Monday, October 16, 2017

Afganistán consagrado al Inmaculado Corazón de María


Artículo de AsiaNews, Oct-14-2017.

Afganistán, ‘corazón del Asia’ atormentado, consagrado a la Virgen de Fátima

La ceremonia se celebró ayer en Kabul. El Pbro. Giovanni Scalese, ordinario de la misión sui juris: la situación sigue deteriorándose y no queda sino pedir al Cielo. Los musulmanes son “hermanos” que pertenecen a otra grey. La consagración al Inmaculado Corazón nos ayuda a vivir el tiempo que nos toca de una manera más consciente y en una disponibilidad total a la voluntad de Dios.

Kabul (AsiaNews) – Afganistán, ‘corazón de Asia’ ha sido consagrado a la Virgen de Fátima para que pueda obtener “la paz anhelada”. Con este espíritu, ayer se llevó a cabo la ceremonia de consagración de la misión sui juris y de Afganistán al Inmaculado Corazón de María, en ocasión del centenario de la última aparición de Fátima.

En Afganistán, la situación humanitaria se agrava día a día. Aún así, el 9 de octubre pasado, en vista de la violencia en curso, a raíz de la cual fueron muertos nueve miembros de su staff en lo que va del año, la Cruz Roja anunció la suspensión “drástica” de las operaciones.

La ceremonia de consagración se hizo en la capilla de la embajada italiana en Kabul. El Pbro. Giovanni Scalese, ordinario de la misión su juris de Afganistán, afirma que “la participación fue buena” –teniendo en cuenta la “pequeña grey” cristiana que vive en el país. “Ha concelebrado el capellán católico (un dominicano checo) de la base de la OTAN, que ha venido junto a algunas personas, militares y civiles, que se desempeñan en la base”, cuenta el padre Scalese. “También estuvieron presentes el primer consejero de la Embajada de Italia, y como es natural, todas las religiosas de la Misión y no pocos fieles. Muchos, en todas partes del mundo, se unieron a nosotros espiritualmente”.

La iniciativa nace porque “quien vive aquí no puede sino experimentar una fuerte sensación de frustración. Hace años que se trata de resolver la situación en Afganistán, no sólo con esfuerzos de tipo militar, sino también con la actividad diplomática y el socorro humanitario, pero no se ha llegado a ningún resultado. Es más, debiera decirse que la situación se está deteriorando a medida que pasan los días. Es por eso que surgió la idea de dirigirse al Cielo, como última esperanza. Este año se cumple el centenario de Fátima, y hoy es el aniversario de la última aparición: ¿por qué, entonces, no consagrarnos (como individuos y como comunidad cristiana) y consagrar este país al Inmaculado Corazón de María?”

“Nos empuja la convicción de que las situaciones más difíciles e intrincadas pueden resolverse de un momento a otro, sin el más mínimo esfuerzo humano. Quien dirige la historia está más allá y va fuera de la historia”. Y cita el recuerdo de la consagración de Rusia, pocos años antes de la caída del muro de Berlín y en la etapa final de la Unión Soviética: “Si [esta] condujo al fin del comunismo, ¿no podría entonces la consagración de Afganistán traer algo de paz a este atormentado país?”

Para el sacerdote, el hecho de que el país sea totalmente musulmán no es un problema. Como se recita en el acto de consagración: “los afganos no pertenecen a nuestra grey, pero son nuestros hermanos e hijos tuyos; también ellos han sido redimidos por la sangre de Tu Hijo”. “Vivimos un momento histórico importante; quizás incluso ni siquiera nos damos cuenta de los cambios de época que estamos viviendo”, concluye el padre Scalese. “La consagración al Inmaculado Corazón nos ayuda a vivir nuestro tiempo de un modo más consciente y con una disponibilidad total a la voluntad de Dios”.