Saturday, February 17, 2018

Juan Carlos Cruz: Monseñor Scicluna lloró conmigo cuando le contaba cosas


Información de Radio Cooperativa, Feb-17-2018.

Juan Carlos Cruz: Monseñor Scicluna lloró conmigo cuando le contaba cosas

■ "Por primera vez siento que nos están oyendo", dijo tras reunirse con el enviado especial del papa.


El periodista Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Fernando Karadima, destacó el encuentro que sostuvo en Estados Unido con el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, enviado especial del papa Francisco para investigar las acusaciones de encubrimiento en contra del obispo de Osorno, Juan Barros, uno de los religiosos más cercano del ex párroco de El Bosque.

Tras la cita, que se extendió por cerca de tres horas y media en una parroquia de Nueva York, Cruz dijo que el enviado especial incluso lloró con él al contarle los abusos que sufrió.

"Fue una reunión larga, emocionalmente difícil, pero estoy muy contento de haber podido hablar con monseñor Scicluna, ellos se portaron increíblemente bien y por primera vez siento que nos están oyendo", dijo el comunicador.

"También lloró conmigo cuando le contaba cosas, sentí su compasión muy grande, que espero que los que van a testificar en Chile sientan lo mismo que he sentido yo con monseñor (Scicluna)", recalcó Cruz.

Este fue el primero de una serie de encuentros del arzobispo de Malta que llegará a Santiago para recoger los testimonios de otras víctimas de Karadima, entre ellos James Hamilton y Juan Andrés Murillo, además de reunirse con organizaciones como los Laicos de Osorno.

¿Francisco recomendando a autor Nueva Era?


Suponga Ud. que un Papa que fume —ha habido varios que lo han hecho, uno contemporáneo es Juan XXIII, en la imagen superior cuando era simplemente el cardenal Roncalli— salga en una ocasión a encomiar su debilidad por el tabaco, su vicio (recuerden que los papas son seres humanos y también pueden tener vicios), y recomendar a cualquiera en particular o a todos en general que fumen. ¿No suena disparatado? Y en caso de que ocurriera no va a salir un salvaje a prescribir que todos nos hagamos adictos al tabaco sólo porque el Papa fuma y lo ha recomendado (aunque en estos tiempos papolátricos uno nunca sabe). Menos mal ello nunca ha ocurrido. De todos modos se desecharía la recomendación, por mucho que venga de un Papa y eso es todo.

Bueno, lo anterior tratándose de la salud física, pero mucho más si vamos a un aspecto más importante de la existencia como lo es el alma. ¿Tomaría Ud. en serio a un Papa que le recomiende leer un autor nocivo para la salud de SU alma? Evidentemente no y, como en el ejemplo de arriba, se desecharía la recomendación. Lo peor, es que infortunadamente este segundo casi sí ocurrió, y ocurrió hace dos días.

Como se dijo en la entrada inmediatamente anterior, la Oficina de Prensa ha dado a conocer hoy el contenido del encuentro cuaresmal de Francisco con el clero romano (en teoria son los párrocos, pero también participaron sacerdotes que no lo son), y ha sido en esa ocasión en la que ha hecho esta particular recomendación, refiriéndose a los sacerdotes de entre cuarenta y cincuenta años (nuestra traducción).

Eh, le démon de midi! El demonio del mediodía... Nosotros en Argentina lo llamamos “el cuarentazo”. A los cuarenta, entre cuarenta y cincuenta, te viene esto... Es una realidad. Algunos he sentido que lo llaman “ahora o nunca más”. Se vuelve a pensar todo y [se dice] “o es ahora o nunca”. Hay dos escritos que yo conozco —hay tantos bellos, de los Padres del desierto, en la Filocalia encontraran muchas cosas sobre esto—: hay un libro moderno, muy cercano a nosotros, también en diálogo con la psicología, de ese monje psicólogo austriaco, Anselm Grün, La crisis de la mitad de la vida, esto puede ayudar.

¿Cómo es que en el mismo contexto se intente tan fácil pasar de un clásico como Filocalia a un autor nueva era?, ¡vaya Ud. a saber!...

¡Ah!, el título del libraco ese está mal citado, pero no vamos a hacer la corrección, el que quiera y esté interesado que haga la averiguación.

Paulo VI será proclamado Santo en 2018


Información de Vatican News, Feb-17-2018.

