Monday, June 18, 2018

“Cristianos de base italianos” critican dichos de Francisco sobre el aborto



Información de agencia ANSA, Jun-18-2018.

(ANSA) - ROMA, 18 JUN - La Comunidad Cristiana de Base de San Pablo criticó las palabras pronunciadas por el Papa en ocasión del encuentro con el Foro de las Familias referidas al aborto. "Las palabras del Papa ofendieron a muchas pequeñas comunidades de amor que consideran de buen sentido llamarse 'familias'", expresó la institución en un comunicado.

"Esas palabras, está bien decirlo, fueron fuente de dolor; no quisiéramos que traigan también desinterés y lejanía del mensaje de Jesús de Nazaret", agregó.

Los cristianos de base italianos consideran "gravísimas las palabras con las cuales el papa Francisco, citando la selección de la especie, equiparó los experimentos perpetrados en los ambulatorios de la muerte de los campos nazis con los abortos, que están previstos en Italia por la ley sobre la interrupción voluntaria del embarazo en resguardo de la salud física y psíquica de la mujer, y que constituyen muy a menudo, para la mujer y para la pareja, decisiones dramáticas, asumidas entre dudas y crisis de conciencia".

"Esta asimilación constituye una real y verdadera herida histórica de al cual la Iglesia Católica deberá pedir perdón a las mujeres y al mundo", sostuvo.

La Comunidad Cristiana de Base de San Pablo "había saludado con alegría las palabras del Papa que decía no querer juzgar a los gay: a esas palabras nosotros permanecemos fieles, conscientes de que el amor, también el humano, es un misterio demasiado grande para ser obligado a los lazos de una sexualidad institucionalizada", agregó el texto.

"Y a esta suspensión de juicio frente al sufrimiento y a la fragilidad humana nos parece aplazar el comportamiento de Jesús, que frenó la mano de aquellos que estaban listos a lanzar piedras, y que, en la Palestina de su tiempo, eligió la parte de aquellos que eran los más marginados y solos. En ellos hoy reconocemos a los gay, las personas LGBT, las mujeres que afrontan, a menudo solas, el drama del aborto. A ellos, como Iglesia, estamos llamados a anunciar la buena nueva aliviando los pesos insostenibles del dolor y las cargas de juicios lascerantes que pesan sobre sus espaldas", concluyó la nota.