Tuesday, December 03, 2019

#sínodoamazónico Francisco cambiaría el Código de Derecho Canónico para que el Sínodo no sea consultivo sino deliberativo. ¡Lo sugiere su canonista de confianza!


Lo de ‘sugerir’ lo tenemos que decir simplemente porque no hay certeza objetiva, pero que lo diga quien lo dice y sea publicado en donde ha sido publicado, es casi una prenda de certeza moral que el cambio se dará.

Hacemos referencia a un artículo firmado por el card. Francesco Coccopalmerio, por motivos de edad recientemente convertido en Prefecto emérito del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, hombre de máxima confianza de Francisco, quien escribe un artículo titulado “¿Del consultivo al deliberativo?”, publicado en la edición diaria en italiano de L'Osservatore Romano, Dic-04-2019, pág. 6. El meollo del asunto es que el reciente Sínodo para la Amazonía compele un cambio en el Código de Derecho Canónico. La parte medular (nuestra traducción):

Permítaseme una breve nota para comprender mejor la precisión del Código. En la estructura del consultivo, o de la actividad consultiva, o del voto consultivo, hay dos temas en juego y, por lo tanto, en relación, uno llamado consultivo y el otro llamado deliberativo. El consultivo es el que aconseja al sujeto deliberante y, por lo tanto, sugiere lo que debe preferiblemente hacerse. El sujeto deliberante es el que recibe el consejo del sujeto consultivo y luego tomar una decisión sobre lo que debe hacerse. En el caso particular del consultivo eclesial, el sujeto consultivo son los fieles, el sujeto deliberante es el pastor: los fieles dan consejos, el pastor toma las decisiones.

Pero los textos del Sínodo, como acabamos de señalar, afirman repetidamente que los fieles junto con el pastor toman las decisiones.

Y, entonces si, obviamente, los textos sinodales se expresan de una manera no técnica, es decir, no son precisos con respecto al lenguaje canónico, debe sin embargo constatar que los textos mismos y la especificación del Código están en desacuerdo, es decir, se encuentran en patente contraste: también los fieles junto con el pastor toman las decisiones. Bueno, por la razón de que, como es obvio, tomar decisiones significa deliberar, luego afirmar, con respecto a los fieles, quienes no solo asesoran a los pastores, sino también con los pastores toman decisiones, significa pasar, en relación a los fieles, del consultivo al deliberativo. Del consultivo del Código [de Derecho Canónico] al deliberativo del Sínodo.

La completa diferencia conceptual está ante los ojos.

¿Qué puede pasar entonces? Si el Papa acepta los consejos ofrecidos por el Sínodo, ¿cambiará la normatividad del Código [de Derecho Canónico]?

Lo creo ciertamente posible, sin embargo con algunas precisiones, que formulo respondiendo a una objeción que surge, de manera completamente espontánea, de la conciencia del canonista: ¿es posible operar una transición del del sínodo del Código [de Derecho Canónico] del consultivo al deliberativo, eso es legítimo, especialmente considerando la estructura de la iglesia?

Ya lo saben y están notificados, el pasado Sínodo para la Amazonía se llevó a cabo también con el objetivo de forzar un cambio en el Código de Derecho Canónico para que de ahora en adelante las asambleas del Sínodo de los Obispos sean deliberativas y no meramente consultivas.

Por nuestra parte debemos admitir que este objetivo concreto no lo vimos venir. ¡Qué astucia!