El Papa anuncia que Pablo VI será proclamado Santo en 2018

El Santo Padre lo anunció durante su encuentro con los párrocos de Roma aunque aún no se ha establecido la fecha de este gran acontecimiento de la Iglesia Universal

Ciudad del Vaticano


Durante su discurso en el encuentro con los párrocos de Roma que tuvo lugar el jueves 15 de febrero en la Basílica de san Juan de Letrán, el Papa anunció que el Beato Pablo VI será canonizado en 2018. Una gran noticia que que no se ha conocido hasta hoy, fecha en la que la Oficina de Prensa de la Santa Sede la ha hecho público.

"Hay dos obispos de Roma (recientes) ya santos (Juan XXIII y Juan Pablo II). Pablo VI será santo este año. Uno está con la causa de beatificación en curso, Juan Pablo I; su causa está abierta”, dijo Francisco y añadió bromenado: “Y Benedicto y yo, estamos en lista de espera: recen por nosotros".

Pablo VI: apóstol incansable de Cristo

Pablo VI, cuyo nombre era Giovanni Battista Montini, ejerció su pontificado entre los años 1963 y 1978 y es recordado por ser el Pontífice que llevó a término el Concilio Vaticano II que había comenzado su predecesor Juan XXIII.
En 1967 creó cardenal a Karol Wojtyla y diez años más tarde a Joseph Ratzinger. Ambos serían luego sus sucesores Juan Pablo II y Benedicto XVI.

El Papa Francisco proclamó beato a Pablo VI en octubre de 2014, definiéndolo en su homilía como “un gran Papa, apóstol incansable, valiente en su humilde y profético testimonios de amor a Cristo y a su Iglesia”.

Se trata de un gran acontecimiento para la Iglesia Universal, para el cual aún no se ha establecido una fecha oficial.

Comunicado de la Pontificia Comisión para la Tutela de Menores en el que se confirma al Card. O'Malley como presidente y se nombran 16 miembros

Información del boletín diario de la Oficina de Prensa, Feb-17-2018.

Comunicado de la Pontificia Comisión para la Tutela de Menores. 17.02.2018

PAPA FRANCISCO NOMBRA LOS COMISARIOS

El Papa Francisco ha confirmado al Cardenal Seán O'Malley, OFM Cap., como Presidente de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores (CPPM) y ha nombrado en este órgano consultivo a dieciséis (16) miembros, nueve de los cuales son nuevos.

Los nuevos Comisarios son: Prof. Benyam Dawit Mezmur (Etiopía); Hna. Arina Gonsalves, RJM (India); On. Neville Owen (Australia); Sra. Sinalelea Fe’ao (Tonga); Prof. Myriam Wijlens (Países Bajos); Prof. Ernesto Caffo (Italia); Hna. Jane Bertelsen, FMDM (Reino Unido); Sra. Teresa Kettelkamp (Estados Unidos); Sr. Nelson Giovanelli Rosendo dos Santos (Brasil).

Los siete miembros reconfirmados son: Dr. Gabriel Dy-Liacco (Filipinas); S.E. Mons. Luis Manuel Alí Herrera (Colombia); P. Hans Zollner, SJ (Alemania); Prof. Hanna Suchocka (Polonia); Hna. Kayula Lesa, RSC (Zambia); Hna. Hermenegild Makoro, CPS (Sudáfrica); Mons. Robert Oliver (Estados Unidos).

El Cardenal O'Malley ha declarado:"Nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, ha mostrado mucha consideración y oración al nombrar a estos miembros. Los comisarios recién nombrados añadirán una perspectiva global a la protección de los menores y adultos vulnerables. El Santo Padre ha asegurado la continuidad del trabajo de nuestra Comisión, que consiste en ayudar a las Iglesias locales de todo el mundo en sus esfuerzos por proteger a todos los niños, jóvenes y adultos vulnerables de posibles daños.”

El Santo Padre ha elegido a estos ocho hombres y ocho mujeres en el campo multidisciplinario de los expertos internacionales en la protección de menores y adultos vulnerables contra el delito de abuso sexual. Representantes de diversos nuevos países ofrecerán su sabiduría y experiencia a la Comisión, reflejando el abrazo global de la Iglesia y el desafío de crear estructuras de protección en diferentes contextos culturales.

