Saturday, December 28, 2019

Constitución del santuario diocesano Rosa Mística - Madre de la Iglesia en Brescia, Italia



En esta entrada presentamos la documentación concerniente a la reciente constitución del santuario diocesano Rosa Mística - Madre de la Iglesia en en Fontanelle de Montichiari, diócesis de Brescia, Italia; ocurrida en Dic-07-2019, víspera de la Solemnidad de la Inmaculada concepción. El video y la traducción al español de la documentación están provistos por la Fundación Rosa Mística - Fontanelle Montichiari (Bs) – Italia (publicadas aquí con algunas adaptaciones). Los documentos son basicamente tres: Una “Carta abierta a la Diócesis”, de fecha Nov-21-2019; la homilía pronunciada por el Sr. Obispo de Brescia, Mons. Pierantonio Tremolada, durante la Misa de constitución del santuario; y el decreto de constitución del santuario. Las fotos están provistas por Giornale di Brescia.

Aunque no habría que decirlo, este hecho no constituye —todavía— un reconocimiento de las presuntas apariciones de la Santísima Virgen en la advocación Rosa Mystica ocurridas a Pierina Gilli.



Carta abierta a la Diócesis

21 noviembre 2019

Amadísimos,

los lugares y las estructuras presentes en nuestra Diócesis en la localidad de Fontanelle, en el territorio de la parroquia de Santa María Inmaculada en Borgosotto di Montichiari, se han convertido desde hace varios años en un importante punto de referencia espiritual y un lugar de peregrinación para miles de fieles de Italia y del extranjero.

Este imponente fenómeno de oración y veneración hacia la Santa Madre del Señor (aquí invocada como Rosa Mística y Madre de la Iglesia), se une de una manera no secundaria a la experiencia espiritual de Pierina Gilli (1911-1991), una experiencia objeto actualmente de una fase renovada de estudio y discernimiento por parte de la autoridad eclesiástica, tanto a nivel diocesano como por parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe. El propósito de esta investigación en profundidad es el de comprender siempre mejor si y cómo una experiencia espiritual similar pueda favorecer e incrementar en el presente la vida cristiana, el sentido de pertenencia a la Iglesia y la participación de su misión evangelizadora bajo la protección e inspiración de la Santa Madre del Señor.

A partir del año 2001, mis estimados predecesores, en estrecha colaboración con las indicaciones de los órganos competentes de la Sede Apostólica, han reiterado sistemáticamente la importancia de acoger y reconocer el ejercicio del culto público en la localidad de Fontanelle, moderándolo a través de la promulgación de Directorios diocesanos. Es una fuente de alegría para mí comunicar que, a solicitud expresa mía, la propia Sede Apostólica, a través de la Congregación para el Culto, ha consentido que en esta localidad se constituya el santuario diocesano Rosa Mística - Madre de la Iglesia y yo con mucho gusto tengo la intención de instituirlo por decreto, a partir del 7 de diciembre de 2019. En esa ocasión –vigilia de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción–, visitaré personalmente estos lugares para celebrar solemnemente la Eucaristía, inaugurando así el camino espiritual del santuario diocesano. Con una proclamación solemne semejante se pretende reconocer de hecho, también en el plano canónico, la potencialidad misionera de estos lugares sagrados con el fin de consolidar, robustecer e incrementar los muchos frutos espirituales que han germinado aquí a lo largo del tiempo. Con este fin, quisiera intensificar aún más la atención pastoral de los peregrinos que confluirán aquí, sobre todo a través de la oración intensa y constante, así como la activa y fructuosa celebración de los Sacramentos de la Confesión y de la Eucaristía.

En breve, intento disponer también el nombramiento del Rector del Santuario y la definición de los estatutos relativos a la vida y la actividad del propio santuario.

Agradecidos al Señor por este don que enriquece nuestra Iglesia diocesana, encomendamos nuestro camino a la Santa Madre de Dios y de ella invocamos la gracia de una fe cada vez más intensa, una esperanza cada vez más viva y una caridad cada vez más diligente.

Invoco sobre todos, con afecto, la bendición del Señor.

† Pierantonio Tremolada





Fontanelle de Montichiari, 7 diciembre 2019
HOMILÍA DEL OBISPO EN LA MISA DE INSTITUCIÓN DEL SANTUARIO

En esta vigilia de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, a la luz resplandeciente de su misterio de gracia y de gloria, tenemos la alegría de comenzar aquí, en este lugar, profundamente agradecidos a Dios, un nuevo tramo de camino. Con esta celebración y el decreto que se ha proclamado, hoy constituimos aquí, en Fontanelle, el santuario diocesano de María Rosa Mística y Madre de la Iglesia.

