Saturday, January 12, 2019

“Cínica real(Papa)politik”, columna de opinión en Il Foglio


La columna la firma Matteo Matzuzzi y fue publicada en Il Foglio, Ene-12-2019, primera página. Traducción de Secretum Meum Mihi.

Cínica real(Papa)politik

Los obispos venezolanos definieron a Maduro “ilegítimo”. Pero el Vaticano participa en la fiesta de posesión

Roma. “La pretensión de iniciar un nuevo período presidencial el 10 de enero [por parte de Nicolás Madura, ndr] es ilegítima por su origen, y abre una puerta al desconocimiento del Gobierno porque carece de sustento democrático en la justicia y en el derecho”, escribieron los obispos venezolanos reunidos en asamblea plenaria el pasado 9 de enero. Al día siguiente, mientras gran parte de los embajadores europeos desertaron de la enésima ceremonia de instalación del delfín de Hugo Chávez, bien visible era la figura de Msgr. George Koovakod, encargado de negocios de la Santa Sede. A Maduro no le parecía verdad, estaba casi conmovido: aislado de los vecinos latinoamericanos y con el pueblo contrario, cada vez más abroquelado en su fortaleza como solo pueden hacer los déspotas, inmediatamente agradeció a Monseñor su presencia “valerosa”. Otra medalla para colgarse en el pecho, frente a sacerdotes maltratados o amenazados de muerte —“Muerte a los curas”, escribieron en el costado de alguna iglesia venezolana —con obispos obligados a descender del altar para dar lugar a las arengas de los colectivos del régimen y protegidos solo por los heroicos fieles, que tal vez pueden renunciar al pan pero no a la misa, incluso si —como Mons. Manuel Felipe Díaz Sánchez, obispo de Calabozo, “ya no tenemos más las biblias”. La Santa Sede ha querido participar en el laico rito, porque —es cierto— nunca ha roto relaciones con ningún estado. Deja siempre una puerta abierta, y haber enviado a un funcionario de bajo nivel es una manera de indicar el propio “disgusto” por lo que está sucediendo en el país, dijo una fuente a la Nación, un diario de Buenos Aires muy bien informado sobre todo lo que gira en torno al Papa. Lo cual es comprensible: dialogar lo más posible, siempre, para buscar mejorar la situación. Está en la naturaleza misma de la Iglesia. Esto es lo que se ha visto con China, incluso antes con Vietnam. Este caso, sin embargo, es diferente: la realpolitik vaticana —desde hace algunos meses, el Sustituto es Mons. Edgar Peña Parra, venezolano— rechazó de hecho a los obispos locales que solo veinticuatro horas antes llamaron a Maduro "ilegítimo”. ¿Que sea un intento extremo de facilitar la mediación, llevando a las partes de nuevo a la mesa de negociaciones? ¿Una manifestación de la buena voluntad del Vaticano en la búsqueda de un canal eficaz de “negociación” con el régimen? Es posible, incluso si el resultado más inmediato y visible del caso consiste en el posterior debilitamiento de la Conferencia Episcopal, que cada día tiene que lidiar con el guardián de la ideología chavista. (Mateo Matzuzzi)


Entradas Relacionadas: Declaración del portavoz vaticano interino sobre presencia de representante de la Santa Sede en posesión del dictador Nicolás Maduro.