Friday, September 28, 2018

Mons. Carlo Maria Viganò vuelve a hablar



Los medios de comunicación rendidos a Francisco han salido a cuestionar —sin mencionar los insultos— a Mons. Carlo Maria Viganò, luego de que ayer se publicara un nuevo documento suyo (italiano, inglés) en el que pide a Francisco que responda a su iniciales afirmaciones hace un mes. Prescindimos de más comentarios y ofrecemos una traducción al español adaptada de la presentada por Adoración y Liberación.

ARZOBISPO TITULAR DE ULPIANA
NUNCIO APOSTÓLICO

Scio Cui credidi
[sé bien en quién tengo puesta mi fe]
(2 Tim 1:12)

Antes de empezar a escribir, ante todo quisiera dar gracias y gloria a Dios Padre por cada situación y prueba que Él ha preparado y preparará para mí durante mi vida. Como sacerdote y obispo de la santa Iglesia, cónyuge de Cristo, soy llamado como todo bautizado a dar testimonio de la verdad. Por el don del Espíritu que me sostiene con alegría en el camino que estoy llamado a viajar, tengo la intención de hacerlo hasta el final de mis días. Nuestro único Señor también me ha dirigido la invitación: “¡Sígueme!”, Y tengo la intención de seguirlo con la ayuda de su gracia hasta el final de mis días.

“Mientras tenga vida, cantaré al Señor,
cantaré alabanzas a mi Dios mientras viva.
Que mi canción sea agradable para él;
Porque me regocijo en el Señor”

(Salmo 103: 33-34)

*****

Hace un mes que ofrecí mi testimonio, solo por el bien de la Iglesia, sobre lo que ocurrió en la audiencia con el Papa Francisco el 23 de junio de 2013 y sobre ciertos asuntos que me fueron dados conocer en las tareas que se me confiaron en el Secretaría de Estado y en Washington, en relación con aquellos que tienen la responsabilidad de encubrir los crímenes cometidos por el ex arzobispo de esa capital.

Mi decisión de revelar esos hechos graves fue para mí la decisión más dolorosa y seria que haya tomado en mi vida. Lo hice después de largas reflexiones y oraciones, durante meses de profundo sufrimiento y angustia, durante un crescendo de noticias continuas de terribles acontecimientos, con miles de víctimas inocentes destruidas y las vocaciones y vidas de jóvenes sacerdotes y religiosos perturbadas. El silencio de los pastores que podrían haber proporcionado un remedio y evitar nuevas víctimas se volvió cada vez más indefendible, un crimen devastador para la Iglesia. Consciente de las enormes consecuencias que podría tener mi testimonio, porque lo que estaba a punto de revelar involucraba al sucesor de Pedro mismo, decidí hablar para proteger a la Iglesia, y declaro con la conciencia tranquila ante Dios que mi testimonio es verdad. Cristo murió por la Iglesia, Servus servorum Dei , y me siento llamado a servir a la esposa de Cristo.

Ciertamente, algunos de los hechos que iba a revelar estaban cubiertos por el secreto pontificio que había prometido observar y que había observado fielmente desde el comienzo de mi servicio a la Santa Sede. Pero el objetivo de cualquier secreto, incluido el secreto pontificio, es proteger a la Iglesia de sus enemigos, no ocultarla y convertirse en cómplice de los crímenes cometidos por algunos de sus miembros. Fui testigo, no por mi elección, de hechos impactantes y, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica (2491), el sello del secreto no es vinculante cuando un daño grave puede evitarse únicamente al divulgar la verdad. Solo el sello de la confesión podría haber justificado mi silencio.

Ni el Papa ni ninguno de los cardenales en Roma han negado los hechos que afirmé en mi testimonio. “Qui tacet consentit” seguramente se aplica aquí, ya que si niegan mi testimonio, solo tienen que decirlo y proporcionar documentación para respaldar esa negación. ¿Cómo se puede evitar concluir que la razón por la que no proporcionan la documentación es porque saben que confirma mi testimonio?

El centro de mi testimonio fue que desde por lo menos el 23 de junio de 2013, el Papa sabía por mí lo perverso y malvado que era McCarrick en sus intenciones y acciones, y en lugar de tomar las medidas que todo buen pastor hubiera tomado, el Papa hizo de McCarrick uno de sus principales agentes en el gobierno de la Iglesia, con respecto a los Estados Unidos, la Curia e incluso China, y estamos viviendo estos días con gran preocupación y ansiedad por esa Iglesia mártir.

Después, la respuesta del Papa a mi testimonio fue: “¡No voy a decir una palabra!” Pero luego, contradiciéndose a sí mismo, comparó su silencio con el de Jesús en Nazaret y ante Pilatos, y me comparó con el gran acusador, Satanás, que siembra el escándalo y la división en la Iglesia, aunque sin pronunciar mi nombre. Si él hubiera dicho: “Viganò mintió”, habría desafiado mi credibilidad al tratar de afirmar la suya. Al hacerlo, habría intensificado la demanda del pueblo de Dios y del mundo de la documentación necesaria para determinar quién ha dicho la verdad. En cambio, puso en su lugar una sutil calumnia contra mí: calumniar es una ofensa que a menudo ha comparado con la gravedad del asesinato. De hecho, lo hizo repetidas veces, en el contexto de la celebración del Santísimo Sacramento, la Eucaristía, donde no corre el riesgo de ser desafiado por los periodistas. Cuando habló con periodistas, les pidió que ejercitaran su madurez profesional y sacaran sus propias conclusiones. Pero, ¿cómo pueden los periodistas descubrir y saber la verdad si los que están directamente involucrados en el asunto se niegan a responder alguna pregunta o a publicar algún documento? La falta de voluntad del Papa para responder a mis acusaciones y su sordera a las llamadas de rendición de cuentas por parte de los fieles difícilmente concuerdan con sus llamadas a la transparencia y la construcción de puentes.

