Friday, November 29, 2019

Francisco toma conocimiento sobre “América Latina en llamas”, primer paso: Fuera perdigones utilizados por autoridad en contra de manifestaciones políticas

Durante la rueda de prensa en el vuelo de regreso de Japón a Roma, luego de su reciente viaje apostólico, Francisco recibió la siguiente pregunta de la periodista de Televisa.

Valentina Alazraki, Televisa:

Papa Francisco, América Latina está en llamas. Vimos después de Venezuela y Chile imágenes que no pensamos ver después de Pinochet. Vimos la situación en Bolivia, Nicaragua u otros países: disturbios, violencia callejera, muertes, heridos, incluso iglesias quemadas, violadas. ¿Cuál es su análisis de lo que está sucediendo en estos países? ¿Está usted personalmente, como Papa latinoamericano, haciendo algo?

Papa Francisco:

Alguien me lo ha dicho: “Hay que hacer un análisis”. La situación actual en América Latina se parece a la de 1974-1980, cuando en Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Paraguay con Stroessner, y creo que Bolivia, con Lidia Gueiler, se desarrolló la operación Cóndor. Una situación en llamas, pero no sé si el actual es un problema similar o no. Realmente, en este momento no puedo hacer un análisis completo de esto. Es cierto que hay declaraciones precisamente no de paz. Lo que está sucediendo en Chile me asusta, porque Chile está saliendo de un problema de abuso que ha causado mucho sufrimiento y ahora se enfrenta a un problema de este tipo que no entendemos bien. Pero está en llamas, como usted dice, y debemos buscar el diálogo y también el análisis. Todavía no he encontrado un análisis bien documentado de la situación en América Latina. Y también hay gobiernos débiles, muy débiles, que no han logrado poner orden y paz en su interior. Y por eso llegamos a esta situación.

Por dicha respuesta, Francisco denotó que todavía no estaba tan empapado del tema. Pues bien, el día inmeditamente siguiente a su llegada a Roma, Francisco se puso manos a la obra.



Guillermo Whpei, empresario argentino y creador de la Fundación para la Democracia...



...junto con la premio Nóbel Rigoberta Menchú, fueron recibidos por Francisco. Lo sabemos porque ellos mismos lo hicieron público, el uno en Twitter y la otra en Facebook, aunque en términos generales y sin decir los motivos por los que fueron recibidos.

En un artículo publicado hoy en La Nación, firmado por Elisabetta Piqué, periodista amiga de Francisco, sabemos a qué fueron y sus primeras consecuencias: Francisco respalda una “campaña mundial para erradicar de inmediato el uso de perdigones y otras armas similares en manifestaciones políticas”. ¿Y de lo de la profanación, vandalización y saqueo de templos católicos en dichas manifestaciones por parte de los manifestantes, hablarían algo?

Chile: aval del Papa a una campaña mundial para la erradicación inmediata de armas en manifestaciones políticas

Elisabetta Piqué
29 de noviembre de 2019


ROMA.-
Con el aval del papa Francisco, dos organizaciones latinoamericanas que trabajan en defensa de los derechos humanos lanzaron desde el Vaticano una campaña mundial para erradicar de inmediato el uso de perdigones y otras armas similares en manifestaciones políticas.

"El Papa nos apoyó y dio el puntapié inicial a esta gran cruzada", contó a LA NACION Guillermo Whpei, empresario social argentino, presidente de la Fundación para la Democracia, que anteayer por la tarde fue recibido por Francisco en Santa Marta junto a la premio Nobel guatemalteca, Rigoberta Menchú. Durante la audiencia, que duró unos 40 minutos, Whpei y Menchú -que fue acompañada por su hijo Mash-, le entregaron a Francisco un informe sobre la desmesurada represión que hubo en Chile en las últimas semanas de caos, realizado por las fundaciones que ambos presiden. Luego de entrevistar víctimas de la represión, familiares y organismos de derechos humanos, el informe comprobó un "abuso sistemático y masivo de derechos humanos", realizado con recursos militares y policiales del Estado, a través de torturas, violaciones sexuales y mutilaciones, con más de 200 personas lastimadas en los ojos por el uso de perdigones, de las cuales un 40% perdió un ojo.

