Tuesday, February 06, 2018

“En el lento declive de las fuerzas físicas, interiormente estoy en peregrinación hacia Casa”. Benedicto XVI escribe a Corriere Della Sera

Una carta “consignada en mano en la sede de Roma” del periódico Corriere Della Sera en la mañana de hoy, es publicada en la edición del Miercoles, Feb-07-2018, pág. 19, de ese diario. La carta ha sido en respuesta a lectores que se preguntaban cómo transcurre el Papa emérito sus días. El periódico transmitió las inquietudes al Pontifice emérito “hace unos días, por medio de un canal reservado”, esperando recibir la respuesta, la cual llegó hoy del modo antes descrito. Esta es nuestra traducción de la misma

Benedictus XVI
Papa emeritus

Ciudad del Vaticano
5 de febrero de 2018

Apreciado Señor
Dr. Massimo FRANCO
Via Campania 59/c
00187 ROMA

Estimado Dr. Franco,

Me conmovió que a tantos lectores de Su periódico desearan saber cómo transcurro este último período de mi vida. Solo puedo decir al respecto que, en el lento declive de las fuerzas físicas, interiormente estoy en peregrinación hacia Casa. Es una gran gracia para mí estar rodeado, en este último tramo de camino a veces un poco fatigoso, por un amor y una bondad tales que no habría podido imaginar. En este sentido, también considero la pregunta de sus lectores como un acompañamiento para un tramo. Por esto que no puedo hacer otro que agradecer, al asegurarles de parte mía a todos vosotros mi oración.

Cordiales Saludos,

¿Cómo informa un progresista sobre el cierre de la única abadía trapense alemana que implementó Summorum Pontificum? ¡Pues como era de esperarse: con saña!


Esta entrada no está dedicada a informar del cierre de la abadía trapense de Mariawald en Alemania, la única que implementó el motu proprio Summorum Pontificum, hecho bastante divulgado por varios medios recientemente. La esencia de esta entrada es denotar la mala leche con que un progresista promedio podría reportar sobre el asunto. Seguidamente ofrecemos un claro ejemplo de ello en nuestra propia traducción de un artículo de Christa Pongratz-Lippitt aparecido hoy en La Croix International.

Trapenses alemanes que adoptaron el Rito Antiguo cierran monasterio por falta de novicios

Una vez que los nuevos solicitantes fueron confrontados con la regla más estricta, la mayoría de los monjes aspirantes abandonaron la Abadía Mariawald.

Christa Pongratz-Lippitt | Alemania
6 de febrero de 2018


El único monasterio Trapense de Alemania —que intentó volver al riguroso calendario monástico anterior al Vaticano II y rendía culto exclusivamente en el Rito Tridentino— se cerrará a finales de año.

La congregación vaticana que se ocupa de las órdenes religiosas dijo que la Abadía de Mariawald, ubicada en Westfalia, cerca de la frontera actual con Bélgica, había disminuido a sólo diez monjes. Con una edad promedio de 84 años, la congregación dijo que los monjes ya no podían cuidar de sí mismos.

Mariawald fue fundada en el siglo XV y, al igual que otras órdenes Benedictinas de estricta observancia, se adaptó a las reformas monásticas implementadas tras el Concilio Vaticano II (1962-65).

Pero las cosas comenzaron a cambiar en 2007 cuando Dom Josef Vollberg fue elegido abad vitalicio. Tenía 44 años en ese momento y había sido ordenado al sacerdocio solo un año antes.
En 2008, escribió al Papa Benedicto XVI con un pedido para que se permitiera a Mariawald celebrar la liturgia únicamente en el Rito Tridentino y regresar a los libros litúrgicos latinos que todos los cistercienses habían usado hasta después del Vaticano II.

La solicitud fue concedida y el Abad Vollberg predijo que los cambios conducirían a una renovación y re-florecimiento de la abadía Trapense.

“Desde la reforma (de Summorum Pontificum) de 2008/9... Mariawald ha tenido un lugar especial en la Iglesia Católica de Alemania”, dijo en una entrevista de 2012 con Paix Liturgique.

“Es el cumplimiento del deseo del Papa [es decir, Benedicto] —un deseo que ha expresado repetidamente desde que era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe— a saber, preservar la tradición de más de 1.500 años frente a la autodisolución subjetivista de la fe y el fallo de recordar nuestras raíces espirituales”, dijo el Abad Vollberg.

