Thursday, February 22, 2018

Un juez de la Rota, condenado por posesión de pornografía infantil


Artículo de La Croix en español, Feb-21-2018. Originalmente aparecido en francés.

Un juez de la Rota, condenado por posesión de pornografía infantil

Mons. Pietro Amenta se declaró culpable tras el descubrimiento de 80 imágenes pornográficas de menores en su ordenador y fue condenado, el jueves 15 febrero, a 14 meses de prisión en suspenso.


Un prelado auditor del Tribunal de la Rota Romana, la mayor jurisdicción de la Iglesia en materia de procesos matrimoniales, fue condenado el jueves 15 de febrero por un juez de Roma por posesión de imágenes de menores de carácter pornográfico, según informa el diario Il Messaggero.

Habiendo elegido declararse culpable, Mons. Pietro Amenta, de 55 años, sacerdote de la diócesis de Matera (sur de Italia), fue condenado a una pena de 14 meses de prisión en suspenso.

Según el diario romano, el asunto habría salido a la luz una tarde del mes de marzo tras un altercado, cuando un joven romano de 18 años acusó a un hombre de tocamientos en un mercado.

Conocido por la policía

Para explicar sus gestos ambiguos, el hombre, que resultó ser sacerdote, argumentó primero poco espacio entre los puestos del mercado, antes de huir, perseguido por el joven.

Los dos fueron después detenidos por un agente municipal fuera de servicio, antes de la llegada de un coche de carabineros ante el cual, el joven, afirmó haber sido víctima en dos ocasiones de tocamientos por parte del sacerdote.

Durante las verificaciones de los carabineros, se descubrió que el joven romano no era conocido por los servicios de policía italianos, mientras que el sacerdote, prelado auditor en la Rota desde 2012, ya había sido denunciado por actos obscenos en 1991 y, en 2004, por acoso sexual. En 2013, puso una denuncia tras haber sido robado por dos transexuales.

Investigaciones en el Vaticano

Durante el registro de su casa, los carabineros encontraron en su ordenador 80 imágenes pornográficas de menores. Si bien negó haberlas descargado, el sacerdote decidió después llegar a un acuerdo con la justicia italiana.

Aunque este caso interesa a la justicia italiana, el Promotor de Justicia del Estado de la Ciudad del Vaticano, reveló, a comienzos de febrero, durante la inauguración del año judicial vaticano, que sus servicios estaban investigando, actualmente, dos casos de pedofilia por parte de personas que trabajan en el Vaticano.

Hasta ahora, solo se conocía un caso: el de un sacerdote de la nunciatura de Washington investigado por posesión de pornografía infantil.

“Las investigaciones están en estado preliminar y se realizan concienzudamente, con la mayor cautela, por respeto a todas las personas implicadas”, aseguró el Procurador Gian Piero Milano, informando sobre “la determinación” de la justicia vaticana en el asunto.

Nicolas Senèze, en Roma (con Il Messaggero). La Croix