Hay víctimas/supervivientes del abuso sexual clerical entre los miembros anunciados hoy. Desde que se fundó la Comisión, personas que han sufrido abusos y padres de víctimas/supervivientes han estado entre sus miembros. Como siempre ha sido práctica de esta Comisión, la CPPM apoya el derecho de toda persona que haya sufrido abusos a revelar o no revelar públicamente sus experiencias. Los miembros nombrados hoy han decidido no hacerlo públicamente, sino sólo dentro de la Comisión. La CPPM cree firmemente que su privacidad es un valor que debe respetarse.

ESCUCHAR A LAS PERSONAS QUE HAN SIDO VÍCTIMAS DE ABUSOS: LA IGLESIA NECESITA ESCUCHAR SUS VOCES

Tal como decidieron los miembros fundadores en la Asamblea Plenaria de septiembre de 2017, los nuevos miembros y el personal de la CPPM comenzarán su nuevo mandato escuchando y aprendiendo de las personas que han sido abusadas, de sus familiares y de aquellos que los apoyan. El enfoque de "primero las víctimas/supervivientes" sigue siendo fundamental para todas las políticas y programas educativos de la Comisión. La CPPM quiere escuchar directamente las voces de las víctimas/sobrevivientes, para que el consejo ofrecido al Santo Padre esté realmente impregnado de su sabiduría y experiencias.

La sesión de apertura de la Asamblea Plenaria de abril comenzará con una reunión privada con varias personas que han sufrido abusos. Luego, los miembros debatirán diversas propuestas para promover un diálogo permanente con las víctimas/supervivientes de todo el mundo. Se celebraron consultas durante varios meses con el fin de establecer un "Grupo Consultivo Internacional de Supervivientes" (ISAP), una nueva estructura definida por las voces de las víctimas/supervivientes y basada en la experiencia del Survivor Advisory Panel de la Comisión Nacional Católica para la Protección en Inglaterra y Gales.

La Baronesa Hollins, miembro fundador de la Comisión, presidió el grupo de trabajo para investigar y desarrollar una propuesta sobre ISAP y guiará la presentación en las sesiones plenarias de abril. Los objetivos de este grupo incluyen el estudio de la prevención del abuso desde la perspectiva de los sobrevivientes y la proactividad en la sensibilización de la necesidad de atención y reconciliación para cada persona herida por el abuso.

CREAR UNA CULTURA DE PROTECCIÓN: NUESTRO MAYOR DESAFÍO FUTURO

La tarea específica de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores es la de proponer al Santo Padre iniciativas vinculadas a las mejores iniciativas prácticas para proteger a los menores y adultos vulnerables de los delitos de abuso sexual y promover la responsabilidad local en las Iglesias particulares para la protección de todos los niños, jóvenes y adultos vulnerables.

La inculturación de la prevención y protección contra el abuso en la vida y en la acción de las Iglesias locales sigue siendo el objetivo futuro del CPPM y su mayor desafío.

Durante los últimos cuatro años, la CPPM ha trabajado con casi 200 diócesis y comunidades religiosas alrededor del mundo para concientizar y educar a la gente sobre la necesidad de proteger en nuestros hogares, parroquias, escuelas, hospitales y otras instituciones. Los miembros desean dar las gracias a todos los que han acogido este llamado y expresar su gratitud a la Santa Sede por apoyar y alientar estos esfuerzos.

Para obtener más información sobre los miembros actuales y fundadores del CPPM y sobre la labor de la Comisión, visite el sitio web ahora disponible en español, italiano e inglés en:

www.protectionofminors.va

Arzobispo se reúne con un chileno víctima de abusos en NY

Información de agencia AP, Feb-17-2018.

NUEVA YORK (AP) -- Un experto del Vaticano para delitos sexuales se reunirá el sábado en Nueva York con una de las principales víctimas de un escándalo de abusos en Chile que implica a un obispo que el papa Francisco defendió con fervor.

El encuentro entre el arzobispo Charles Scicluna y el denunciante, Juan Carlos Cruz, se celebrará en una iglesia católica en Manhattan.

Scicluna está investigando las acusaciones contra el obispo Juan Barros, un protegido del sacerdote pederasta más conocido de Chile, el padre Fernando Karadima.

Cruz y otras dos personas dijeron que Barros fue testigo de los abusos de Karadima y los ignoró.

Barros ha negado haber visto o tener conocimiento de la situación.

"Jamás tuve conocimiento ni imaginé nunca de aquellos graves abusos que este sacerdote (Karadima) cometía con sus víctimas”, dijo Barros a The Associated Press recientemente.

