Tuesday, February 27, 2018

Bueno, pero The New York Times sí lo leerán en el hotel Santa Marta, ¿o tampoco?

En el pasado, dijo el principal huesped del hotel Santa Marta, que sólo leía el periódico La Repubblica —por aquel entonces la que todavía no era subdirectora de la Oficina de Prensa intentó negarlo, suponemos que cuando la nombraron se habrá enterado si era verdad o no—, más recientemente dijo que “por salud mental” no leía los sitios de internet que le eran críticos.

Pero suponemos que alguien próximo al ilustre huesped leerá el periódico más prestigioso del planeta —ello en términos mundanos, claro está—, The New York Times, o por lo menos consultará los titulares de primera página para informar al huesped.

Y lo decimos principalmente por lo que aparece en las primeras páginas de The New York Times de ayer y de hoy. Esta es la primera página de ayer.



En ella se destaca como principal información: “China se mueve para permitir que Xi permanezca en el poder durante años. Un plan sorpresa para poner fin a los periodos le daría al presidente un gran control” (versión web de este artículo).

Ahora, esta es la primera página de hoy



Y como principal información destaca: “China salta al frente de una nueva era autoritaria. Una persona globalmente irrelevante como Xi se une a las filas de los hombres fuertes” (versión web de este artículo).

¿Alguno de los asesores podrá contarle a este huesped que esa China que acaba de consagrar a un nuevo emperador, Xi Jiping, es la misma China con la que está negociando un acuerdo —conste que no hemos escrito “traición”— para el nombramiento de obispos?