Thursday, November 14, 2019

Obispo que investigó abusos sexuales es acusado de abuso


Información de agencia Associated Press, Nov-13-2019.

Un obispo nombrado por el papa Francisco para investigar la respuesta de la Iglesia Católica al abuso sexual por el clero en Buffalo, Nueva York, está acusado ahora de abuso sexual de un menor, le informó a la iglesia esta semana un abogado de la presunta víctima.

El abogado les informó a funcionarios católicos en Nueva Jersey que está preparando una demanda a nombre de su representado en la que éste dice que fue abusado por el ahora obispo de Brooklyn Nicholas DiMarzio a mediados de los setenta, cuando DiMarzio era un cura de parroquia en Jersey City.

DiMarzio dijo que la acusación es falsa.

“Me acabo de enterar de la acusación”, dijo el obispo en una declaración el martes a The Associated Press. “En mis 50 años de ministerio, nunca he cometido conducta ilegal ni inapropiada y niego enfáticamente esta acusación. Estoy confiado de que seré completamente vindicado”.

En una carta enviada el lunes a archidiócesis de Newark, Nueva Jersey, el abogado Mitchell Garabedian relata que Mark Matzek, de 56 años, dice que fue abusado sexualmente en reiteradas ocasiones por DiMarzio y otro sacerdote, el difunto reverendo Albert Mark, cuando era monaguillo en la iglesia St. Nicholas y estudiante en la Escuela St. Nicholas.

El mes pasado, el papa Francisco nombró a DiMarzio para que investigase la diócesis de Buffalo, donde el obispo Joseph Malone ha sido criticado por su manejo de un escándalo de abuso sexual que ha sacudido la diócesis y motivado llamados a su renuncia.

“La investigación de la diócesis de Buffalo por el obispo DiMarzio está mancillada por esas acusaciones”, dijo Garabedian en una entrevista con la AP. “Tiene que haber un investigador realmente neutral para determinar si el obispo Malone debe renunciar” y añadió que la investigación debe ser encabezada por una agencia del orden.

Adriana Rodriguez, secretaria de prensa de la diócesis de Brooklyn, dijo que DiMarzio completó su informe sobre la diócesis de Buffalo y se lo presentó al Vaticano. DiMarzio y Malone están en Roma para una visita programada de los obispos de Nueva York a la Santa Sede.

Garabedian dijo que la notificación que le envió a la archidiócesis de Newark describe las acusaciones de Matzek y el daño que éste presuntamente sufrió, al tiempo que demanda 20 millones de dólares en compensación.

Maria Margiotta, portavoz de la archidiócesis, dijo que recibió la carta de Garabedian y reportó las acusaciones a las agencias del orden.

Garabedian le dijo a la AP que planea presentar la demanda a nombre de Matzek el mes próximo, después que Nueva Jersey abra un período de dos años en el que víctimas de abuso sexual podrán presentar demandas sin importar el estatuto de limitaciones, que usualmente prescribe el período de tiempo en el que una presunta víctima puede presentar una demanda.

DiMarzio completó su examen de la diócesis de Buffalo, conocido como “visita apostólica”, el mes pasado. Dice que hizo tres viajes a la diócesis en siete días y entrevistó a casi 80 clérigos y feligreses.

Esta es una traducción al español de la carta (foto) que Mons. DiMarzio publicó ayer inmediatamente después de la historia de Associated Press, proporcionada por Nuestra Voz, organo informativo de la arquidiócesis de New York.

Queridos hermanos y hermanas en el Señor:

Associated Press (AP) ha publicado hoy una historia acusándome de abuso sexual en la década de 1970, mientras yo era sacerdote en la parroquia de San Nicolás en Jersey City.

Esta fue mi declaración al reportero de AP: “Acabo de enterarme de esta acusación. En mi ministerio de casi 50 años como sacerdote, nunca he tenido un comportamiento ilegal o inapropiado y niego categóricamente esta acusación. Estoy seguro de que seré plenamente reivindicado”.