"Este mismo informe se lo daremos al gobierno chileno en la gran manifestación que estamos preparando para el 10 de diciembre próximo, Día Internacional de los Derechos Humanos, cuando vamos a marchar hacia la Casa de la Moneda junto a otros premios Nobel de la Paz amigos, como Lech Walesa y Shirin Ebadi, médicos, oftalmólogos y demás organizaciones de derechos humanos, con la solicitud de la erradicación inmediata del uso de armas y especialmente de perdigones, en las manifestaciones", dijo Whpey.

El papa Francisco recibió en Santa Marta el informe sobre graves violaciones a los derechos humanos durante las protestas sociales en ChileEl papa Francisco recibió en Santa Marta el informe sobre graves violaciones a los derechos humanos durante las protestas sociales en Chile

El empresario social, que vive en Rosario -donde su fundación tiene su cuartel general-, en las últimas semanas estuvo dos veces en Chile, donde vivió en carne propia una situación según él totalmente "desbordada y fuera de control". "Puedo asegurar que las manifestaciones son absolutamente pacíficas, pero también nosotros fuimos brutalmente reprimidos. Lo que están haciendo está al borde de crímenes de lesa humanidad", denunció. "Es algo nunca visto, hasta disparan en contra de la Cruz Roja. Es un momento de descontrol y nuestro objetivo es ayudar a la pacificación en Chile y, la lucha más difícil, erradicar este tipo de armas que lo único que hacen es lastimar y matar a personas que se manifiestan", agregó, mostrando la foto de un joven de 22 años, Gustavo Gatica, que perdió los dos ojos, imagen que se encuentra en la portada de su informe.

El informe comprobó un "abuso sistemático y masivo de derechos humanos", realizado con recursos militares y policiales del Estado, a través de torturas, violaciones sexuales y mutilaciones, con más de 200 personas lastimadas en los ojos por el uso de perdigones, de las cuales un 40% perdió un ojo

¿Cómo reaccionó el Papa? "Con mucha escucha, con mucho apoyo, nos dijo que iba a leer detenidamente el informe y dejó claro que está preocupado por lo que está pasando en Chile, como en el resto de América latina", dijo Whpei, que también preside la Federación Internacional de Museos de Derechos Humanos en América latina.

Para el empresario social, que fue dueño de Radio Rivadavia, casado y padre de dos hijas, fue la cuarta reunión con el Papa. "Como siempre nos recibió con mucha calidez y mucha humildad, dejando en claro su compromiso total con los más débiles", concluyó.

Eso sí, que en este proceso de tomar conocimiento sobre la “América Latina en llamas”, Francisco no le vaya a preguntar a su amigo el cardenal Oscar Andrés Rodriguez Maradiaga, coordinador del C-6, porque el tiene una percepción un tanto diferente a la de los líderes de izquierda recibidos por Francisco.


Actualización sobre el caso del sacerdote Luk Delft

Cuando decimos ‘caso’, nos referimos a una reciente investigación de CNN, a la cual los remitimos. Después de ello los hechos sobresalientes son los que siguen.

- Caritas emitió un comunicado (español).

- Naciones Unidas suspendió sus trabajos con Caritas en África, no solamente en República Centroafricana, lugar donde el sacerdote ejercía su misión. Reporte de CNN Chile (español)

-Los Salesianos de Don Bosco emitieron un comunicado en el que defienden su decisión de haber enviado a misión a África a Delft (inglés, francés, neerlandés). Catholic News Service publicó un artículo (inglés, vía Crux) sobre la posición de la Orden, en el que además incluyen declaraciones del P. Carlo Loots, vicario general y portavoz de los Salesianos de Don Bosco, las cuales entregó a esa agencia (una traducción automática del artículo puede leerse aquí).

Benedicto XVI escribe a la Comisión Teológica Internacional
 
 

Información de Vatican News, Nov-29-2019.

