Thursday, December 05, 2019

Obispo de Rochester fue quien pidió al Vaticano retrasar la beatificación de Fulton Sheen


Como era apenas obvio para una ciudad pequeña, el anuncio de que el Vaticano ordenó posponer la beatificación de Fulton Sheen ocupa la atención de sus habitantes, aunque no sean católicos. Tal lo denota la primera página del periódico local Peoria Journal Star, Dic-05-2019, el cual dedica su historia principal al artículo que traduciremos, como también a una columna de opinión sobre el asunto (ver foto).

La versión del artículo que traducimos es la aparecida ayer en su sitio web (con algunas adaptaciones).

El obispo de Rochester presionó al Vaticano para retrasar la beatificación de Fulton Sheen, dice la Diócesis de Peoria

por Phil Luciano
de the Journal Star


La beatificación de Fulton Sheen se retrasó a pedido del obispo en Rochester, Nueva York, dice la Diócesis de Peoria.

Hasta el Miércoles por la noche, la Diócesis de Peoria había sido cautelosa en discutir la decisión del Lunes del Vaticano de posponer indefinidamente la ceremonia del 21 de Diciembre, un raro obstáculo en esta etapa del proceso de beatificación, un paso por debajo de la santidad. Sin embargo, Monseñor James Kruse, un engranaje clave en la campaña de santidad para Sheen de la diócesis de Peoria, decidió hablar después de otro informe de Catholic News Agency el cual, dijo Kruse, sugirió que Sheen no actuó de manera apropiada con respecto a un clérigo acusado de inmoralidades sexuales.

El informe del miércoles —el cual Catholic News Agency revisó más tarde— para incluir la defensa de Kruse de Sheen, alegaba que Sheen, obispo en Rochester de 1966 a 1969, permitió que un sacerdote acusado de abuso sexual guiara una parroquia de Rochester. Kruse dijo que “meses y meses y meses atrás”, la Diócesis de Rochester había denunciado esa acusación ante la Diócesis de Peoria y el Vaticano, lo cual las dos limpiaron a Sheen luego de largas y separadas investigaciones.

“Sheen no actuó de manera inapropiada”, dijo Kruse a The Journal Star.

El desarrollo de Rochester agrega una nueva capa de drama a un asunto espiritual que ya se ha visto afectado por una notable batalla política. Durante años, la Arquidiócesis de Nueva York intentó evitar que la Diócesis de Peoria trasladara los restos de Sheen de Nueva York a Peoria, un paso necesario en el proceso de santidad. La Arquidiócesis afirmó que estaba defendiendo los deseos de entierro de Sheen, pero la Diócesis acusó a Nueva York de [tener una actitud de] “las uvas están agrias”.

El verano pasado, después de una orden de una corte de Nueva York, los restos fueron trasladados a Peoria. Días después, el Vaticano aprobó un milagro de Sheen, allanando el camino para la beatificación. En Noviembre, la diócesis de Peoria anunció que el Vaticano había establecido la beatificación para el 21 de Diciembre.

Pero aparentemente justo después del anuncio de Noviembre, el obispo Salvatore Matano de Rochester envió una carta al Vaticano advirtiendo que Sheen podría ser nombrado de alguna forma en medio de investigaciones derivadas de más de 70 demandas por abuso sexual presentadas contra la Diócesis de Rochester. El Vaticano, sin comentarios, emitió esta semana el aplazamiento.

Kruse dice que el núcleo de la carta de Rochester involucra a un sacerdote, Gerald Guli, que sirvió en Rochester a principios de la década de 1960. Antes de la llegada de Sheen allí, Guli fue acusado de abuso sexual y luego reasignado a una parroquia en Virginia Occidental.