Ahora vendrá un proceso legal en el que me defenderé vigorosamente contra esta falsa acusación, y estoy seguro de que seré completamente exonerado.

El abuso sexual es un crimen despreciable y desde que llegué a la diócesis en 2003 he trabajado y continuaré trabajando incansablemente para eliminar el abuso sexual de nuestra diócesis en Brooklyn y Queens. La Diócesis de Brooklyn ha creado entornos seguros a través de la capacitación de concientización sobre abuso sexual para todos los niños y adultos con los que trabajamos. Realizamos verificaciones de antecedentes continuas de quienes trabajan con niños. Hemos creado un Ministerio de Asistencia a las Víctimas que brinda asesoramiento y terapia independientes a las víctimas y sobrevivientes y brinda amplia asistencia para ayudarlas con el proceso de curación. Nuestra Misa de Esperanza y Sanación continúa celebrándose anualmente para que, como diócesis, podamos rezar juntos y solidarizarnos con las víctimas y sobrevivientes y todos aquellos afectados por el abuso sexual en nuestra Iglesia mientras buscan sanar.

Los días que se avecinan pueden ser duros para nosotros como diócesis mientras me defiendo de esta falsa acusación. En estos momentos difíciles, rezaré por nuestra diócesis y les ruego a ustedes que me recuerden en sus oraciones.

Sinceramente en Cristo,

Nicholas DiMarzio, Ph.D., D.D.
Obispo de Brooklyn

Nombrado nuevo Prefecto de la Secretaría de Economía, i.e., el reemplazo del card. Pell

Información del boletín diario de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Nov-14-2019.

Nombramiento del Prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede

El Santo Padre ha nombrado Prefecto de la Secretaría de Economía al Rev. Juan Antonio Guerrero Alves, S.I., Consejero General de la Compañía de Jesús.

Al informar del nombramiento, Vatican News incluye declaraciones del nombrado.

El Santo Padre Francisco ha nombrado al padre Juan Antonio Guerrero como Prefecto de la Secretaría para la Economía de la Santa Sede. Actualmente, el jesuita español de 60 años, además de Consejero General, es el Delegado del Padre General de la Compañía de Jesús para las casas y obras interprovinciales Romanas.

“Como jesuita es una alegría recibir una misión directamente del Papa. Es un modo privilegiado de realizar mi vocación” ha dicho el padre Guerrero. “La obediencia que profeso me ha llevado siempre por caminos inesperados, ha ido sacando de mí lo que yo nunca habría osado intentar y estoy agradecido. La obediencia es, para mí, un lugar privilegiado de encuentro con el Señor”.

Como Delegado del Padre General para las casas y obras interprovinciales Romanas es Superior Mayor de 360 jesuitas procedentes de 69 provincias de todo el mundo, 150 de los cuales están en formación, y 210 que desempeñan su misión en las siguientes instituciones: Pontificia Universidad Gregoriana, Pontificio Instituto Bíblico, Pontificio Instituto Oriental, Specola Vaticana, Civiltà Cattolica, Centro Aletti, Collegio Russicum, Collegio Bellarmino, Collegio del Gesù, Dicasterio para la Comunicación (Radio Vaticana) y otros dicasterios de la Santa Sede. El padre Guerrero ha trabajado en el proyecto de integración de las tres instituciones académicas confiadas a los jesuitas por la Santa Sede en Roma (Gregoriana, Bíblico y Oriental), proceso que deja iniciado. También ha desempeñado otras misiones de gobierno; además de la actual, fue provincial de la Provincia de Castilla, con más de 600 jesuitas y un buen número de obras. Tuvo que administrar recursos escasos con sentido evangélico y contribuir en el proceso de integración y reorganización de las provincias jesuíticas españolas.