Benedicto XVI: sólo la humildad puede encontrar la Verdad, fundamento del Amor

El Papa Emérito recuerda el gran trabajo realizado en 50 años por la Comisión Teológica Internacional: a pesar de las dificultades para lograr la unidad moral entre los teólogos del mundo, es necesario continuar los esfuerzos para buscar el consenso.

Sergio Centofanti - Ciudad del Vaticano


Sólo la humildad puede encontrar la Verdad y la Verdad a su vez es el fundamento del Amor, del que últimamente todo depende ": así lo escribe el Papa Benedicto XVI en el mensaje de saludo con ocasión del 50º aniversario de la creación de la Comisión Teológica Internacional, recordando que fue inaugurada por San Pablo VI para superar la brecha que se había manifestado en el Concilio Vaticano II "entre la Teología que se desarrollaba en el mundo y el Magisterio” pontificio.

En vano los intentos de lograr una unidad moral de la teología

El Papa Emérito relata la pluralidad de opiniones entre los teólogos de la Comisión y, a la vez que expresa su gratitud por el gran trabajo realizado durante 50 años, reconoce que el organismo, "a pesar de todos los esfuerzos, no ha podido lograr una unidad moral de la Teología y de los teólogos en el mundo". Aquellos que esperaban esto, escribe, "nutrían expectativas equivocadas sobre las posibilidades de tal trabajo. Y sin embargo, la voz de la Comisión se ha convertido en una voz escuchada, lo que de alguna manera indica la orientación de fondo que debe seguir un esfuerzo teológico serio en este momento histórico. Al agradecimiento por todo lo que se ha hecho en medio siglo, se une también la esperanza de un ulterior trabajo fructífero, en el que la única fe pueda llevar también a una orientación común de pensamiento y del hablar de Dios y de su Revelación".

Los teólogos de la Comisión

El mensaje menciona a algunos teólogos que han hecho parte de la Comisión, entre ellos Henri de Lubac, Yves Congar, Karl Rahner, Jorge Medina Estévez, Philippe Delhaye, Gerard Philips, Carlo Colombo, Cipriano Vagagaggini, Hans Urs von Balthasar, Louis Bouyer, Marie-Joseph Le Guillou, Rudolf Schnackenburg, André Feuillet, Heinz Schürmann, Johannes Feiner, Carlo Caffarra, Raniero Cantalamessa, Otto Semmelroth, Karl Lehmann, William May, Tadeusz Styczen, Andrzej Szoztek, Servais Pinckaers.

Interpretación del Concilio y teología de la liberación

“Personalmente – observa -me impresionaron particularmente los primeros cinco años de la Comisión Teológica Internacional. Había que definir la orientación de fondo y el modo esencial de trabajo de la Comisión, estableciendo así en qué dirección, en última instancia, debía interpretarse el Vaticano II". Hablando de los temas tratados por el organismo, cita la relación entre el Magisterio y la teología, sobre los que "siempre hay que seguir reflexionando", y también l”a cuestión fundamental de la Gaudium et spes, es decir, la problemática del progreso humano y de la salvación cristiana". En este ámbito -precisa- también surge inevitablemente el tema de la Teología de la Liberación, que en aquel momento no representaba en absoluto un problema de naturaleza puramente teórica, sino que también determinaba y amenazaba de manera muy concreta la vida de la Iglesia en América del Sur. La pasión que animaba a los teólogos era igual al peso concreto, incluso político, de la cuestión".

Contraposición de los frentes y búsqueda de consenso

El Papa Emérito recuerda los intensos debates sobre cuestiones de Teología moral y, en particular, sobre el Sacramento del matrimonio: "La contraposición de los frentes y la falta de una orientación básica común, de la que todavía hoy sufrimos tanto como entonces, en aquel momento se me hizo clara de una manera sin precedentes" y no se logró crear ningún consenso. El mismo Juan Pablo II - recuerda Benedicto XVI - "decidió finalmente posponer la redacción definitiva de su Encíclica moral Veritatis splendor, esperando ante todo el Catecismo de la Iglesia Católica. No publicó su Encíclica hasta el 6 de agosto de 1993, y aun así encontró nuevos colaboradores para ella. Creo que la Comisión Teológica debe seguir teniendo en cuenta el problema y debe fundamentalmente continuar sus esfuerzos para buscar un consenso".