Pero cuando se le preguntó cómo el regreso a la liturgia anterior al Vaticano II y las costumbres monásticas habían afectado la vida de la comunidad, el Abad Vollberg admitió que el cambio estaba resultando “muy difícil”, particularmente para los monjes más viejos. Dijo que después de 40 años de celebrar el rito “alterado”, poner la reforma en práctica fue “como tratar de dar vuelta en 180 grados a un transatlántico a toda velocidad”. Pidió paciencia y oración.

El abad Vollberg, en esa misma entrevista de 2012, señaló que volver al horario monástico anterior al Vaticano II había hecho la vida espiritual de los monjes mucho más exigente. El Antiguo Rito, que en realidad era nuevo para los monjes, requería un proceso de aprendizaje apropiado.

“Cantar el canto gregoriano es un arte que exige una formación específica”, dijo.

También admitió que "la atención al latín como el lenguaje propio de la adoración exige fuerza de voluntad y diligencia”. Y señaló que “recitar el Breviario toma más tiempo y comenzar el oficio (oraciones) a las 3 a.m. exige una verdadera voluntad de vencerse a sí mismo”.

Inmediatamente después de su reversión para ser una comunidad exclusiva del Viejo Rito, la Abadía de Mariawald atrajo a entre 40 y 50 nuevos solicitantes. Pero el Abad Vollberg admitió que, una vez que fueron confrontados con la regla más estricta, la mayoría de los aspirantes a monjes se fueron.

Se quejó de que parte del problema era que muchas personas en la iglesia no estaban haciendo nada para promover Summorum Pontificum, el “motu proprio” que Benedicto XVI emitió en 2007 para permitir el uso prácticamente sin restricciones del Rito Tridentino.

“Una reacción positiva al deseo del Santo Padre de integrar elementos de la tradición en el “Novus Ordo’(Nuevo rito) no es reconocible”, dijo el Abad Vollberg.

“Por el contrario, prevalece una obstinada actitud de rechazo y una continua discriminación contra el Santo Padre, además de desprecio por las claras declaraciones del Concilio con respecto a la liturgia”, dijo.

Para 2016, se había vuelto obvio que el regreso al Antiguo Rito había conducido a una profunda división en la comunidad de Mariawald. No se habían unido novicios y el número de monjes se había reducido a menos del número requerido de doce.

En mayo de ese año, el Abad Bernardus Peeters de la Abadía de Koningshoeven en los Países Bajos realizó su visita regular a Mariawald. Fue acompañado por el Abad Erik Varden de Monte San Bernardo en Leicestershire (Inglaterra). Cinco meses después, el Abad Vollberg renunció, aunque permaneció como prior. Mariawald fue puesta bajo la supervisión de Koningshoeven.

En el momento Vollberg insistía en que su renuncia no significaba que los intentos de regresar al Antiguo Rito en Mariawald habían terminado.

“A través de Dom Bernardus, ahora tenemos la posibilidad de proporcionar más ayuda a los hermanos mayores. Los más jóvenes tienen su expresa bendición y permiso para seguir nuestro propio camino conmigo como prior”, dijo.

Pero a finales de Enero de este año, se anunció el cierre de Mariawald. Los diez monjes restantes serán trasladados a otras abadías Trapenses o a casas de retiro en la región. Se está buscando una solución para los edificios monásticos y su iglesia y se ha establecido un plan de pago compensatorio para los doce empleados.

Card. Zen: “El secretario de Estado vaticano se equivoca”


Esta es la traducción al español, proporcionada por Sandro Magister en su blog, de la reciente entrada del blog personal del card. Joseph Zen Ze-kiun, obispo emérito de Hong Kong, la cual sirvió de base para un artículo de ayer de The South China Morning Post.

CUATRO PALABRAS

por José Zen Zekiun


Algunas personas que me quieren bien me han aconsejado rezar más y no hablar demasiado. Ciertamente que es justo rezar más, porque el Señor es nuestra esperanza y confiamos en la intercesión de la Virgen, Madre de Dios.

Me han aconsejado muy probablemente con el temor que, si hablo demasiado, seré atacado más fácilmente. Pero no tengo miedo, siempre y cuando mis palabras sean justas y útiles. Con la edad que tengo, no me importa ganar o perder.

Quiero hablar, también porque tengo la impresión de que dentro de poco tiempo no poder hablar más. Por eso pido vuestro perdón.

