Sunday, March 25, 2018

Nuevo obispo de Porto, Portugal, ve con mucha preocupación el regreso de “las Misas en latín”


Mons. Manuel Da Silva Rodrigues Linda, anterior Ordinario Militar de Portugal, fue nombrado el pasado Mar-15-2018 obispo de Porto.

En su primera gran entrevista —grande por la extensión, porque por lo que a contenido se refiere...— luego de su nombramiento, concedida a Jornal de Notícias, Mar-25-2018, respondió sobre diversos temas. Nos fijamos en tres de los temas.

Sobre el fin del celibato sacerdotal.

No me chocaría. De la misma manera que vino la norma del celibato, también puede desaparecer. En el principio de la Iglesia, los sacerdotes eran hombres casados.

Pero también, cómo no, le indagaron sobre el actual tema del acceso a la Sagrada Comunión para los divorciados vueltos a casar, sobre el que varias diócesis en Portugal ya han publicado documentos (aquí nos referimos recientemente al documento publicado en Lisboa).

¿Ya tiene también un mensaje preparado sobre los divorciados vueltos a casar? ¿Y cómo va a corresponder a los llamamientos del Papa en el sentido de la integración de esas situaciones en su diócesis? ¿Va seguir al obispo de Braga o ser más contenido, como parece suceder con el Cardenal Patriarca de Lisboa?

El Papa Francisco no da soluciones, genera procesos. Y el proceso es el de palpar terreno, que tenemos que hacerlo en el Sínodo. Tenemos que hacer un camino de estudio. El camino de Braga me parece muy equilibrado. Consiste en que, como mínimo durante medio año, la pareja que está en esa situación y desea ingresar en la plenitud de la vida de la Iglesia, incluyendo la comunión, estudie las razones por las que lo hace, tutelado por técnicos, psicólogos, sacerdotes y otros casados.

Cuando un casado siente que está dispuesto a participar en la Eucaristía, en la comunión, ¿es necesaria una sesión terapéutica tan grande?

¡Es! Estamos hablando no sólo de un nivel legal, sino también con la profundidad de la conciencia.

¿Pero eso no causa un estigma aún mayor a tantos vueltos a casar que ya se sienten efectivamente estigmatizadas en sus núcleos sociales?

Son tantas las tipologías en las parejas vueltas a casar que hay que descubrir y analizar cada una de ellas para después ver si están o no en consonancia con la Iglesia.


Y le preguntan sobre el regreso de “las Misas en latín”.

“Veo con mucha preocupación. Porque están, en ciertos casos, cautivando a jóvenes e incluso intelectuales. No sabemos por qué esas personas encuentran satisfacción en esos ritos”.

Pero también ataca la liberalización que hizo Benedicto XVI de la celebración de la liturgia con el ritual vigente en 1962, al finalizar diciendo, no sabemos si con ironía (respuesta completa en el video):

“Tal vez nosotros, obispos y sacerdotes, tengamos que hacer penitencia porque abrimos el espacio a estos grupos rigoristas”.