Wednesday, July 12, 2017

Card. Müller desmiente reconstrucción de su última audiencia con Francisco


Como hemos expresado en ocasiones parecidas: ¿Y qué esperaban? Lo decimos porque al parecer el card. Müller desmiente aquella reconstrucción de su última audiencia con Francisco, es decir, la última oportunidad que tuvo de hablar con el Papa antes de que lo echara. El desmentido se lo ha hecho hoy al periodista Guido Horst de Die Tagespost. La información también aparece publicada en la sección alemana de agencia ACI, la cual proporciona al respecto el siguiente artículo en español.

Cardenal Müller desmiente a la prensa y niega que el Papa Francisco lo haya maltratado

ROMA, 12 Jul. 17 / 11:26 am (ACI).- El Cardenal Gerhard Ludwig Müller ha negado enérgicamente los reportes de prensa que alegan que el Papa Francisco le hizo cinco preguntas antes de informarle que no le iba a renovar su mandato como Prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe.

Citando a una fuente alemana anónima, quien a su vez afirmó haber recibido la información de otra persona, el sitio de noticias católico "One Peter Five" y el vaticanista italiano Marco Tosatti informaron que el Papa Francisco, al reunirse con el Cardenal Müller el 30 de junio, le hizo cinco preguntas sobre temas como la introducción de un diaconado femenino hasta la abolición del celibato, su postura sobre "Amoris Laetitia", su postura sobre la decisión del Papa de despedir a tres miembros del dicasterio, y la ordenación sacerdotal de mujeres.

De acuerdo con estos informes, después de escuchar las respuestas del cardenal alemán, Francisco le informó que su mandato terminaba y salió de la habitación, dejando atrás a un paciente Müller que esperaba del Santo Padre una muestra de gratitud, hasta que un avergonzado Arzobispo George Gänswein, Prefecto de la Casa Pontificia, dijo al aturdido cardenal que la reunión había terminado.

Sin embargo, el Cardenal Müller ha señalado al veterano vaticanista Guido Horst que ninguna de estas afirmaciones es cierta. Guido Horst, en un artículo de opinión publicado en el sitio CNA Deucth -agencia en alemán del Grupo ACI-, describió personalmente el encuentro que tuvo con el purpurado alemán en Roma la mañana del 11 de julio.

El periodista, corresponsal en jefe del periódico "Tagespost", mostró a un sorprendido Cardenal una copia impresa de los informes: el propio Müller de 69 años no había visto el reportaje en Internet (su secretaria, que le proporciona el acceso a internet, está de licencia).

El Cardenal estaba "asombrado al leer esta descripción de su encuentro con el Papa", escribió Horst. "Esto es incorrecto", le dijo el Cardenal Müller. De hecho, indicó el Purpurado, todo el encuentro se ha desarrollado de manera muy distinta, y las afirmaciones de la "fuente alemana anónima" fueron bastante falsas.

Los comentarios hacen eco de un breve correo electrónico enviado ayer por el Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, a "One Peter Five" y Marco Tosatti. En este, Burke afirma que la "reconstrucción (del encuentro) es totalmente falsa" y solicita que la historia se actualice.

Hay que decir que hasta ayer el medio que originó todo, One Peter Five, sostenía que la fuente que hizo la reconstrucción se mantiene en lo dicho.

Uniones homosexuales, parte de “una nueva narrativa en torno a la familia” a la que la Iglesia debe escuchar, según el card. Schönborn

Hace dos días dijimos que el card. Christoph Schönborn estaba en Limerick, Irlanda, para pronunciar una conferencia mañana Jueves. Como no se podría esperar de otra manera, el card. Schönborn ha regresado con sus llamativas afirmaciones sobre el tema de la familia.

Traducimos el aparte principal de un artículo de The Irish Daily Mail, Jul-12-2017, pág 18 (en la imágen).

[...]

Hablando antes de la conferencia, el Cardenal Schönborn dijo ayer que la Iglesia debe escuchar a las parejas en todas las relaciones.

‘Segundas uniones, divorcios, unión entre personas del mismo sexo; estos son todos parte de una nueva narrativa en torno a la familia en Irlanda. Así que hay mucho cambio y la Iglesia debe mostrar misericordia en el contexto de ese cambio; debe estar dispuesta a encontrarse con las familias donde están hoy’, dijo.

