Sunday, October 14, 2018

El santo que une a las antípodas...¡en su contra!


En honor a la Santísima Trinidad,
para exaltación de la fe católica
y crecimiento de la vida cristiana,
con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo,
de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo
y la Nuestra,
después de haber reflexionado largamente,
invocando muchas veces la ayuda divina
y oído el parecer
de numerosos hermanos en el episcopado,
declaramos y definimos Santos
a los Beatos
Paulo VI,
Oscar Arnulfo Romero Galdámez,
Francisco Spinelli,
Vincenzo Romano,
María Caterina Kasper,
Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús March Mesa
y Nunzio Sulpricio
y los inscribimos en el Catálogo de los Santos,
y establecemos que en toda la Iglesia
sean devotamente honrados entre los Santos.
En el nombre del Padre y del Hijo
Y del Espíritu Santo.
Ad honorem Sanctæ et Individæ Trinitatis,
ad exaltationem fidei catholicæ
et vitæ christianæ incrementum,
auctoritate Domini nostri lesu Christi,
beatorum Apostolorum Petri et Pauli ac Nostra,
matura deliberatione præhabita
et divina ope sæpius implorata,
ac de plurimorum Fratrum Nostrorum consilio,
Beatos
Paulum VI,
Ansgarium Arnolfum Romero Galdámez,
Franciscum Spinelli,
Vincentium Romano,
Mariam Catharinam Kasper,
Nazariam Ignatiam a Sancta Teresia a Iesu March Mesa
et Nuntium Sulprizio
Sanctos esse decernimus et definimus,
ac Sanctorum Catalogo adscribimus,
statuentes eos in universa Ecclesia
inter Sanctos pia devotione recoli debere.
In nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti.

Tal la fórmula pronunciada hoy por Francisco con la que canonizó a siete beatos.

En el caso del primero de ellos, curiosamente y por motivos yuxtapuestos, las críticas respecto a su canonización logran poner del mismo lado a las antípodas. Así lo vimos en un artículo (ensayo o más bien, manifiesto) que publicó el pasado Viernes la organización anticatólica “We are Church” (“somos Iglesia”), en el cual se dicen abiertamente contrarios a su canonización (ahora consumada), visto que el Pontífice no les parece lo suficientemente liberal como hubieran querido.

Y exactamente por motivos contrarios, el Pontífice fue demasiado liberal, es por lo que la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X (vulgarmente denominados como “lefebvrianos” o “lefebvristas”), publicó ayer un comunicado en el que reiteran “sus más serias reservas”.

¡Y eso que no hemos hablado del segundo canonizado!