Tuesday, July 21, 2020

Pobre para los pobres: La Iglesia de Alemania aumenta ingresos en 2019 gracias al impuesto eclesial


Favor no llamar simoniacos a estos obispos.

Información de agencia SIR, Jul-20-2020. Traducción de Secretum Meum Mihi.

Alemania: DBK, presentada publicación de “hechos y cifras 2018/2019”

20 de julio de 2020


En 2019 en Alemania, los ingresos fiscales de la Iglesia aumentaron un 1,8%: 6,76 millardos de euros en comparación con 6,643 en 2018. Los datos se encuentran en la publicación de la Conferencia Episcopal Alemana (DBK) “Datos y cifras 2018/2019”, presentado hoy. Para 2020 se prevé una caída notable debido a la pandemia de Covid-19. Las estadísticas enumeradas son “un recuento de dónde estamos presentes, qué hacemos y cuáles son nuestras fortalezas”, afirmó Mons. Georg Bätzing, presidente de la DBK, en el prefacio del folleto. La buena situación del mercado laboral ha traído los altos ingresos fiscales de la Iglesia a pesar del record de abjuraciones De acuerdo con Mons. Bätzing, las disminuciones muestran “que, a pesar de nuestras acciones pastorales y sociales concretas, ya no motivamos a un gran número de personas para la vida de la Iglesia”. Todavía no se comprende cómo afectará el coronavirus la vida social a largo plazo: pero, según el P. Hans Langendörfer, secretario de la DBK, las Iglesias han “experimentado una cierta impotencia” porque la pandemia ha afectado particularmente a los países pobres, con el consiguiente recurso a la solidaridad diaria. En el documento se destaca la continuidad de la acción social, con una disminución en el gasto de 628,3 a 591,6 millones de euros por parte de la Agencia de Ayuda, Caridad y de las Órdenes Religiosas. El compromiso con los refugiados (116,1 millones de euros divididos entre ayuda in situ, en campos de refugiados y para proyectos formativo) y el apoyo a los voluntarios sigue siendo importante. Entre las notas felices, un aumento de participantes en actividades corales, monaguillos (360 mil de los cuales 53% mujeres) y mujeres en las actividades dirigenciales y de gestión de las diversas instituciones eclesiales con incluso 6 puntos porcentuales más en la esfera diocesana.