‘En última instancia, y esto es ciertamente el caso con Irlanda, para todas las crisis en la institución del matrimonio... el deseo de casarse y formar una familia sigue siendo vibrante, especialmente entre los jóvenes’.

El cardenal Schönborn dijo que el clero “debe escuchar como tal vez no lo hemos hecho antes, y escuchar a todos... a las personas en relaciones regulares y en las llamadas relaciones irregulares’.

Y agregó: ‘Reavivar la familia es quizás nuestra gran misión hoy’.

El cardenal Schönborn dijo que está ‘realmente deseando venir a Irlanda para esta conferencia’, agregando: ‘Irlanda es sinónimo de familia, un país que tradicionalmente ha tenido la familia en su núcleo’.

El cardenal se ha pronunciado en contra del conservatismo y ha pedido una mayor aceptación de la homosexualidad y una mayor participación de los laicos en la Iglesia. Anteriormente fue censurado por el Vaticano en 2010 después de haber acusado a otro cardenal de encubrir el abuso sexual de los clérigos.

También atrajo los titulares el año pasado cuando dijo que ‘muchos musulmanes’ tienen la intención de invadir Europa y conquistar a los cristianos.

Hablando en el 333° aniversario del festival del Santo Nombre de María, que celebra la victoria cristiana sobre las fuerzas islámicas en la Batalla de Viena, pidió a Dios que mostrara misericordia por Europa y su gente, que están en peligro de perder nuestra herencia cristiana’.

Francisco quería un cardenal laico


Lo decimos en pasado, “quería”, pero no estamos tan seguros de que Francisco haya abandonado la idea de crear un cardenal laico.

La información viene en primera página de Il Giornale, Jul-12-2017, y habla de que en el más reciente consitorio, el de Jun-28-2017, donde se crearon cinco cardenales, el deseo de Francisco era crear un sexto cardenal, un cardenal laico. Se trata de Enzo Bianchi, fundador de la comunidad de Bose.

Un nombre disruptivo porque siempre ha sido escrito en el ala progresista de la Iglesia italiana, contestador de ciertos aspectos de la catolicidad, para algunos no del todo ortodoxo, ensayista de fama, columnista de periódicos como La Stampa y La Repubblica, así como de L’Osservatore Romano y Avvenire.

Es la referencia que hace el periódico de Bianchi. Más adelante se lee:

La indiscreción de que el Papa pensaba en dar la púrpura a Bianchi no es nueva, pero esta vez encuentra confirmación en ambientes cercanos a la Secretaría de Estado del Vaticano, en donde sin embargo no se confirma un segundo nombramiento cardenalicio faltante del cual se rumorea en los sacros palacios. También ella la de un laico, sin precedentes, explosiva, la de Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de San Egidio y ex ministro del gobierno provisional de Mario Monti.

El diario explica cómo el último cardenal laico fue creado por Pío IX en 1858, pero con el curso de los años la reforma del Código de Derecho Canónico de 1917 en tiempos de Benedicto XV, disponía que sólo el que fuera sacerdote u obispo podría obtener la púrpura. En tiempos de Juan Pablo II, cuando se promulgó el nuevo código, se añade que quien no era obispo debería recibir la consagración antes del consistorio. Luego se explica que Juan Pablo II y Benedicto XVI crearon cardenales a sacerdotes de edad avanzada, que no poseerían derecho de participar nunca en un posible cónclave. Por lo que que Bianchi, de 74 años, estaba obligado a recibir la ordenación sacerdotal o la consagración episcopal, cosa a la que siempre se ha opuesto. Finaliza el artículo:

Y esta fue la argumentación con la que el Papa fue convencido de que desistiera del propósito. Más de uno en el dicasterio que trabaja más estrechamente con el Papa, al parecer, estaba perplejo sobre la oportunidad de la nominación, tal vez incluso el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin. La habilidad de la diplomacia vaticana ha librado a todos del embarazo.

Viendo cómo se han desarrollado las cosas en el presente papado, si la obsesión persiste, siempre se puede quebrar la espalda al camello para que las cosas se amolden a los pontificios caprichos. Se manda al carajo la preconizada sinodalidad, se emite un motu proprio —léase ‘decreto’— que elimine el impedimento y solucionado el asunto.

El futuro de Summorum Pontificum, texto completo de artículo de La Croix


Esta es una traducción al español de un artículo recientemente aparecido en La Croix, al cual nos referimos previamente, que analiza el futuro del Motu Proprio Summorum Pontificum.