Al llevar a cabo este acto solemne, en verdad entramos en un surco abierto por aquellos que nos han precedido, de la gran multitud de quienes hasta hoy han orado con fe en este lugar y han abierto sus corazones a la acción del Espíritu Santo, capaz de convertir y de regenerar en la vida de fe. Y también nos sentimos en comunión con los miles de personas que en el mundo se dirigen a la Santísima Virgen María invocándola como Rosa Mística y Madre de la Iglesia, inspirándose en este lugar y en los acontecimientos que están vinculados a él.

Consolados por el apoyo de la Santa Sede y en plena comunión con el Sumo Pontífice Francisco, tenemos la alegría de dedicar este santuario a la Madre del Señor, reconociendo en ella la verdad plena que expresan estas dos sugerentes cualificaciones.

Rosa mística, flor de gracia en la que la belleza de la redención encuentra una manifestación privilegiada y singular; flor de ternura, en la que los pétalos forman un abrazo que se estrecha alrededor de un núcleo secreto, custodiado en su preciosa belleza; flor que es un símbolo de la Iglesia misma, comunión de los santos que mana como una fuente del costado de Cristo crucificado, en el poder del Espíritu Santo. Y cómo no recordar en esta perspectiva la admirable visión que encontramos en el último canto del Paraíso de la Divina Comedia, donde San Bernardo, el místico que acompaña a Dante en el último tramo de su camino, ante la Virgen que se muestra en su esplendorosa belleza, pensando en el misterio de la encarnación en que la ha visto de protagonista, dice de ella: “En tu vientre prendió el amor, a cuyo calor en la eterna paz ha germinado así esta flor”. La flor germinada por el calor del amor de Cristo en la obra de la redención es la rosa de los bienaventurados, es decir, toda la Iglesia en el esplendor de su santidad.

Así, la calificación de la Virgen como Rosa Mística se une bien a la de Madre de la Iglesia. Junto con ella, flor de la Gracia, también los discípulos del Señor, sus hermanos en la fe, forman el pueblo santo de Dios, se convierten en testigos del Evangelio, anuncian la belleza del Reino de Dios, difunden el buen aroma de Cristo en el mundo. Y la Madre de Jesús, el Dios con nosotros, también se convierte en la Madre de la Iglesia: la hace partícipe de su fuerza generativa, la defiende del mal, la sostiene en el camino de la conversión, la consuela en las pruebas, la santifica en la verdad, la anima a la misión.

Me gustaría que a esta luz se mirara este santuario que hoy constituimos. En la estela de lo visto hasta ahora, se convierte cada vez más en un lugar donde sentir el poder de la gracia que dimana de la fe en Cristo Jesús y de la devoción a su santa Madre.

Que sea un lugar en el que crecer como Iglesia y en el que orar por la Iglesia. El agua de este manantial nos recuerda el Bautismo que todo cristiano ha recibido, nos recuerda la gran necesidad que tiene hoy la Iglesia de regresar a la esencia de su realidad, a su santidad, a la experiencia de gracia en el poder del Espíritu Santo.

Que este santuario sea un lugar donde vivir siempre más intensamente la belleza de pertenecer a la Iglesia del Señor, pueblo redimido por su sangre, sacerdocio real y nación santa.

Que sea el lugar en el que experimentar en la oración y celebración de los Sacramentos el poder divino de la conversión, el renacimiento, la salvación, pero también el consuelo y la esperanza. Junto con la oración, aquí se cultiva la conciencia del valor de la penitencia y del sacrificio: de la ofrenda amorosa y diaria de la propia vida en comunión con Cristo Redentor y de la penitencia como estilo de vida, capaz de contrarrestar una mundanidad que extingue la alegría de los corazones.

Que sea también un lugar para elevar la oración de intercesión, en comunión con la Santa Madre de Dios, Rosa Mística y Madre de la Iglesia. Que se ore en este santuario por la santidad de toda la Iglesia, pero especialmente por sus ministros, por aquellos a quienes el Señor ha llamado a una vida de consagración. Que se pida para ellos la gracia de la santidad, que se invoque para ellos el don de un testimonio claro y gozoso, que se pida perdón por toda su culpa y por el mal que han hecho al cuerpo místico de la Iglesia. Que se pida a la Santísima Virgen María que preserve, acompañe y sostenga a todos los consagrados y consagradas en su noble misión de anunciar el Evangelio.