1. En la lectura de la Misa de este domingo [pasado], Job debe soportar la larga noche del sufrimiento, en la que lamenta no ver más la felicidad con sus ojos. Pero el salmo 146 nos invita a alabar al Señor que sana los corazones abatidos. En los días pasados, los hermanos y las hermanas que viven en el continente chino han sabido que el Vaticano está próximo a rendirse ante el partido comunista chino, por eso están incómodos. Visto que los obispos ilegítimos y excomulgados serán legitimados, mientras que los legítimos serán obligados a retirarse, es lógico que los obispos legítimos y clandestinos estén preocupados por su destino. Cuántas noches de sufrimiento soportarán los sacerdotes al pensar que deberán arrodillarse y obedecer a esos obispos que ahora son legitimados y excomulgados, pero mañana serán legitimados por la Santa Sede, apoyados por el gobierno. Mucho más que un desastre ya ha comenzado hoy, sin esperar la llegada del mañana: desde el 1 de febrero han entrado en vigor las nuevas regulaciones gubernamentales sobre la actividad religiosa. ¡Los sacerdotes clandestinos de Shanghái han pedido a los fieles que no vayan más a sus Misas, porque de otro modo el que se obstine en hacerlo será arrestado! Pero no tengan miedo, porque el Señor sana los corazones abatidos.

2. El secretario de Estado de la Santa Sede ha dicho que “conocemos los sufrimientos sufridos ayer y hoy por los hermanos y las hermanas chinas”. ¿Pero este hombre de poca fe entiende qué es un verdadero sufrimiento? Los hermanos y las hermanas del continente chino no tienen miedo de ser reducidos a la pobreza, de ser encarcelados, de derramar su sangre, su mayor sufrimiento es verse traicionados por los “familiares”. La entrevista de Parolin está llena de opiniones equivocadas (esperando que sus discursos sean coherentes con sus pensamientos). Pero no es digno de un alto dirigente de la Santa Sede manipular la carta [a los católicos chinos] de un Papa aunque está retirado, citando la frase (4.7): “no puede buscarse la solución de los problemas existentes a través de un conflicto permanente con las Autoridades civiles legítimas”, ocultando que la carta sigue diciendo inmediatamente que “al mismo tiempo, sin embargo, no es aceptable una docilidad a las mismas cuando interfieran indebidamente en materias que conciernen a la fe y la disciplina de la Iglesia”.

Durante la Jornada de la Juventud en Corea, el Papa dijo a los obispos asiáticos que “el supuesto del diálogo es la coherencia en la propia identidad”. Personas bien informadas de los altos niveles de la Santa Sede dicen ahora con dolor que “somos como pájaros en una jaula, pero la jaula puede ser más grande, nosotros pedimos cada espacio posible”. Pero el verdadero problema no es la jaula pequeña o grande, sino quiénes se encuentran en esta jaula. Los creyentes clandestinos no están dentro de ella. ¡Pero ahora ustedes quieren obligarlos también a entrar allí, de tal modo que también ellos se “reconcilien” con los que ya están adentro! Es cierto, en la jaula hay personas que se encuentran obligadas, pero también hay personas serviles y prepotentes que se encuentran dentro de ella porque lo quieren (fui el primero que dijo que en China había una sola Iglesia y que todos los creyentes, tanto de la Iglesia oficial como de la Iglesia clandestina, aman al Papa; pero ahora no me atrevo a decir más una cosa así).

Así como he decidido hacer prevalecer la verdad y la justicia (todo lo que digo parte del principio de custodiar la reputación del Papa y de poner en clara luz la doctrina de la Iglesia), no tengo problema en decir que mis opiniones sobre el “diálogo” las he referido al papa Francisco cuando me recibió en audiencia privada hace tres años. El Papa me escuchó con atención durante cuarenta minutos, sin interrumpirme. En el momento que le dije que, objetivamente hablando, la Iglesia oficial del continente chino es cismática (en cuanto administración autónoma independiente de la Santa Sede y dependiente del gobierno), el Papa respondió: “¡Es cierto!”.

3. Ayer no han sido pocas las personas que han venido a verme o me han telefoneado para darme algún consuelo, luego de la acusación dirigida contra mí por el portavoz del Vaticano. Me han entendido mal, porque no tengo necesidad de consuelo. Habría sido mejor para ellos ir a consolar al portavoz. Es el quien es un pájaro en una jaula, obligado a desempeñar esa función tan embarazosa (y ciertamente ha leído lo que fue escrito por otros). Se puede recordar que hace más de un año, antes del IX Congreso de los Representantes de la Iglesia Católica china, fue el quien dijo que “la Santa Sede espera juzgar en base a hechos comprobados”. Después de más de un año, todavía están esperando hacer juicios.