Iglesias jóvenes y una nueva cultura teológica

El mensaje también destaca el hecho de que en la Comisión se ha podido escuchar "cada vez más fuerte la voz de las Iglesias jóvenes", como las de África y de la India, cuyos teólogos plantearon la cuestión de cuánto estaban vinculados a la tradición occidental y hasta qué punto otras culturas podían determinar una nueva cultura teológica. Otro tema mencionado es el diálogo con las grandes religiones del mundo.

La humildad abre el camino a la verdad

"Personalmente - concluye Benedicto XVI - el trabajo de la Comisión Teológica Internacional me ha dado la alegría de encontrarme con otros lenguajes y formas de pensamiento. Pero, sobre todo, ha sido para mí una continua ocasión de humildad, que ve los límites de lo que nos es propio, y abre así el camino a la Verdad más grande”.

29 noviembre 2019, 14:30

¡Con alumnos así!... Schönborn critíca a Benedicto XVI sobre su diagnóstico “La Iglesia y el escándalo del abuso sexual”


Este artículo de The Tablet, Nov-27-2019, basado en una conferencia recientemente pronunciada por el card. Christoph Schönborn, alumno de Joseph Ratzinger, denota cómo en lo que se refiere al abuso sexual clerical, el card. Schönborn critíca el diagnóstico hecho por Benedicto XVI en Febrero de este año en el documento titulado “La Iglesia y el escándalo del abuso sexual”; critíca a Angelo Sodano por no haberle creído sobre los abusos sexuales de su antecesor en Viena, además de haberle tenido que pedir perdón frente a Benedicto XVI por haberlo criticado; refuerza la narrativa de que el abuso sexual clerical se produce por el clericalismo; y, entre otras, hace énfasis en que el abuso sexual clerical se produjo mayoritariamente en tiempos pre-conciliares. Traducción de Secretum Meum Mihi.

Schönborn explica la impactante realidad del abuso sexual clerical

por Christa Pongratz-Lippitt

El cardenal estuvo pronunciando una larga, detallada conferencia en la Universidad de Viena sobre abuso sexual clerical.


El abuso clerical es una “realidad masiva” en la Iglesia causada, entre otros factores, por los “sistemas cerrados” y la autoridad sobreinflada de los sacerdotes, según el cardenal Christoph Schönborn.

En una conferencia de 50 minutos en la Universidad de Viena, una de las de las series semanales que en el semestre de invierno la Universidad realiza sobre “El abuso sexual de menores: Crimen y Responsabilidad”, el cardenal Schönborn describió en detalle cómo, después de escuchar a las víctimas de abuso durante los pasados 20 años o más, había llegado a la conclusión de que el abuso clerical espiritual y sexual —pero sobre todo el abuso del poder clerical— era una “realidad masiva” en la Iglesia Católica.

El cardenal dijo: “No estoy hablando de este tema doloroso como experto, sino como alguien que ha sido confrontado repetidamente con el abuso y que ha aprendido mucho al respecto, pero ciertamente no lo suficiente. Por eso es que, como primer paso, voy a relatar —de manera bastante no sistemática— lo que he aprendido sobre el abuso y luego intentaré resumir lo que se debe hacer al respecto”.

Él ha aprendido que era normal para las víctimas de abuso que tomara décadas hablar sobre el abuso que habían experimentado, ya que la principal preocupación de los perpetradores era asegurarse que callaran “con todos los medios a la mano”. Cuando las víctimas finalmente se sobrepusieron a hablar sobre el abuso, sufrieron un segundo trauma “masivo”, el cual a menudo era peor que el primero, dijo.

Las víctimas de abuso clerical estaban especialmente aterrorizadas de romper su silencio, ya que a menudo los sacerdotes perpetradores les decían que sería un pecado grave revelar el abuso.

