Saturday, March 17, 2018

Más sobre la carta de Benedicto XVI. Hay otro párrafo, en el que escribe...


Sandro Magister publica hoy en su blog más sobre el lettergate. La línea de defensa hasta ahora era la de que la foto de la carta de Benedicto, aunque fue publicada con un retoque “artístico”, el pasado Lunes Mons. Dario Edouardo Viganó habría leído la totalidad de la misma frente al publico asistente a la presentación de los once volúmenes de «La Teología del Papa Francisco», en la cual se encontraban unos veinte vaticanistas, sólo uno de los cuales notó la omisión entre lo que publicó de la carta Vatican News y lo que leyó Mons. Viganó. Pues bien, lo que parece es que no toda la carta de Benedicto XVI fue leída por Mons. Viganó.

Más sobre la carta de Benedicto XVI. Hay otro párrafo, en el que escribe...

Todavía no tiene un final la historia de la carta “personal” y “reservada” escrita el 7 de febrero por Benedicto XVI al prefecto de la Secretaría para la Comunicación, Dario Edoardo Viganò, dada a conocer parcialmente por éste último el 12 de marzo.

No sólo había en ella un párrafo clave omitido a propósito en el comunicado de prensa difundido por el mismo Viganò:

> El doble "prejuicio tonto". El texto íntegro de la carta de Benedicto XVI

No sólo se hizo artificialmente ilegible el comienzo de este párrafo en la foto de la carta difundida por la secretaría de Viganò:

> Vatican doctors photo of Benedict’s praise for Francis

Hay más. El texto íntegro de la carta de Benedicto XVI que Settimo Cielo publicó el 13 de marzo en realidad no era toda la carta.

Entre el párrafo omitido en el comunicado de prensa y los saludos finales hay, efectivamente, otras líneas.

Se lo podía adivinar también solo observando la foto de la carta (ver arriba).

En efecto, entre las dos primeras líneas del párrafo hecho ilegible, en el fondo, en la primera hoja de la carta, y los saludos y la firma de Benedicto, en la mitad de la segunda hoja, hay un espacio demasiado grande para ser ocupado solamente por el final del párrafo omitido en el comunicado de prensa.

¿Qué había escrito también allí, que Viganò se cuidó de leer en público y se apresuró a cubrir muy bien en la foto, con los once opúsculos sobre la teología del papa Francisco?

[Lo omitido] era la explicación de por qué Benedicto XVI no había leído esos once opúsculos ni intentaría leerlos en el futuro, y en consecuencia de por qué se había rehusado a escribir “una breve y densa página teológica” de presentación y valoración de los mismos, pedida por Viganò.

El motivo aducido por Benedicto XVI en las líneas finales de su carta – nos dice una fuente incuestionable – es la presencia entre los autores de esos once opúsculos de dos teólogos alemanes y sobre todo de uno, Peter Hünermann, quien ha sido crítico implacable tanto de Juan Pablo II como del mismo Joseph Ratzinger como teólogo y como Papa.

El otro teólogo alemán es Jürgen Werbick, mientras de que Hünermann, profesor en la Universidad de Tubinga, se puede recordar que es autor, entre otras cosas, de un comentario del Concilio Vaticano II que está en las antípodas de la presentación de la interpretación ratzingeriana. Los dos opúsculos sobre la teología del papa Francisco escritos por ellos tienen respectivamente por título: "La debilidad de Dios por el hombre" y "Hombres según Cristo hoy".

Es claro entonces que, a tenor de lo que escribe Benedicto XVI en la segunda mitad de su carta, también la primera mitad adquiere un nuevo significado, totalmente diferente del que Viganò pretendió acreditar en su mutilado y tendencioso comunicado de prensa.

Y mejor todavía se entendería lo que escribe allí Benedicto XVI sobre sí mismo y sobre el papa Francisco, si se lo pudiese confrontar con la carta de Viganò a la que respondió.