Tuesday, September 15, 2020

Nuevos ciberataques al Vaticano con el respaldo del gobierno comunista de China


China juega con doble bajara respecto del acuerdo secreto Vaticano-China sobre el nombramiento de obispos, por un lado negocia sobre la mesa y por debajo de la mesa espía a su contraparte. Aclaramos que aquí hablamos de otra serie de hackeos diferentes a los revelados en Julio, sobre los cuales China aseguró ser una “especulación sin fundamento”. En el entretanto, ambas partes dan señales de que el acuerdo se prolongará sin más ni más (ver aquí, aquí y aquí). Al parecer al Vaticano poco le importa que China lo esté espiando, no sea que salgan con que no encuentran problema con ellos, siempre y cuando sean hackeos ecológicos o algo así.

Esta es una traducción de Secretum Meum Mihi de un artículo de Bloomberg, Sep-15-2020.

Piratas informáticos supuestamente respaldados por China han renovado sus esfuerzos para penetrar en un servidor de correo electrónico del Vaticano incluso después de que los ataques se hicieron públicos, en un intento de espiar las delicadas negociaciones entre los dos estados, según un nuevo informe de ciberseguridad.

Las incursiones del grupo RedDelta, que comenzaron en Mayo, habían cesado después de que fueran reveladas en un informe del 28 de Julio por la especialista en seguridad con base en EEUU, Recorded Future. Los ataques ahora han vuelto a comenzar, dirigidos a servidores del Vaticano y de la Diócesis Católica de Hong Kong, dijo el grupo de monitoreo en un nuevo informe el Martes.

Los piratas informáticos de RedDelta operan de acuerdo con las prioridades estratégicas chinas y han utilizado documentos señuelo que se centran en cuestiones como el catolicismo en China “de manera coherente con las operaciones de ciberespionaje”, según el nuevo informe.

El Vaticano está cerca de renovar un acuerdo histórico con China sobre el nombramiento de obispos en el país, firmado por primera vez en Septiembre de 2018, mientras los dos estados avanzan poco a poco hacia el restablecimiento de las relaciones diplomáticas después de casi 70 años.

Las relaciones entre el Vaticano y China se rompieron en 1951 y un acuerdo con el Partido Comunista ha resultado difícil de alcanzar, especialmente porque el presidente Xi Jinping preside la represión más generalizada contra la libertad religiosa desde que se incluyó en la constitución del país en 1982.

Las autoridades chinas han encarcelado a sacerdotes católicos, demolido lugares de culto y detenido a cientos de miles de musulmanes Uigures en los denominados campos de reeducación.

Lazos con Taiwán

Cualquier movimiento del Vaticano hacia un acercamiento con Pekín sería muy delicado, especialmente porque uno de los objetivos de China es que el estado papal corte los lazos con Taiwán.

Tanto el Vaticano como China tienen la intención de renovar el acuerdo sobre los obispos, que vence en Octubre, dijo el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, a los periodistas en un evento en Roma el Lunes.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China negó cualquier participación en los ciberataques tras la publicación del informe de Julio, calificándola de “especulación infundad”.

RedDelta tomó medidas básicas de seguridad operativa después de que sus intentos se hicieron públicos y luego reinició sus ataques en dos semanas, según el nuevo informe. Los ataques a la red del Vaticano cesaron a principios de Septiembre, una semana antes de que Beijing dijera que el acuerdo sobre los obispos se había implementado sin problemas en los últimos dos años.

No está claro si el grupo de piratas informáticos recuperó con éxito el acceso a la red del Vaticano después de finales de Julio, según el nuevo informe.

Los intentos de RedDelta de infiltrarse nuevamente en la red del Vaticano, así como la aparición de documentos señuelo, destacan el enfoque del Partido Comunista Chino en “obtener una mayor supervisión de la comunidad católica dentro de China”, dice el nuevo informe.


Entradas Relacionadas: Respuesta de China a reportes de nuevos ciberataques al Vaticano, “el tema de la ciberseguridad no debe politizarse”.