Sunday, November 22, 2020

Scalfari lo defiende el Viernes y el Sábado Francisco lo telefonea


“Ayer por la mañana recibí una llamada telefónica que fue preciosa y conmovedora para mí: la de Su Santidad el Papa Francisco, de quien en realidad soy amigo (suponiendo que esta palabra pueda usarse frente a Su Santidad). Todavía estoy conmovido por esta conversación telefónica y espero que Su Santidad y yo podamos encontrarnos como hasta hace poco tiempo era casi con regularidad. Doy noticia de lo sucedido porque el Papa Francisco fue y sigue siendo una personalidad que lleva consigo la importancia de la criatura humana cualquiera que sea su religión y moralidad”. Así es como comienza un largo editorial del nonagenario amigo de Francisco, Eugenio Scalfari, en la edición dominical de La Repubblica, Nov-22-2020. Lo llamativo del editorial, el cual responde al titular “El Papa Francisco y el descubrimiento del Yo” es que, no obstante el titular y el comienzo que hemos traducido, no refiere absolutamente nada del contenido de la llamada telefónica que Francisco le hizo en la mañana del Sábado a Scalfari, cosa que en el pasado acaecia, poniéndo en aprietos a los portavoces vaticanos que se esforzaban en desmentir o intentarlo, según el caso, los dichos que Scalfari ha puesto en boca de Francisco. En este caso no sucede así. Nosotros, que somos bastante malpensados, diríamos que como Scalfari defendió en un artículo a Francisco el día anterior, este le hubiera llamado al día siguiente para darle los respectivos agradecimientos ó, en el mejor de los casos, para aclararle que no es como Scalfari tiene entendido, que el objetivo de Francisco no es una sola religión, ni que Francisco piensa que Dios no es cristiano, no.

Pero eso es para los malpensados, como nosotros, porque en realidad aparte de los dos interlocutores nadie sabe de qué hablaron.