Monday, December 18, 2017

Presidente de los obispos de Zambia: “A los divorciados y vueltos a casar nuevamente no se les permite recibir los Sacramentos de Penitencia y Eucaristía”


¿No dizque “no hay otras interpretaciones”? ¿A los obispos de Zambia también les van a enviar una carta agradeciéndoles y diciéndoles que “hacen mucho bien” por recordar a los adúlteros que no pueden acceder a la Sagrada Comunión?

Artículo de Radio Vaticano, Dic-07-2017. Traducción de Secretum Meum Mihi.

Arzobispo Mpundu: Acompañemos a las parejas en los matrimonios

(Radio Vaticano) El Arzobispo Telesphore-George Mpundu de la Arquidiócesis de Lusaka, quien también es Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Zambia (ZCCB), ha sugerido tres etapas de formación destinadas a fortalecer los matrimonios y la vida familiar en Zambia.

Hablando al Servicio para África en Inglés de Radio Vaticano, el Arzobispo Mpundu habló de su malestar y alarma por el número de divorcios otorgados por los tribunales civiles de Zambia. Reiteró su mensaje hecho a los consejos parroquiales de la parroquia católica de Mumbwa sobre la importancia de apoyar a las parejas, así como poner en marcha programas pastorales que acompañen a las parejas y a las familias. El arzobispo estuvo en una visita pastoral a Mumbwa el Domingo pasado. Mumbwa es una ciudad en la provincia central de Zambia, situada a 160 Km al oeste de la capital, Lusaka.

Como se ha convertido en tradición de la Parroquia Católica Mumbwa, con ocasión de la visita del Arzobispo para administrar el Sacramento de la Confirmación, los consejeros parroquiales se reunieron con el Arzobispo Mpundu en una sesión de Preguntas y Respuestas.

Aceptando una pregunta sobre los católicos que buscan el divorcio en los tribunales civiles después de bendecir su matrimonio en una iglesia católica, el arzobispo habló de su inquietud con la tendencia.

“Hay una alta tasa de divorcio que hoy prevalece en Zambia; Lusaka sólo el año pasado registró más de 8.000 matrimonios a los que se les concedió el divorcio por la localidad, magistrado e incluso por la corte suprema. Esto se debe a que las leyes de Zambia permiten el divorcio bajo ciertas condiciones y circunstancias. En cuanto a nosotros, católicos, la culpa es casi totalmente nuestra, porque cuando los jóvenes quieren recibir el Sacramento del Matrimonio, saben que tienen que ir a la Iglesia para que los sacerdotes puedan hacer lo necesario y finalmente bendecir el matrimonio en Iglesia. Cuando surgen problemas en el matrimonio, no regresan a los sacerdotes para buscar orientación y consejo, sino que corren a los tribunales porque saben que la Iglesia no permite el divorcio. Sin embargo, ¡tan pronto como los tribunales les otorgan el divorcio, se vuelven a casar y regresan a la Iglesia y quieren ser readmitidos a los Sacramentos de la Penitencia y la Eucaristía! A los divorciados y vueltos a casar nuevamente no se les permite recibir los Sacramentos de Penitencia y Eucaristía. La Iglesia no reconoce los divorcios otorgados por tribunales civiles o del nivel que sea otorgados a las parejas católicas porque un matrimonio de la Iglesia Católica válidamente contraído no se puede romper. En otras palabras, es indisoluble”, dijo el Arzobispo Mpundu a su audiencia.

El Arzobispo, sin embargo, instó a las parroquias a garantizar la preparación adecuada de las parejas jóvenes que desean acceder al Sacramento del Matrimonio. Sugirió que debería haber en lugar un programa de catequesis prematrimonial para adultos jóvenes después de que reciban la Confirmación; Catequesis matrimonial para parejas comprometidas con la intención de atar el nudo del Matrimonio y luego la catequesis de Vida Familiar que describió como muy crítica.

“Las etapas mencionadas (arriba) son críticas porque la mayoría de los jóvenes ingresan al matrimonio con muy poco o ningún conocimiento útil de lo que se trata. La vida tradicional proporcionaba la formación principalmente para las mujeres jóvenes, pero poco o nada para los hombres jóvenes excepto quizás en las sociedades patrilineales. En todo esto había y todavía hay mucho que no concuerda con la doctrina y la moral cristiana católica; necesita evangelizarse. Además, la vida tradicional proporcionaba bastante bien el mecanismo de apoyo para las parejas recién casadas y jóvenes, pero este apoyo es en gran parte ausente en la Zambia rápidamente urbanizada. Este vacío debe ser llenado de manera eficiente y efectiva por la Iglesia; de lo contrario, las dos instituciones matrimonial y familiar se verán enormemente debilitadas y, finalmente, serán irreparables en un futuro previsible. El futuro de la familia es el futuro de la Iglesia; La Familia Católica es conocida como ‘la Iglesia Doméstica’. En la medida en que la familia sea afectada adversamente es en la misma medida en que la Iglesia es afectada”, enfatizó el Arzobispo Mpundu.