Thursday, February 15, 2018

Primera condena por el uso de marca registrada del Vaticano en recordatorios de comercio romano

¿Lo vieron bergoglianos?, la cosa iba mucho más allá de la aparición de un L'Osservatore Romano satírico.

A comienzos de 2017 apareció la edición electrónica de un L'Osservatore Romano satírico, por las mismas fecha la Secretaría de Estado emitió un comunicado sobre la tutela que hace de la imágen de Francisco, así como de los símbolos y emblemas de la Santa Sede. Inmediatamente los bergoglianos se apresuraron a decir que el segundo hecho fue ocasionado por el primero, ante lo cual la oficina de prensa desmintió y dijo que la cosa no era por eso, sino por algo más que ya llevaba tiempo.

Pues aquí un ejemplo de dichas acciones para tutelar el uso de imágen y las marcas registradas vaticanas. El periódico Il Messaggero reporta hoy de la primera condena a dos personas de nacionalidad china, dueños de un negocio romano lleno de imágenes del Papa a espaldas de la estación Termini. La pena es de 4 meses por introducir y comerciar productos con signos falsos, con agravante por la sistematicidad. El la relación de secuestro se detalla de cerca de 15 mil piezas falsificadas: 1150 imanes con la imágen de Francisco y el escudo de Ciudad del Vaticano, 1406 pegatinas ó calcomanías, 31 platos, 7 marcos, 574 lápices, 648 cajas plásticas conteniendo rosarios con escudos papales y con escudos de Ciudad del Vaticano. En controles posteriores se encontraron 9 mil lápices, 3 mil sacacorchos o tirabuzones, y más de 2 mil platos. Un infelíz comienzo de año nuevo chino para estos dos comerciantes.

Hay otras denuncias similares, como por ejemplo el de un almacén italiano de la zona Trionfale, indagado por importación y exportación de material que entre otras incluye, sacacorchos o tirabuzones, escudos en tela, delantales de cocina y tazas, “sin la necesaria autorización”. En este mismo negocio se encontraron 6 mil piezas con los escudos papales, considerados falsos. El dueño ha declarado: “No estaba al corriente de que los escudos papales de los diferentes Pontífices estuvieran registrados”.