Friday, January 17, 2020

Mindong, Mons. Guo desalojado de la curia: dormirá en la calle. Sin techo también varios sacerdotes y ancianos (Videos)


¿A quién en el Vaticano hay que enviarle las felicitaciones?

Información de AsiaNews, Ene-16-2020.

Mindong, Mons. Guo desalojado de la curia: dormirá en la calle. Sin techo también varios sacerdotes y ancianos (Videos)

de Bernardo Cervellera

Al menos cinco parroquias han sido cerradas, cortando la luz y el agua. Entre ellos están Fuan, Saiqi y Suanfeng. Las razones de "seguridad contra incendios", una excusa para la persecución. Algunos sacerdotes fueron expulsados. Un asilo de ancianos mantenido por las monjas también cerró. De los treinta huéspedes, algunos son acogidos por familiares, otros son personas sin hogar. El obispo oficial Zhan Silu pasó por alto el Frente Unido. Algunos sacerdotes hablan de "demasiada ligereza" por parte de la Santa Sede al adherirse al acuerdo.


Roma (AsiaNews) - Desde esta noche Monseñor Vincenzo Guo Xijin, ex obispo ordinario de Mindong (Fujian), dormirá como un vagabundo a la puerta de lo que fue su curia y casa de clérigos en Luojiang: ayer llegó la orden de desalojo para él y los sacerdotes que trabajan y viven con él. Para acelerar su salida, la luz y el agua ya fueron cortadas ayer del edificio (ver foto 1). Oficialmente, el desalojo está dictado por razones de seguridad. Un cartel frente a la curia explica que el edificio -construido con todos los permisos hace más de 10 años- no cumple con la normativa contra incendios y por lo tanto debe ser cerrado. En realidad, la operación policial es un gesto de presión y cólera hacia el obispo y sus sacerdotes que se niegan a firmar la adhesión a la Iglesia "independiente".

El obispo Guo Xijin es una de las "víctimas" del acuerdo chino-vaticano, que ha convertido a la diócesis de Mindong en una especie de "proyecto piloto" para la aplicación del acuerdo.

Tras el acuerdo y la eliminación de la excomunión del obispo oficial Vincenzo Zhan Silu, a petición del Papa Francisco Mons. Guo aceptó ser degradado a obispo auxiliar para dejar la sede del Ordinario a Mons. Zhan.

Pero Mons. Guo, al no haber firmado la adhesión a la Iglesia independiente, no fue reconocido por el gobierno y ahora está degradado a sin techo y migrante.

El mismo destino para muchos sacerdotes que se niegan a firmar. En los últimos días al menos cinco parroquias han sido cerradas por razones de "seguridad contra incendios". Entre ellas hay dos grandes parroquias: la de Fuan, con más de 10.000 fieles y la de Saiqi, con unos 3.000 fieles (foto 2).

El párroco de Fuan, el P. Liu Guangpin, de 71 años, es uno de los que ha reconstruido la vida de la Iglesia después de las persecuciones maoístas. Ahora ha sido desalojado y no tiene ningún lugar para celebrar, pero permanece en Fuan. En cambio, el párroco de Saiqi, el P. Huang Jintong, de 50 años, ha sido expulsado y enviado fuera de la ciudad.

En Saiqi, cerca de la parroquia, el 13 de enero, el gobierno cerró una casa para ancianos, que reúne a los que no tienen casa o parientes, dirigida por las Hermanitas de la Misericordia y la Caridad durante casi 20 años (ver video 1). La casa albergaba a más de treinta personas. Ahora algunos, que tienen parientes, han podido encontrar hospitalidad, pero otros también están sin hogar y viven en la calle.

Que las razones "anti-incendio" son sólo una excusa para la persecución con guantes blancos se demuestra por el hecho de que una parroquia, la de Suanfeng, ha sido cerrada por esas razones. La policía echó al sacerdote no firmante. Pero al poco tiempo, el obispo oficial Zhan Silu nombró un párroco (que firmó la adhesión a la Iglesia "independiente"): la iglesia fue reabierta sin ninguna modificación o reparación estructural.

Hay mucho dolor y confusión entre los fieles. Desde hace algunos días los católicos de Fuan han estado observando día y noche en la iglesia donde se ha cortado la luz y el agua (video 2). Varios de ellos se quejan y critican a Mons. Zhan Silu que no defiende la libertad de la Iglesia y "parece más un político que un pastor".

Por su parte, Mons. Zhan sigue pidiendo a los sacerdotes reacios a firmar la adhesión a la Iglesia "independiente" para evitar mayores problemas, recordándoles que esta es la indicación dada por la Santa Sede en las Directrices publicadas el pasado mes de junio.

Pero al menos 20 de los 57 sacerdotes no quieren firmar. Dicen que la firma "es sólo el comienzo de una mayor persecución y control", que tiende a convertir a los sacerdotes en "funcionarios del Partido" que aceptan no evangelizar a los jóvenes menores de 18 años -un hecho que va en contra de la Constitución china- y someten cualquier iniciativa de evangelización a la supremacía del Partido Comunista.

El Frente Unido y la Oficina de Asuntos Religiosos, que gestionan las actividades de las religiones y de la Iglesia, están decididos a erradicar todos los elementos que no se someten y que ya no respetan ni siquiera la autoridad episcopal de Monseñor Zhan Silu. Según algunos sacerdotes, Mons. Zhan ha sido mantenido en la oscuridad sobre todas las operaciones de desalojo contra Mons. Guo y los varios párrocos. El Frente Unido quiere obligar a los sacerdotes reticentes amenazando con tomar represalias contra sus familias: desalojarlos de sus casas o hacer que sus familias pierdan sus trabajos.

Algunos sacerdotes hablan de "demasiada ligereza" de la Santa Sede al adherirse al acuerdo. "Es hora de que la Secretaría de Estado del Vaticano despierte del sueño -dicen- y reconozca que se ha equivocado, de lo contrario se convierte en cómplice de esta situación".