En 2010, el Vaticano retiró a Karadima de su puesto y lo condenó a una vida de penitencia y oración por sus delitos. Pero Francisco enojó a muchos cuando nombró a Barros obispo de Osorno, Chile, en 2015.

El pontífice vetó una propuesta de la conferencia episcopal chilena para Barros y otros dos obispos formados por Karadima renunciasen y tomasen un año sabático.

Francisco explicó que obvió la recomendación y rechazó la renuncia de Barros en dos ocasiones porque no tenía pruebas de que hubiera actuado mal.

Sin embargo, la AP reportó este mes que Francisco recibió en abril de 2015 una carta de Cruz de ocho páginas en la que se detallaban los abusos y el papel de Barros como testigo y encubridor. Cruz había enviado por correo versiones similares de la carta al papa y a su nuncio en Santiago, pero nunca recibió respuesta.

En la actualidad, Cruz vive y trabaja en Filadelfia. Scicluna tenía previsto hablar con él a través de Skype pero cambió a una entrevista en persona en Nueva York después de que AP reportó que la carta de Cruz había sido entregada en mano al pontífice.

En el texto, escrito en español, Cruz implora a Francisco que lo escuche y cumpla su promesa de "tolerancia cero" ante los abusos sexuales.

Además, describe cómo Karadima besaba a Barros y le tocaba los genitales, y hacía lo mismo con sacerdotes más jóvenes y adolescentes, y cómo los jóvenes sacerdotes y seminaristas peleaban por sentarse junto a Karadima en la mesa para recibir sus muestras de afecto.

“Más difícil y fuerte era cuando estábamos en la habitación de Karadima y Juan Barros, si no se estaba besando con Karadima, veía cuando algunos de nosotros, los menores, éramos tocados por Karadima y nos hacía darle besos diciéndome: ‘Pon tu boca cerca de la mía y saca tu lengua’. Él sacaba la suya y nos besaba con su lengua. Juan Barros era testigo de todo esto y lo fue incontables veces, no solo conmigo sino con otros también”, escribió Cruz.

“Juan Barros ha encubierto todo lo que le cuento”, añadió.

Hace 5 años: Puntualizaciones de un cardenal elector “favorable a una apertura de la Iglesia en un tema irresuelto como el de la prohibición de la comunión para los divorciados vueltos a casar”


Hace cinco años nos encontrabamos en sede vacante, como Uds. recordarán. En aquella insólita circunstancia que vivía la Iglesia existía una verdadera hiperinflación de informaciones relacionadas con el cónclave, la sede vacante, procedimientos, papables, etc, etc, etc. Y de esa fecha es el aparte del artículo que vamos a citar. Se trata de un artículo de la corresponsal en el Vaticano del periódico La Nación de Buenos Aires, Elisabetta Piqué, en el que se intentaba delinear las características del futuro Pontífice y se titulaba “El identikit del próximo papa: pastor, político y manager”. En el artículo se recogían declaraciones de diferentes personajes, pero hay uno que, pasados ahora los años y vistos los acontecimientos, aunque se cita bajo condición de anonimato, es inferible su identidad por la fraseología empleada, por la persona a quien concede las declaraciones, por el medio en el que se publican y, como dice una canción, por muchas cosas más. Este es el pasaje en el que se citan las declaraciones del anónimo personaje.

"El que venga tendrá que asumir ese mensaje y el que hay detrás del gesto histórico del Papa", dijo a LA NACION un cardenal elector que pidió el anonimato.

"Si el próximo no aprovecha las denuncias de corrupción, de divisiones y rivalidades que ha hecho Benedicto XVI mismo, que habló del rostro desfigurado de la Iglesia, pierde una oportunidad histórica de reforma de la Curia, que tocó fondo", estimó.

"El próximo papa tiene que ser un hombre que rece, un hombre de fe, un hombre libre, que no esté enganchado en ninguna «cordata», que sea obispo, que sea pastor, que rece mucho, que no se meta en política, pero que sepa manejarse políticamente. Tiene que ser un hombre a quien no le tiemble el pulso, porque tienen que rodar cabezas, porque la corrupción es un pecado mortal", agregó.

"Tiene que ser un hombre que marque las fronteras de la Iglesia hacia afuera, para que la Iglesia no sea autorreferencial y que sepa hacerse cargo de la nueva configuración del mundo", puntualizó el purpurado, favorable a una apertura de la Iglesia en un tema irresuelto como el de la prohibición de la comunión para los divorciados vueltos a casar.

Unan los puntos y después lloren.