Monday, July 27, 2020

152 obispos brasileños firman carta contra Presidente de Brasil


Este es un artículo publicado hoy en el periódico Folha De São Paulo (en Brasil cumple la misma función contra Jair Bolsonaro que ejerce en EEUU The New York Times contra Donald Trump), en una traducción al español de Secretum Meum Mihi.

En carta, 152 obispos critican al gobierno de Bolsonaro

Texto, cuya publicación fue suspendida por la CNBB, dice que el discurso del presidente se basa en una “economía que mata”

Mônica Bergamo

SÃO PAULO
Una carta con duras críticas al gobierno de Jair Bolsonaro (sin partido) fue firmada por 152 obispos, arzobispos y obispos eméritos de Brasil. Debería haberse publicado el miércoles pasado (22), pero fue suspendida para su revisión por el consejo permanente de la CNBB (Conferencia Nacional de Obispos de Brasil).

Hay un temor entre los firmantes del documento de que el sector conservador del órgano impida la divulgación. Hoy hay en Brasil 310 obispos en actividad y 169 eméritos.

El texto, llamado “Carta al pueblo de Dios”, afirma que Brasil está atravesando uno de los momentos más difíciles de su historia, experimentando una “tormenta perfecta”.

Ella combinaría una crisis de salud sin precedentes y un “avasallador colapso en la economía” con la tensión sobre “los fundamentos de la República, provocada en gran medida por el Presidente de la República [Jair Bolsonaro] y otros sectores de la sociedad, lo que resulta en una profunda crisis política y de gobernanza”.

“Analizando el escenario político, sin pasiones, percibimos claramente la incapacidad y la inhabilidad del Gobierno Federal para enfrentar estas crisis”, dice el documento.

“Asistimos, sistemáticamente, a discursos anticientíficos, que intentan naturalizar o normalizar el flagelo de las miles de muertes por la Covid-19, tratándolo como fruto del azar o de castigo divino”, dice la carta. También se refiere al “caos socioeconómico que se avecina, con el desempleo y la carestía que se proyectan para los próximos meses, y las conspiraciones políticas que apuntan a mantener el poder a cualquier precio”.

“Ese discurso no se basa en principios éticos y morales, tampoco resiste ser confrontado con la Tradición y la Doctrina Social de la Iglesia, en el seguimiento de aquel que vino ‘para que todos puedan tener vida y tenerla en abundancia’”.

Los religiosos también critican las reformas laborales y de seguridad social. Según ellos, ambas, “consideradas para mejorar la vida de los más pobres, se mostraron como trampas que precarizaron aún más la vida del pueblo”.

Reconocen que el país necesita reformas, “pero no como las que se hicieron, cuyos resultados empeoraron la vida de los pobres, desprotegieron a los vulnerables, liberaron el uso de agrotóxicos anteriormente prohibidos, flexibilizaron el control de la deforestación y, por ello, no favorecieron el bien común y la paz social. Una economía que insiste en el neoliberalismo, que favorece el monopolio de pequeños grupos poderosos en detrimento de la gran mayoría de la población, es insostenible”.

El documento también establece que el “sistema de gobierno actual” no coloca a la persona humana y el bien de todos en el centro, “sino la defensa intransigente de los intereses de una economía que mata, centrada en el mercado y el lucro a cualquier precio”.

Para ellos, el ministro de Economía, Paulo Guedes, “desprecia a los pequeños empresarios”, y el gobierno promueve “una discontinuidad brutal en la asignación de recursos para las políticas públicas en el campo de la alimentación, la educación, la vivienda y la generación de ingresos”.

La carta también dice que “el desprecio por la educación, la cultura, la salud y la diplomacia” es terrible, siendo visible en las manifestaciones de “rabia” por la educación pública y en el “llamamiento a ideas oscurantistas”.

Cita también lo que juzga es el uso de la religión para “manipular los sentimientos y las creencias”, causando tensiones entre las iglesias.

“Cabe resaltar cuán perniciosa es toda asociación entre religión y poder en el Estado laico, especialmente la asociación entre grupos religiosos fundamentalistas y el mantenimiento del poder autoritario”, sigue el documento.

El texto está firmado, entre otros, por el Arzobispo Emérito de São Paulo, Don Claudio Hummes, por el Obispo Emérito de Blumenau (SC), Don Angélico Sandalo Bernardino, por el Obispo de São Gabriel da Cachoeira (AM), Don Edson Taschetto Damian, por el Arzobispo de Belém, Don Alberto Taveira Corrêa, por el Obispo Prelado Emérito de Xingu (PA), Don Erwin Krautler, por el Obispo Auxiliar de Belo Horizonte, Don Joaquim Giovani Mol, y por el Arzobispo de Manaos y el ex Secretario General de la CNBB, Don Leonardi Ulrich.

Los religiosos piden la apertura de “un amplio diálogo nacional que involucre a humanistas, a los comprometidas con la democracia, a los movimientos sociales, a los hombres y a las mujeres de buena voluntad, para que sea restablecido el respeto a la Constitución Federal y al Estado Democrático de Derecho”.

También afirman que “todos, personas e instituciones, seremos juzgados por las acciones u omisiones en este momento tan grave y desafiante”.


Entradas Relacionadas: Texto completo de la carta de 152 obispos brasileños contra Jair Bolsonaro. Brasil: Otro grupo de obispos estaría preparando una contraofensiva a carta contra Bolsonaro. CNBB aclara al presidente que ella no es la posición de la entidad.