El papa Francisco reflexiona sobre el futuro del motu proprio

NICOLAS SENÈZE, ENVIADO ESPECIAL PERMANENTE EN ROMA. LA CROIX, 07/07/2017

El Papa, que es consciente de las tensiones que ha podido provocar la posibilidad de que los sacerdotes elijan su rito, podría aprovechar el acuerdo con los lefebvristas para reservar el antiguo rito solo a la prelatura personal.

En los pasillos del Vaticano, Summorum Pontificum ya no es realmente un texto de actualidad. Más importantes parecen ser ahora las discusiones con la Hermandad Sacerdotal San Pío X (FSSPX), para la que el texto de Benedicto XVI no fue necesariamente una buena noticia. Sacando del debate la cuestión litúrgica, el Papa alemán permitió, en efecto, ir al fondo de los desacuerdos teológicos.

Según la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei”, encargada en Roma del diálogo con la FSSPX, estos desacuerdos estarían hoy solucionados. Solo falta la firma de Mons. Bernard Fellay al final del documento presentado hace ya varios años. “Si no firman, son realmente ignorantes, porque se les tiende un puente de oro”, comenta un observador que ha leído el texto. El superior general de la FSSPX debería firmar después de haber convencido a los más reacios en el seno de la Hermandad. Y, probablemente, antes del verano de 2018, fecha del próximo capítulo general durante el cual su mandato estará en riesgo. Ser nombrado a la cabeza de una prelatura de por vida, le evitaría una reelección complicada.

El sacerdote no debe elegir su rito

Para Francisco, se trata, para empezar, de un gesto de unidad. Partidario de una “diversidad reconciliada” y no de una Iglesia uniforme, está convencido de que, desde el momento en que la FSSPX se considere católica, tendrá su lugar. Queda por saber si los lefebvristas encontrarán su lugar en la Iglesia plural de Francisco. “¿Qué harán los obispos en las diócesis con la prelatura lefebvrista frente a ellos?”, pregunta un observador.

Especialista en liturgia, el teólogo Andrea Grillo recuerda a menudo cómo, en su época, Summorum Pontificum puso a los obispos en dificultades, divididos de repente entre los sacerdotes que elegían el antiguo rito y una Comisión “Ecclesia Dei” con una lectura muy amplia del texto. “Introduciendo una elección subjetiva del rito por parte del sacerdote, el motu proprio debilitó la unidad litúrgica de la Iglesia y creó, en ocasiones, Iglesias paralelas hasta en las parroquias. Es una ruptura de la tradición”, opina.

Este allegado del Papa recuerda que, siendo arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Bergoglio pidió a un sacerdote, más bien adversario a la forma extraordinaria, celebrar para los fieles tradicionalistas. Precisamente, para destacar que el sacerdote no debe elegir su rito.

“Lo ordinario de la Iglesia no está ahí”

Porque, al mismo tiempo, el Papa argentino comparte con su predecesor una visión muy pragmática del antiguo rito. Así como Benedicto XVI hablaba del “pequeño círculo de aquellos que utilizan el misal antiguo”, Francisco opina que su predecesor “hizo un gesto justo y magnánimo para acudir al encuentro de cierta mentalidad de algunos grupos y personas nostálgicas que se estaban alejando” (1). Pero, considera que se trata de una “excepción” y que “lo ordinario de la Iglesia no está ahí”. “Vaticano II y Sacrosanctum Concilium deben ser promovidos tal y como son”, afirma el Papa que rechaza cualquier idea de “reforma de la reforma”.

Según Andrea Grillo, Francisco pretendería incluso, algún día, abolir Summorum Pontificum, a partir del momento en que el antiguo rito se mantenga en el seno de la prelatura personal ofrecida en la FSSPX. “Pero no pondrá en marcha este proyecto mientras Benedicto XVI siga vivo”, advierte después.

Mientras tanto, este Papa para quien las peticiones de algunos, “demasiado jóvenes para haber conocido la liturgia preconciliar”, ocultan una “rigidez defensiva”, se prepara para comenzar un nuevo ciclo de catequesis del miércoles, precisamente sobre la liturgia. “Esto demuestra su voluntad de tomar este asunto en serio”, afirma Andrea Grillo. “Pero será la ocasión para hablar más sobre el contenido de la liturgia que de su forma y sus rúbricas”.

(1) Entrevista con el padre Antonio Spadaro como introducción de Nei tuoi occhi è la mia parola, Rizzoli, 2016.