Y mientras decimos todo esto, no podemos dejar de pensar en el testimonio de Pierina Gilli. Este lugar está ligado a ella y obtiene su espiritualidad de su singular experiencia. En su solicitud materna, la Iglesia está llamada a escuchar las señales del Espíritu. Los tiempos y las formas del discernimiento espiritual recobran un diseño providencial, cuyos contornos a menudo escapan a nuestra clara visión. Así pues, permanecemos abiertos a la voluntad del Señor y continuamos este discernimiento acerca de los acontecimientos acaecidos en este lugar. Nos consuela la plena comunión entre nuestra diócesis y la Santa Sede, en el deseo común de interpretar con verdad la extraordinaria experiencia vivida por Pierina Gilli en gran humildad y con fe sincera. La Santísima Virgen María también velará por este camino que continúa.

A la Santa Madre del Señor, Rosa Mística y Madre de la Iglesia, confiamos este santuario. Le pedimos que lo haga cada vez más un lugar de gracia. Esperamos de ella todo bien para nuestra Iglesia diocesana y para toda la Iglesia.

† Pierantonio Tremolada
Obispo de Brescia




PIERANTONIO TREMOLADA
POR GRACIA DE DIOS Y DE LA SEDE APOSTÓLICA
OBISPO DE BRESCIA


Decreto de Constitución del Santuario Diocesano
ROSA MÍSTICA
MADRE DE LA IGLESIA

en Fontanelle de MONTICHIARI

Prot. n. 1528/19

Habida cuenta de que los lugares y las estructuras de nuestra Diócesis de Brescia en la localidad de Fontanelle, en el territorio de la parroquia de Santa María Inmaculada en Borgosotto di Montichiari (BS), se han convertido en las últimas décadas en un importante punto de referencia espiritual y un lugar de peregrinación para miles de fieles de Italia y del extranjero;

Considerando que el origen histórico de este imponente fenómeno de oración y veneración hacia la Santa Madre del Señor – aquí invocada como “Rosa Mística - Madre de la Iglesia” – se une de una manera no secundaria a la experiencia espiritual de Pierina Gilli (1911-1991);

Habida cuenta de que el origen histórico de este fenómeno y sus sucesivos desarrollos son objeto actualmente de una fase renovada de estudio y discernimiento por parte de la autoridad eclesiástica, también con el fin de comprender siempre mejor si y cómo, en el presente, pueda favorecer e incrementar la vida cristiana de los peregrinos, miembros convencidos de la Iglesia, la participación de su misión evangelizadora bajo la protección e inspiración de la que siempre ha sido exaltada por Su santidad inmaculada, Su cercanía a Dios y a los hombres, y Su materna mediación;


Considerando que, a partir del año 2001, mis estimados Predecesores, en estrecha colaboración con las indicaciones de los órganos competentes de la Sede Apostólica, han reiterado sistemáticamente la importancia de acoger y reconocer el ejercicio del culto público en los lugares antes mencionados, moderándolo a través de la promulgación de Directorios diocesanos;

Considerada la importancia de reconocer también en el plano canónico la potencialidad misionera de estos lugares sagrados con el fi n de consolidar, robustecer e incrementar los muchos frutos espirituales que han germinado aquí a lo largo del tiempo, así como ofrecer la precisa y eclesial atención pastoral de los peregrinos, sobre todo a través de una celebración consciente, activa y fructuosa de los Sacramentos de la Confesión y de la Eucaristía, en vista de una vida y un testimonio bautismal más ajustados a las necesidades del Evangelio y del amor fraterno; Considerados los cánones 1230-1234 del Código de Derecho Canónico de mi autoridad ordinaria,

CONSTITUYO EL SANTUARIO DIOCESANO
ROSA MÍSTICA - MADRE DE LA IGLESIA
en Fontanelle de MONTICHIARI

Lo antes posible se dispondrá la aprobación del pertinente Estatuto del nuevo Santuario y el nombramiento del Rector.

Dado en Brescia el 7 de diciembre de 2019
Vigilia de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción

EL OBISPO
[aparece firma autógrafa de Mons. Pierantonio Tremolada]

EL CANCILLER DIOCESANO
Mons. Marco Alba
[aparece firma autógrafa]

[aparece sello de la Curia Diocesana de Brescia]