Supo de sacerdotes que habían obligado a sus víctimas a jurar frente al tabernáculo que permanecerían en silencio para siempre. “Si alguna vez se lo dices a alguien, irás al infierno”, es literalmente golpearlas, a menudo con fuerza, dijo.

Y es más terrible si el sacerdote delega la culpa en la víctima y, por ejemplo, dice: “Es tu culpa que ahora yo tenga una úlcera estomacal”.

Y, sin embargo, una de las cosas más importantes que había aprendido era lo crucial que era para las víctimas hablar sobre el abuso que habían experimentado “porque de lo contrario nunca podrán ser curadas”, dijo el cardenal.

Había entrado en contacto por primera vez con víctimas de abuso clerical en 1995 después de que su predecesor, el entonces arzobispo de Viena, cardenal Hans Hermann Groër, fuera acusado de abuso sexual, recordó el cardenal.

Había sucedido a Groër y durante los siguientes tres años había escuchado atentamente a las víctimas de Groër. Había sido “devastador descubrir cuán estrechamente relacionado está el abuso sexual clerical con el Sacramento de la Reconciliación y descubrir que a menudo comienza en el confesionario”.

Finalmente llegó a la conclusión de que lo que le dijeron era la verdad y les aseguró que les creía. En marzo de ese año (1998) él, junto con otros tres obispos austriacos, habían declarado públicamente que habían alcanzado la “certeza moral” de que las acusaciones contra Groër eran “en esencia” correctas.

Se sintieron obligados a declarar esto públicamente, dijeron, ya que el trabajo pastoral de la Iglesia de lo contrario “estaría cargado con la paralizante sospecha de que la reputación de un cardenal es más importante que el bienestar de los jóvenes”.

La declaración de los cuatro obispos había llevado a grandes dificultades con Roma, explicó Schönborn, “pero era necesario hablar públicamente en una situación en la que los eclesiásticos mentían abiertamente sobre lo que había sucedido”.

En Roma, en su visita ad Limina unos meses más tarde (Noviembre de 1998), los obispos austriacos criticaron el manejo de la Iglesia de las acusaciones de abuso sexual contra Groer en su informe para el Papa, pero su compañero obispo austríaco, el difunto Kurt Krenn de Sankt Pölten, un firme defensor de Groer, contradijo públicamente a sus compañeros obispos y les dijo a “los mentirosos que guardaran sus trampas”, recordó Schönborn.

“También experimenté lo mismo durante mi controversia con el Cardenal (Angelo) Sodano (el ex Secretario de Estado de 1991-2006); quien literalmente dijo —a mi cara— ‘¿Víctimas? ¡Eso es lo que Usted dice!’”. Dos meses después, lo llamaron a Roma y, en presencia de Sodano y del Papa Benedicto, tuvo que disculparse con el Papa por criticar a Sodano, recordó.

“Ciertas personas en el Vaticano mintieron”, dijo Schönborn mirando hacia atrás a lo que había sucedido. Habían vilipendiado a las víctimas para proteger a la Iglesia, dijo, “pero se sirve mejor a la Iglesia cuando se revela la verdad. ‘La verdad os hará libres’”, recordó.

Había sido lo mismo a principios de este año, cuando le dijo a Doris Wagner- Reisinger , en una entrevista televisada, que le creía cuando ella dijo que había sido violada por un sacerdote cuando era miembro de “The Work”, dijo Schönborn.

Una vez más había sido muy criticado por decir que le creía. Eclesiásticos de alto rango lo habían acusado de creer en víctimas de abuso sin poder probar si el abuso realmente había tenido lugar, dijo Schönborn. Era plenamente consciente de que la fabricación por parte de las víctimas era posible.

“Sin embargo, cuando insisto en que creo en una víctima, estoy hablando diagnósticamente por así decirlo. Una conversación con una víctima de abuso no es un procedimiento legal”. Luego, el cardenal siguió en rastrear la pista de cómo, en su opinión, se producía el abuso sexual clerical.