4. Merece misericordia también ese comentador del "South China Morning Post" que todos los días encuentra a alguien para criticar y sobre quien ironizar: debe ser un experto que sabe todo y podría decir lo suyo en todos los programas "de omnibus et aliquibus aliis". Esta persona escribió que amo más la política que la religión. Quiero despertarlo un poco: “Donde los ángeles temen pisar, los tontos van de prisa”. ¿Él sabe que es la religión, que es la fe? Ha dicho que he decidido hacer sufrir a los creyentes del continente chino. ¿Pero él entiende cuál es el verdadero sufrimiento para las personas de fe? Pero la última frase que dijo era justa: “The Vatican has to readjust its wordly diplomacy, whatever its spiritual preferences”; el Vaticano debe reajustar su diplomacia terrenal, sean cuales sean sus preferencias espirituales. ¡Pero no son solamente preferencias, son principios no negociables!

El papa Francisco ‘es como todos los demás’: sobreviviente de abuso eclesiástico en Chile


La siguiente es la versión en español de un artículo, originalmente en inglés, aparecido en The New York Times, Feb-06-2018, pág. A5 (imágen, click para ampliar), respecto de la exclusiva dada ayer por agencia Associated Press sobre una carta de 2015 que habría recibido Francisco de Juan Carlos Cruz, víctima de abuso por parte del sacerdote Chileno Fernando Karadima, en la que implica como encubridores al actual obispo de Osorno, Juan Barros, y otros cuatro prelados más. No obstante, Francisco ha sido consistente en defender la presunta inocencia de Barros, más recientemente en Iquique, Chile, cuando respondió una pregunta de los periodistas, exigigiendo “pruebas”, y luego durante la conferencia de prensa en el vuelo de regreso de Perú a Roma, cuando aclaró que en realidad se refería a “evidencias”, pero mantuvo su respaldo a Barros.

El papa Francisco ‘es como todos los demás’: sobreviviente de abuso eclesiástico en Chile

Por ELISABETTA POVOLEDO | 6 de febrero de 2018


ROMA — La imagen pública del papa Francisco pinta cada vez peor.

A finales de enero, el pontífice se atrincheró en su defensa del obispo chileno Juan Barros al indicar que nunca había recibido queja alguna de que ese clérigo habría estado al tanto del sacerdote pederasta más infame del país sudamericano.

Pero un reportaje de The Associated Press sugiere que el papa recibió personalmente una carta de ocho páginas en el 2015 de una de las víctimas de ese sacerdote, Fernando Karadima. En la misiva se detallaría de manera explícita que los abusos fueron vistos o conocidos por otros clérigos, incluido Barros. Este fue nombrado obispo de Osorno el mismo año en que Francisco habría recibido la carta.

La información de que uno de los asesores personales del pontífice le habría entregado esta de manera personal ha dado un nuevo revuelo a las denuncias de víctimas de abuso sexual eclesiástico de que el papa, de 81 años de edad, no puede o no quiere comprender un problema que ha asediado por mucho tiempo a la Iglesia católica romana.

“Hay una cierta ceguera deliberada”, dijo Peter Saunders, exintegrante de la Comisión para la Protección de los Menores del Vaticano y cuyo mandato terminó en diciembre. “Es como una indisposición iracunda a aceptar lo que tiene frente porque reconocerlo sería reconocer que la Iglesia todavía tiene que atender el asunto. Se comporta como un cónyuge al que le dicen que su pareja abusa de sus hijos y aún así no puede creerlo”.

The New York Times obtuvo una copia de la carta de manos de su autor, Juan Carlos Cruz, quien ha acusado a Karadima de abuso. El Vaticano halló a Karadima —alguna vez uno de los sacerdotes católicos de mayor prominencia en Chile— culpable de abuso de menores entre 1980 y 1995 y lo sancionó en 2011.

En la carta, Cruz escribió que Barros, quien era clérigo y considerado cercano a Karadima, llegó a atestiguar el abuso.

