, “Reconstruir mejor: hacia un mundo inclusivo, accesible y sostenible después del COVID-19 por, para y con las personas con discapacidad”; lo dice Naciones Unidas.

Con dicha ocasión, Francisco ha enviado uno de sus acostumbrados mensajes. Y justamente al comienzo del mensaje escribe Francisco: “Me llama la atención la expresión “reconstruir mejor”; evoca la parábola evangélica de la casa construida sobre roca o sobre arena”, y de allí construye su mensaje. Es evidente que se destaca la expresión “build back better” ó en español “reconstruir mejor”, la cual también se incluyó en los trinos de las cuentas de Pontifex en Twitter, tanto en inglés (arriba) como en español (inmediatamente abajo)

“Build back better”/“reconstruir mejor” es un lema de la élite globalista, usado por Naciones Unidas, como dijimos arriba, fue usado en la campaña presidencial 2020 de EEUU por Joe Biden 2020; usado por un programa humanitario de Bill Clinton; recientemente utilizado por Justin Trudeau en la conferencia de Naciones Unidas de Septiembre pasado; la revista TIME tiene una sección dedicada a ello, donde hay diferentes tipos de opinadores al respecto; pero principalmente utilizado por el Foro Económico Mundial, cuya reunión de 2021 —que no será en Enero, como suele ocurrir, sino en Mayo— discutirá el tema “El Gran Reinicio” o “The Great Reset”, como le pusieron originalmente en inglés.



Presentando la utilización del lema por parte de Francisco, el periódico Corriere della Sera, Dic-04-2020, pág. 21 (imágen inmediatamente superior), se limita a reducirlo como la utilización por parte de Francisco de un lema de Joe Biden, lo que indicaría una cierta sintonía o identificación entre los dos personajes. Pero los sres. de Corriere muy extrañamente callan el hecho de que no solamente se trata de un lema de una campaña electoral sino, como acabamos de decir, un lema de la élite globalista. ¡Qué olvidadizos los de Corriere!