“Benedicto XVI intentó un diagnóstico que no deseo criticar, pero simplemente quiero corregir citando algunas cifras. Benedicto opina que el abuso sexual clerical tiene su origen en el Movimiento de 1968. Las cifras para Austria muestran una imagen totalmente diferente”, dijo Schönborn.

En Austria, el 60% de los casos de abusos sexuales cometidos por clérigos se cometieron entre 1940 y 1969. El número se redujo al 27% entre 1970-79 y desde el año 2000 fue solo el 0,9%.

Que la mayoría de los casos se hubiera presentado antes del concilio era ciertamente “algo para pensar”, dijo. Una razón para esto había sido que la Iglesia preconciliar había sido un sistema cerrado. “En los sistemas cerrados, el abuso ocurre con mucha más frecuencia que en los abiertos”.

Con sus iglesias llenas y su vida religiosa intensa, la Iglesia preconciliar había sido fascinante, recordó el cardenal, “pero la autoridad que tenían los sacerdotes estaba sobreinflada en un grado poco saludable” y, por lo tanto, fue “obviamente” mucho más fácil que el abuso de poder y el abuso sexual se difundiera.

Ahora ha sido demostrado estadísticamente que los internados facilitaron el abuso de menores. “El abuso ha ocurrido con mucha menos frecuencia ahora que ya no tenemos internados en Austria”, dijo Schönborn.

Fue “tanto desgarrador como confuso” que tantos fundadores de nuevos movimientos hubieran resultado ser abusadores sexuales clericales, dijo y preguntó: “¿Cuáles son las raíces de este abuso por parte de líderes de la iglesia?”

Una vez más, muchos de los movimientos fueron “instituciones cerradas”, lo cual facilitó el abuso, señaló. Para él, su predecesor el cardenal Groër, el difunto Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, el difunto padre dominico Marie-Dominique Philippe, fundador de la Comunidad de San Juan, Gérard Criossant, fundador de la Comunidad de las Bienaventuranzas y el sacerdote chileno, el P. Fernando Karadima habían sido ejemplos de “personalidades de gurú” que habían influido en la formación espiritual y en las carreras de docenas de sacerdotes y de varios obispos.

Cuando escuchó por primera vez del abuso del padre Marie-Dominique Philippe, se había preguntado una y otra vez cómo era posible, ya que había tenido una habitación junto a él en Friburgo durante meses, dijo Schönborn. Había experimentado personalmente el caso Karadima en una visita a Chile.

Había sido uno de los casos de abuso más “dramáticos” a sus ojos, ya que había dividido profundamente al clero chileno y había sumido a la Iglesia chilena en un abismo.

Con respecto a líderes religiosos carismáticos, era importante tener en cuenta los siguientes cuatro puntos de referencia que eran señales de alarma: primero, los fundadores que se consideraban perfectos y se comportaban como gurús; segundo, lealtad exclusiva al fundador o líder; tercero, los fundadores que amenazaban a los miembros con retirarles su afecto o amor; y cuarto, y “lo más peligroso de todo” a sus ojos, cuando la comunidad se dividía en aquellos que eran seguidores del fundador y aquellos que no.

“Si estás ‘dentro’, aceptas casi todo, incluso el abuso, solo para pertenecer”, dijo el cardenal.

En 2010, el año en que, según sus propias palabras, un "tsunami" de abuso se extendió por la Iglesia en los países de habla alemana, decidió que la Iglesia austríaca seguiría el camino de la verdad.

Se había establecido una comisión estatal completamente independiente de la Iglesia para investigar los casos de abuso y compensar a las víctimas.

Desde entonces, la Iglesia austriaca ha recibido muchos elogios por la forma en que estaba lidiando con el abuso clerical y fue uno de los cuatro países que se presentaron como modelos a seguir en la Reunión sobre la Protección de Menores en la Iglesia en el Vaticano en Febrero de este año, recordó Schönborn. “Cada crisis crea oportunidades para la purificación y eso solo puede lograrse a través de la verdad”, concluyó.