“‘Sorpresa’ fue la palabra usada cuando me llamaron desde Mozambique a Roma para ser delegado del Padre General. Para este nuevo servicio debería buscar otra palabra, porque no entraba en modo alguno en mi ámbito de posibilidades. Ha sido algo absolutamente inesperado. Al comienzo me asustó y me tuvo varios días aturdido. Pero lo acojo con humildad, con confianza en el Señor y en el equipo que ya lleva adelante el trabajo de la Secretaría para la Economía. Por mi parte, colaboraré al servicio de esta misión con lo mejor de mí”.

El Padre Guerrero nació en Mérida, España, en 1959. Estudió con salesianos y jesuitas. Durante la universidad vivió en un Colegio Mayor de Claretianos. Entró en la Compañía de Jesús a los 20 años. Ha estudiado en España, Brasil, Francia y Estados Unidos. Se licenció en Economía (1986), Filosofía (1993) y Teología (1994). Entre 1994 y 2003 fue profesor de Filosofía Social y Política en la Universidad Pontificia de Comillas, al tiempo que trabajaba en su doctorado en Filosofía Política, que interrumpió cuando le nombraron maestro de novicios de España. Desempeñó esta misión cinco años y a continuación (2008) fue nombrado Provincial de la Provincia de Castilla en España. Después de seis años, en 2014, fue destinado a Mozambique donde ejerció como ecónomo y coordinador de proyectos. También acompañó Ejercicios Espirituales, dio cursos de filosofía y colaboró en la construcción de un colegio que acabó dirigiendo. Antes de cumplir tres años en Mozambique, en 2017, fue llamado a Roma a la misión que actualmente desempeña, Consejero General y Delegado del Padre General para las obras y casas confiadas por la Santa Sede, en Roma.

El padre Guerrero habla italiano, inglés, francés, portugués y español.

“Personalmente, parece que cambia todo en mi vida y en realidad no cambia casi nada. Al final siempre hacemos lo mismo: ‘una cosa sola’, tratar de estar con el Señor, agradeciendo tanto bien recibido y poniendo todo lo que somos y tenemos a su servicio y al de su Iglesia. Obviamente, soy una persona que viene de fuera de la Curia Vaticana y que entra en un mundo nuevo. Necesitaré un tiempo de adaptación y aprendizaje, de conocer y familiarizarme con las personas, con los procedimientos, con las relaciones con otros dicasterios, etc. Y lo haré entregándome plenamente a la tarea que se me encomienda”.

El Superior General de la Compañía de Jesús, padre Arturo Sosa, manifestó la alegría de la Compañía de Jesús y su disponibilidad para el servicio al Santo Padre y a la Santa Sede. “Cuando la petición del Santo Padre me llegó, la acogí con apertura y disponibilidad”, afirmó. El padre Sosa pidió a Su Santidad que este nombramiento no llevase asociado el episcopado, de modo que el padre Guerrero pueda volver al acabar su servicio a su vida normal de jesuita.

“Agradezco al Santo Padre que me permita realizar esta misión como jesuita, para poder seguir siéndolo cuando termine este servicio”, dice el padre Juan Antonio Guerrero. “Para asumir esta tarea me ayuda saberme Cuerpo de Cristo, en el que hay otras personas, miembros, que se dedican al sostenimiento espiritual y de la fe de las personas y comunidades, o están presentes en las brechas y heridas de esta humanidad, intentando construir puentes y curar, de modo que colaboren de modo más explícito y visible con la Misión de Cristo, con la que todos colaboramos”.

Además expresó: “Deseo ya conocer y comenzar a trabajar con el equipo de la Secretaría para la Economía de la Santa Sede, familiarizarme con los criterios establecidos por el consejo para la Economía y colaborar en llevar adelante los deseos de su Santidad para esta Secretaría. Espero poder contribuir a la transparencia económica de la Santa Sede y a hacer un uso eficiente de los bienes y recursos que están al servicio de la importante misión evangelizadora de la Iglesia”.

El padre Guerrero comenzará su cargo en enero de 2020.

¿Dijeron que el nombrado es jesuita?