Saturday, February 24, 2018

Dossier sobre presuntos casos de homosexualidad entregado a la Diócesis de Nápoles

Artículo de Metropolis Web.it, Feb-24-2018. Traducción de Secretum Meum Mihi.

Sacerdotes gay. En el dossier chat, app y fiestas homosexuales

“En el curso de esta semana, ha sido consignado a la Cancillería Arzobispal de Nápoles un dossier, en CD, de denuncia de casos de homosexualidad en los cuales estarían involucrados sacerdotes, religiosos y seminaristas de algunas Diócesis italianas. Dicho material será oportunamente examinado para ser transmitido a las diócesis interesadas para las eventuales necesarias valoraciones”. Hace prever la evolución de un cierto ruido la nota difundida hoy por la curia napolitana, después de que en los últimos días el sitio Gaynews.it había referido justamente que un dossier de 1.200 páginas que revelaría una red ‘hot’ de sacerdotes gay desde Roma hasta Catania sería entregado pronto. Según Gaynews.it, “diario de información Lgbt”, se hablaría de aplicaciones para encuentros y de fiestas en la rectoría. El sitio había referido que el dossier fue preparado por un joven escort, que vive en Nápoles, ya conocido en las noticias por haber revelado el supuesto tráfico de Don Luca Morini, conocido como ‘Don Euro’. Ahora el nuevo dossier involucraría a unos sesenta prelados, diocesanos y de órdenes religiosas, la mayoría de Campania, aunque no solamente. Según el sitio Gaynews.it para cada uno de estos sacerdotes habría una tarjeta personal y una documentación adjunta incluso con capturas de pantalla de conversaciones vía teléfono inteligente. Después de la confirmación de la Curia napolitana de la recepción del dossier y las “valoraciones” anunciadas, el material caliente podría causar consecuencias. Anticipando los contenidos, Gaynews.it habló entre otros de un prelado “influyente” con un conductor, que “paga los acompañantes con tarjetas recargables”. De un ejecutivo diocesano que “se jacta de conocer a Laura Pausini” y utiliza las app para encuentros calientes. De un párroco que “organiza gang bang en la rectoría”. De un monseñor “bajo arresto domiciliario con acusaciones de abuso de menores” pero que “tranquilamente organiza encuentros con hombres a través de Grindr”, una aplicación de citas. Luego, sacerdotes en clubes nocturnos gay-friendly, frailes que organizan orgías en el convento, reuniones de grupo con sacerdotes, religiosos y seminaristas de doble vida. Un escenario inquietante que entra en un mundo cuya existencia a veces se detecta pero cuyos contornos aún están envueltos en las sombras. La homosexualidad en la Iglesia no es un problema hoy en día. Para levantar el velo en los últimos años fue también un prelado como el polaco Krzysztof Charamsa, entonces secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional de la Congregación para la Doctrina de la Fe, una posición que tuvo en el Vaticano hasta octubre de 2015, cuando un escandaloso coming out, junto con el compañero con el que luego se fue a vivir a Barcelona, le costó la suspensión ‘a divinis’. En los últimos tiempos, sin embargo, lo han hecho discutir las revelaciones en el libro de Gianluigi Nuzzi “Pecado original” y en el programa de televisión Las Hienas, sobre relaciones sexuales gay que continuarían durante años en el Vaticano en el pre-seminario San Pío X, el Colegio de “monaguillos del Papa”, dirigido por la diócesis de Como: diócesis que en un primer momento negó los hechos explicando que las investigaciones realizadas fueron negativas y luego, frente a nuevos testigos, ha en cambio reabierto las investigaciones.


Entradas Relacionadas: Cardenal Sepe, Arzobispo de Nápoles, a propósito de denuncias de homosexualidad de clérigos hechas llegar a su jurisdicción.