El papa Francisco calificó las acusaciones contra Barros como “calumnia” y tales declaraciones ensombrecieron su visita a Chile en enero pasado. De regreso en el Vaticano después del viaje, el papa pidió una investigación y que uno de los principales investigadores de la Santa Sede sobre temas de delitos sexuales viajara a Santiago para escuchar las acusaciones.

La revelación de la carta ha desatado cuestionamientos hacia el papa.

¿La leyó y decidió actuar como que lo escrito no era cierto? ¿Eligió creerle a Barros por encima de Cruz? ¿O acaso ni siquiera leyó la carta, o lo hizo y lo olvidó?

Cruz dijo que le parece que el papa “es como todos los demás”.

“Se encubre y no escucha a las víctimas”, dijo.

Algunos analistas vaticanos sugirieron que quizá el papa tenía más información de la que hay disponible para otros.

Marco Politi, experto en el Vaticano y autor del libro Francisco entre los lobos, dijo que la creencia que parece mantener el papa respecto a la inocencia de Barros posiblemente esté basada en una investigación interna y que si el pontífice se equivocó en algo fue en “no enviar antes al obispo Charles Scicluna” a investigar a Santiago.

El caso contra Barros ha causado furor desde 2015 cuando Francisco lo designó para encabezar la diócesis de Osorno, lo que desató protestas. Barros ha dicho que no sabía nada de los abusos de Karadima, sino hasta 2010 cuando empezaron a surgir las denuncias en medios chilenos.

Preocupados por las acusaciones contra el obispo, integrantes de la Comisión para la Protección de Menores viajaron a Roma para entregarle la carta de Cruz al papa.

“Todos sentimos que la designación de Barros había sido un error y cuando Juan Carlos me dijo que estaba intentando ser escuchado pensamos que era la oportunidad para conseguir los detalles directamente del papa”, dijo Marie Collins, sobreviviente de abuso eclesiástico que renunció a la comisión el año pasado por su frustración con lo que considera la inacción de esta. “Si Barros no reconoció el abuso cuando sucedió frente a sus ojos, es difícil pensar que quienes son parte de la diócesis [en Osorno] estarán bien protegidos”, agregó.

El momento en que la carta de Cruz fue entregada al cardenal Sean O’Malley con la instrucción de dársela personalmente al papa fue conmemorado con una fotografía. “Pensamos que sería bueno para los sobrevivientes de abuso saber que estábamos haciendo lo mejor que podíamos por ellos”, dijo Collins.

En la reunión de la comisión unas semanas después O’Malley les confirmó que había entregado la misiva, según Collins. Cruz dijo que O’Malley le indicó que él mismo fue quien le dio la carta a Francisco.

En enero, después de los comentarios del papa sobre la “calumnia” contra Barros, O’Malley emitió un comunicado en defensa de las víctimas.

Collins dijo que, hasta donde sabe, la entrega de la carta de Cruz es la única vez en la que los integrantes de la comisión intentaron hablar con el pontífice sobre un caso en específico. Señaló que aunque está convencida de que la misiva llegó a manos del papa, no puede estar segura de que fue abierta.

“No tengo idea porque ha seguido respaldando a Barros y nunca se reunió con los sobrevivientes”, dijo. “No puedo juzgar. El papa es un buen hombre. No sé por qué no habría tomado en cuenta las preocupaciones de los miembros de la comisión”.

Está previsto que la nueva junta de la comisión, cuyos integrantes no han sido anunciados, celebre su primera sesión plenaria en abril.

Pablo VI es santo; los cardenales aprueban el milagro


Artículo de Vatican Insider, Feb-06-2018.

Pablo VI es santo; los cardenales aprueban el milagro

La Congregación vaticana aprobó hoy el último paso: el reconocimiento de la curación de un feto. Faltan solamente la decisión final de Francisco y el anuncio de la fecha de la canonización: probablemente en octubre

ANDREA TORNIELLI | 06/02/2018
CIUDAD DEL VATICANO


Dentro de poco Pablo VI será santo. La reunión de los obispos y cardenales de la Congregación de los Santos aprobó unánimemente el reconocimiento de un milagro atribuido a la intercesión de Giovanni Battista Montini. Solamente faltan la aprobación de Francisco y el anuncio de la fecha para la canonización del Pontífice de Brescia que falleció en Castel Gandolfo hace cuarenta años (en el mes de agosto).

