Monday, August 19, 2019

Organizadores de primera misa satánica en Canadá la consideran un éxito


Este es un artículo de Ottawa Matters.com, Ago-18-2019. Traducción de Secretum Meum Mihi.

La libertad religiosa aclamada mientras la “misa negra” del Templo Satánico de Ottawa atrae a grandes multitudes

La misa negra fue el primer evento de su tipo en Ottawa

por: Connor Fraser


La primera misa negra satánica de Ottawa se encontró con cientos de manifestantes, pero un miembro del Templo Satánico todavía lo llama un gran éxito.

La misa, realizada por el Templo Satánico de Ottawa, tuvo lugar en The Koven, un bar de heavy metal ubicado en la Murray Street en el centro de la ciudad. El evento fue una función privada disponible solo para aproximadamente 50 poseedores de boletos de todo el país y Estados Unidos.

Justo al lado y al otro lado de la calle de The Koven se sentaron los manifestantes expresando sus opiniones sobre la misa negra.

Uno de los manifestantes era Dorre Love, un predicador del Ministerio Perdón de Cristo, quien viajó desde Toronto para participa en la protesta.

“Es una especie de momento histórico”, dijo Love. “Es la primera misa negra y creo que los participantes están engañados, están perdidos. Todo lo que estamos haciendo aquí afuera es hacer es darles contraste. Si quieren elegir a Satanás, también pueden elegir a Jesús”.

Love dijo que si él cree que la gente va a perecer, debe hacer todo lo que esté en su poder para evitar que eso suceda.

“Creo que no es amoroso saber lo que sé sobre Dios y sobre lo que Dios dice y no advertir a la gente”, dijo Love. “Solo les estoy dando la opción de aceptar la verdadera luz para que puedan tener paz, amor y seguridad como los tengo Yo en Cristo”.

Del otro lado estaban los que asistieron a la misa negra. Entre ellos estaba el miembro del Templo Satánico de Ottawa, Nicholas Marc.

“El sentido general de hoy, aquellos de nosotros que organizamos esto y participamos estamos muy emocionados”, dijo Marc. “Esto es algo por lo que muchas personas nos han escrito y nos han agradecido hacer, algo que han estado esperando mucho tiempo para experimentar”.

En cuanto a las protestas, Marc dice que no tiene ningún problema con aquellos dispuestos a expresar su opinión contra la misa negra.

“Creo que si la Iglesia Católica quiere protestar, está dentro de su derecho”, dijo Marc. “Pueden ejercerla bajo su libertad religiosa, por la cual todos estamos”.

Marc afirmó que la misa negra no era una reacción al Catolicismo y que era un evento para proporcionar las oportunidades de autoidentificación que cualquier otra religión proporcionaría.

En cuanto al lugar, el Templo Satánico de Ottawa encontró que The Koven era un lugar adecuado para albergar su misa negra.

“The Koven está muy bien establecido en la participación comunitaria”, dijo Marc. “The Koven está dirigido por un individuo que vino a este país para escapar de un gobierno teocrático y que ahora es ciudadano canadiense y lee el beneficio de la libertad religiosa y la pluralidad. Parecía una buena elección.

“Incluso si no fuera una misa negra, quería que fuera un lugar donde yo supiera que cualquiera podría ir allí”, dijo Marc. “que cualquiera pudiera ser aceptado y cualquiera pudiera ser bienvenido y The Koven es ese tipo de lugar”.

El propietario de The Koven, que decidió no ser identificado, decidió ayudar a organizar el evento por a su apoyo a la libertad de expresión. “Creo que cualquier persona en cualquier grupo de la sociedad debería tener una plataforma para expresarse”, dijo. “No pudieron encontrar ningún otro lugar que los albergara”.

El propietario también señaló que estaba feliz de ver la participación en el evento, entre los que asistieron y los que protestaron. “Es bueno tratar de tener buenas conversaciones informándose mutuamente sobre la fe del otro”, dijo. “Me alegra que la gente haya salido de ambos lados, pero quiero decir que no hay lados, para ser honestos todos somos seres humanos, solo hay un conflicto de intereses, un conflicto de religiones”.

Al final del evento de cuatro horas, Marc consideró que la misa fue exitosa.

“Fue maravilloso”, dijo Marc. Tuvimos una multitud con entradas agotadas. Lamentablemente no pudimos dejar entrar a todos los que se presentaron, pero la respuesta fue abrumadora. Lo hicimos”.