Wednesday, November 21, 2018

Ya no más nostalgias, en este momento Pedro es Francisco. El card. Braz de Aviz fustiga a los nostalgiosos


Artículo de agencia SIR, Nov-21-2018. Traducción de Secretum Meum Mihi.

Papa: El card. Braz de Aviz, es un don impensable en un momento difícil para la Iglesia

21 de Noviembre de 2018


“El nombre del Papa no interesa, en este momento Pedro es Francisco: todas las formas de nostalgia que nos ponen fuera del tiempo no van bien”. Lo ha reiterado el card. João Braz De Aviz, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, subrayando que “el Papa Francisco es un don impensable, porque con claridad, transparencia y simplicidad, nos está dando las líneas a seguir en un momento difícil para la Iglesia, caracterizada por tantos problemas”. “No hubo ninguna disputa en el Cónclave, estábamos todos de acuerdo sobre Bergoglio tanto que lo elegimos en un día y medio, incluso si tuviéramos comida y bebida para dos semanas”, dijo el prefecto del dicasterio del Vaticano.

Interviniendo en la Conferencia organizada por la Secretaría de Asistencia Monacal con motivo de la jornada Pro Orantibus, en el que participan por voluntad del Papa Francisco más de 320 enclaustrados procedentes de Italia y el exterior, el card. Braz de Aviz quiso evidenciar el valor del vínculo con la figura del pontífice. Es necesario, dijo, “ponerse en escucha del Señor y de Pedro para actualizar la milenaria vida consagrada y contemplativa”. “El Concilio que pide convertirse en discípulos de Jesús, de los fundadores y dialogar con la cultura del momento que no es la del pasado”, recordó el card. Braz De Aviz, sin ocultar que “todo esto es fastidioso”. Pero, agregó, “el Espíritu Santo hoy es más un signo de instabilidad que de estabilidad: mueve las aguas y nos deja con el agua al cuello porque nos cerramos en nuestras seguridades”.

“La vida consagrada es un desafío para nosotros y para la mentalidad de hoy”, afirmó el prefecto que en su relación se centró en los puntos fundamentales de la Constitución apostólica “Vultum Dei Quaerere”, destacando la importancia y la necesidad de enfocarse en la formación.