El milagro que servirá para la aureola de Pablo VI tiene que ver con la curación de una niña que no había nacido, se encontraba en el quinto mes de desarrollo. Un caso que fue estudiado por la postulación de la causa en 2014. La madre, de la provincia de Verona, Italia, tenía un embarazo difícil y corría el riesgo de abortar por una patología que habría podido comprometer la vida del feto y de la madre. Pocos días después, la beatificación del Papa Montini, el 19 de octubre de 2014, la mujer fue a rezarle al nuevo beato al Santuario de las Gracias. La niña nació sin problemas de salud, y así continúa.

El presunto milagro fue estudiado por la Congregación para las Causas de los Santos. La imposibilidad para explicar la curación fue atestada el año pasado por la Consulta médica del dicasterio y después fue analizada y aprobada por los teólogos. El último paso era el que se ha dado hoy durante la reunión cardenalicia. Ahora el cardenal Prefecto, Angelo Amato, llevará el voto de los obispos y cardenales al Papa Francisco. La decisión final, evidentemente, será suya. Bergoglio anunciará en un Consistorio la fecha de la canonización, que será celebrada en Roma probablemente en octubre, durante el Sínodo de los jóvenes.

En diciembre del año pasado, la revista diocesana de Brescia incluso lanzó la hipótesis de una posible fecha: «En este punto la certeza es casi más que una esperanza. El mes de octubre podría ser el adecuado. Del 3 al 28 de octubre se celebrará en Roma la XV Asamblea ordinaria del Sínodo de los obispos sobre los jóvenes y llegarán al Vaticano religiosos de todo el mundo. ¿Qué mejor ocasión para canonizar, después de a san Juan Pablo II, ante una porción tan consistente del colegio episcopal, al otro Pontífice del Concilio Ecuménico Vaticano II? Sería probable en uno de los primeros tres domingos de octubre, aunque la fecha más confiable podría ser la del 21» de ese mes.

El Papa Montini, que nació en 1897 y falleció en 1978, fue el Pontífice que llevó a término el Concilio Ecuménico Vaticano II y logró a cerrarlo prácticamente con la unanimidad de los consensos sobre los documentos votados. Inauguró también la época de los viajes apostólicos en el mundo, vivió los años de la crisis post-conciliar. Al beatificarlo, Francisco, que a menudo cita el magisterio montiniano, dijo: «En este día de la beatificación del Papa Pablo VI, me vuelven a la memoria sus palabras, con las que instituyó el Sínodo de los obispos: “Escrutando atentamente los signos de los tiempos, tratemos de adaptar las vías y los métodos a las crecidas necesidades de nuestros días y a las condiciones mutadas de la sociedad”».

Bergoglio agradeció a Pablo VI por su «humilde y profético testimonio de amor a Cristo y a su Iglesia» y recordó que «el gran timonel del Concilio, después de la clausura del encuentro conciliar, escribió: “Tal vez el Señor me ha llamado y me tiene en este servicio no tanto porque yo tenga alguna actitud, o para que yo gobierne o salve a la Iglesia de sus presentes dificultades, sino para que yo sufra algo por la Iglesia, y que quede claro que Él, y no otros, la guía y la salva”. En esta humildad, concluyó Francisco en esa ocasión, «resplandece la grandeza del beato Pablo VI que, mientras se perfilaba una sociedad secularizada y hostil, supo conducir con sabiduría clarividente (y a veces en soledad) el timón de la barca de Pedro sin perder nunca la alegría y la confianza en el Señor».

Mons. Vincenzo Paglia: Amoris Lætitia “le pide a toda la Iglesia un cambio de paso”, se necesita una “revolución pastoral”


Información de agencia SIR, Feb-06-2018. Traducción de Secretum Meum Mihi.

Amoris laetitia: Mons. Paglia (Pav), “le pide a toda la Iglesia un cambio de paso”. Se necesita una “revolución pastoral”