Además, el encubrimiento de McCarrick por parte del Papa claramente no fue un error aislado. Recientemente se han documentado muchos casos más en la prensa, lo que demuestra que el Papa Francisco ha defendido al clero homosexual que cometió graves abusos sexuales contra menores o adultos. Estos incluyen su papel en el caso del Padre Julio Grassi en Buenos Aires, la reincorporación del padre Mauro Inzoli después de que el Papa Benedicto lo había sacado del ministerio (hasta que fue a prisión, momento en el cual el Papa Francisco lo laicizó), y la detención de la investigación de acusaciones de abuso sexual contra el Cardenal Cormac Murphy O’Connor.

Mientras tanto, una delegación de la USCCB, encabezada por su presidente, el cardenal DiNardo, fue a Roma para solicitar una investigación del Vaticano sobre McCarrick. El cardenal DiNardo y los otros prelados deben decirle a la Iglesia en América y en el mundo: ¿se negó el Papa a llevar a cabo una investigación del Vaticano sobre los crímenes de McCarrick y de los responsables de encubrirlos? Los fieles merecen saber.

Me gustaría hacer un llamamiento especial al Cardenal Ouellet, porque como nuncio siempre trabajé en gran armonía con él, y siempre tuve gran estima y afecto hacia él. Recordará cuándo, al final de mi misión en Washington, me recibió en su apartamento en Roma por la noche para una larga conversación. Al comienzo del pontificado del Papa Francisco, él había mantenido su dignidad, como lo había demostrado con valentía cuando era arzobispo de Québec. Más tarde, sin embargo, cuando su trabajo como prefecto de la Congregación para los Obispos estaba siendo socavado porque dos amigos homosexuales de su dicasterio pasaban directamente al Papa Francisco las recomendaciones para los nombramientos episcopales, eludió al cardenal y se dio por vencido. Su largo artículo en L’Osservatore Romano, en el que se manifestó a favor de los aspectos más controvertidos de Amoris Laetitia, representa su rendición. Su Eminencia, antes de irme a Washington, usted fue quien me contó las sanciones del Papa Benedicto sobre McCarrick. Tiene a su disposición documentos clave que incriminan a McCarrick y muchos en la curia por sus encubrimientos. Su Eminencia, le insto a que testifique de la verdad.

*****

Finalmente, deseo alentartes, queridos fieles, mis hermanos y hermanas en Cristo: ¡nunca se desanimen! Hagan suyo el acto de fe y completa confianza en Cristo Jesús, nuestro Salvador, de San Pablo en su segunda Carta a Timoteo, Scio cui credidi, que elegí como mi lema episcopal. Este es un tiempo de arrepentimiento, de conversión, de oraciones, de gracia, para preparar a la Iglesia, la novia del Cordero, a estar lista para luchar y ganar con María la batalla contra el viejo dragón.

“Scio Cui credidi” (2 Tim 1:12)
En Tí, Jesús, mi único Señor, pongo toda mi confianza.
“Diligentibus Deum omnia cooperantur in bonum” (Rom 8:28).
[“en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman” (Rom 8:28).]

Para conmemorar mi ordenación episcopal el 26 de abril de 1992, conferida por San Juan Pablo II, elegí esta imagen tomada de un mosaico de la Basílica de San Marcos en Venecia. Representa el milagro de la calma en la tormenta. Me llamó la atención el hecho de que en el barco de Pedro, movido por el agua, la figura de Jesús se presenta dos veces. Jesús está profundamente dormido en la proa, mientras Pedro intenta despertarlo: “Maestro, ¿no te importa que estamos a punto de morir?” Mientras tanto, los apóstoles, aterrorizados, miran cada uno en una dirección diferente y no se dan cuenta de que Jesús está parado detrás de ellos, bendiciéndolos y seguro al mando del bote: “Se despertó y reprendió al viento y le dijo al mar: ‘¡Silencio! Quédate quieto’, ...entonces él les dijo, ‘¿Por qué tienen miedo? ¿Todavía no tienen fe?’” (Mc 4, 38-40).

La escena es muy oportuna al retratar la tremenda tormenta que atraviesa la Iglesia en este momento, pero con una diferencia sustancial: el sucesor de Pedro no solo no ve al Señor con el control total del barco, ya que parece que ni siquiera tiene la intención de hacerlo, ni para despertar a Jesús dormido en la proa.

¿Acaso Cristo se ha vuelto invisible para su vicario? ¿Quizás está siendo tentado a tratar de actuar como un sustituto de nuestro único Maestro y Señor?

¡El Señor tiene el control total del bote!

¡Que Cristo, la Verdad, siempre sea la luz en nuestro camino!


+ Carlo Maria Viganò
Arzobispo Titular de Ulpiana
Nuncio Apostólico

29 de Septiembre de 2018
Fiesta de San Miguél Arcángel