6 de febrero de 2018


Respecto a la fase actual vivida por la familia, la creciente necesidad de vínculos significativos por la vida que corresponde a la dificultad para vincularse entre las personas la iglesia responde tomando nota de la complejidad de la situación social y cultural para poner en marcha una “revolución pastoral”. Lo reiteró hoy por Mons. Vincenzo Paglia, presidente de la Academia para la Vida y Gran Canciller del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II para las Ciencias de matrimonio y familia, interviniendo en Asís en el congreso de la Asociación Nacional de párrocos y vicarios parroquiales de Italia y Albania de la Orden de frailes menores. “La pregunta que debemos hacer no sobre la doctrina, sino sobre la realidad que enfrentamos: ¿qué hacer en la complejidad de las historias de vida que, de modo diferente, entran en contradicción con ella?”, observó Paglia, según quien Amoris Laetitia, pide a la Iglesia un “cambio de paso” en el acoger y el mirar con “misericordia” a la situación de la familia. No hay un cambio de doctrina, sino un atento “discernimiento” para tener en cuenta la complejidad. Para el presidente de Pav, “familia y comunidad cristiana deben encontrar su nueva alianza, no para encerrarse en su círculo, sino para fermentar en manera ‘familiar’ a toda la sociedad. En el escenario de un mundo marcado por la tecnocracia económica y por la subordinación de la ética a la lógica del lucro, es estratégico volver a proponer el ‘Evangelio de la familia’ como fuerza de humanismo”. La tarea de los sacerdotes es acompañar en este camino eclesial de conversión y de integración. “Así que nada de ‘hágalo usted mismo’, para nadie. Y, según una recta eclesiología de comunión, incluso el obispo no se queda solo en el ejercicio de su ministerio específico de unidad, que debe sostener el ministerio sacerdotal y la comunidad cristiana”. Mons. Paglia reafirmó que “la Iglesia no puede presentarse como un tribunal, o un ministerio público de acusaciones para juzgar los cumplimientos y los incumplimientos de la ley sin tener en cuenta las circunstancias dolorosas de la vida y los atenuantes interior de las conciencias”. “La Iglesia está comprometida por el Señor a ser valiente y fuerte precisamente en el proteger a los débiles, en curar las heridas de padres y madres, de hijos y hermanos; comenzando por aquellos que se reconocen a sí mismos como prisioneros de sus culpas y desesperados por haber fallado sus vidas”, concluyó.

Periódico chino dice que lazos diplomáticos con el Vaticano son inevitables


Información de agencia Reuters, Feb-06-2018, basada en el editorial de hoy del periódico oficial chino Global Times (imágen, click para ampliar).

Periódico chino dice lazos diplomáticos con el Vaticano son inevitables

PEKÍN/HONG KONG, 6 feb (Reuters) - China y el Vaticano establecerán lazos diplomáticos formales tarde o temprano porque el Papa Francisco tiene la “sabiduría” para resolver los problemas entre ambas partes, señaló el martes un periódico chino en medio de una creciente controversia.

Un marco de acuerdo entre la Santa Sede y Pekín sobre el nombramiento de obispos está listo y podría ser firmado en unos meses, en el que sería un avance histórico en las relaciones entre las partes, dijo una importante fuente del Vaticano la semana pasada.

Pero el lunes, el cardenal Joseph Zen de 86 años, exarzobispo de Hong Kong, dijo que el Vaticano está traicionando a los católicos “clandestinos” en China y “llevándolos a una jaula”, subiendo la apuesta a sus recientes críticas que ya han generado reproches de la Santa Sede.

Incluso una resolución parcial sobre el controvertido tema del nombramiento de obispos podría abrir el camino a un retorno de las relaciones diplomáticas casi 70 años después de que se cortaron durante la revolución china en 1949, cuando los misioneros fueron expulsados del país.

Pekín estableció luego la Asociación Patriótica Católica China, que no reconoce al Papa, mientras que las comunidades católicas “clandestinas” que mantienen la lealtad al Vaticano han sido sistemáticamente perseguidas por décadas.

Hasta el momento, las autoridades chinas han hecho pocas declaraciones sobre las conversaciones con la Santa Sede. Sin embargo, el influyente periódico Global Times dijo que el acuerdo entre Pekín y el Vaticano sería “tremendamente beneficioso para los católicos”.

“Pese al difícil proceso, la vasta cantidad de no católicos en China nunca ha estado fuertemente en contra del Vaticano. El pueblo chino en general respeta a cada Papa”, indicó el diario en un editorial publicado en sus ediciones en chino e inglés.

“Pekín y el Vaticano establecerán relaciones diplomáticas tarde o temprano (...) El Papa Francisco tiene una imagen positiva en el pueblo chino. Es de esperar que con su sabiduría impulse avances en los lazos China-Vaticano y solucione los problemas”, agregó el editorial.

Global Times es publicado por el diario oficial People’s Daily del Partido Comunista gobernante chino, pero no habla en nombre del partido o el gobierno.