Saturday, September 30, 2017

Prof. Claudio Pierantoni explica por qué firmó la “corrección filial”

En una larga entrevista a LifeSiteNews, Sep-29-2017, el Prof. Claudio Pierantoni, quien es profesor en la Universidada de Chile y en la Pontificia Universidad Católica de Chile, explica por qué firmó la “corrección filial” (correctio filialis) publicada el pasado Domingo. La traducción al español (con algunas adaptaciones) está provista por “Religion, la voz libre”.

Profesor Pierantoni, ¿qué le llevó personalmente a formar parte de la iniciativa Corrección Filial?

Comencé a pensar en esto tan pronto como salió el documento Amoris Laetitia. Inmediatamente me llamó la atención, cuando leí el artículo del Profesor de Mattei (“Prime impressioni su un document catastrofico,” Corrispondenza Romana), y la primera carta abierta al Papa del Obispo Schneider, que fue una de las primeras y más fuertes reacciones que aparecieron. Seguí investigando y leyendo los muchos artículos que continuaron publicándose, así que lo he pensado de manera ininterrumpida desde entonces. Por supuesto, hasta ese momento, yo estaba acostumbrado a pensar que esto no es asunto para los laicos, porque hay obispos y cardenales. Pero entonces empecé a ver que los obispos y los cardenales no estaban haciendo mucho, aparte del obispo Schneider, o después, los cardenales Burke, Caffarra, Brandmüller y Meisner. Así que sentí que algo tenía que hacerse.

En septiembre escribí mi primer artículo sobre el tema, trazando un paralelo entre la situación actual y la controversia arriana, un paralelo que había sido sugerido por el obispo Schneider. Desde entonces, el pensamiento nunca me ha dejado. En abril de 2017, fui invitado a participar en la conferencia internacional en Roma que contó con oradores laicos de los cinco continentes y pidió claridad sobre Amoris Laetitia. Allí hablé del necesario vínculo entre Magisterio y Tradición, y sobre el caso de las herejías de los Papas Liberio y Honorio. Esto era importante para que la gente pudiera comprender adecuadamente la doctrina de la infalibilidad papal a la luz de la historia de la Iglesia.

Sentía muy fuertemente que esta contribución era muy importante, porque uno de los principales problemas en esta controversia ha sido la tendencia de muchos católicos a interpretar las ideas personales o declaraciones accidentales del Papa como si fueran necesariamente una parte del Magisterio de la Iglesia.

Algunas personas dijeron: ¿qué se puede lograr con la "corrección filial"? Pero siempre he pensado que, diciendo la verdad, declarándola de una manera académica y bien fundada, puedes lograr muchas cosas, sólo porque estás diciendo la verdad. En realidad, no es una cuestión de poder humano. Por supuesto, la verdad debe ser hablada de manera respetuosa, el Papa debe ser respetado como Papa. Y creo que debe quedar claro que lo consideramos el Papa, porque algunas personas pueden confundir esto, sospechando que es una posición sede vacantista. Eso debe ser muy claro, que consideramos a Francisco como el Papa. Es precisamente por eso que insistimos en que condene estos errores.

¿Por qué se ha tomado este paso si los cardenales, que son los consejeros del Papa, van a emitir una corrección formal?

La corrección formal, como usted recuerda, ya estaba prometida para enero. Pero en abril, cuando tuvimos la conferencia de Roma, todavía no había indicios de que el Cardenal Burke fuera a emitir una corrección. Así que, en un pequeño grupo, empezamos a pensar en una corrección laica. Entonces, en julio, cuando nuestra corrección estaba tomando su forma definitiva y había ganado un cierto número de firmas, escuchamos con gran alegría que el cardenal Burke estaba de nuevo pensando en su corrección. También pensé que aunque el impacto de una corrección formal hecha por los cardenales tendría, por supuesto, un impacto mucho mayor, porque aconsejar al Papa es su misión específica, no hay necesariamente una diferencia jurídica. Somos inferiores al Papa, pero los cardenales también son inferiores. Algunos opositores a la "corrección filial" sostienen que no es un acto jurídico, que carece de valor jurídico. Y creo que tienen razón: propiamente hablando, no tiene valor jurídico. El Papa está por encima de cualquier forma jurídica de corrección (como lo declaramos en nuestra carta), porque no tiene superior en la tierra.

Pero tanto en el caso de los cardenales como de los eruditos, una corrección tiene un gran valor moral. Así que el valor moral es común a ambos.

Tienes razón al decir que el trabajo de los cardenales es aconsejar al Papa, pero el deber de una corrección pertenece a cualquiera que tenga el conocimiento para hacerlo.

Y creo que, en este caso, los cardenales necesitan el apoyo de los estudiosos, porque, en primer lugar, son muy pocos. Si hubiera 60 cardenales que también fueran eruditos, por supuesto sería inútil (nuestra iniciativa). Pero dado que ahora son sólo dos, creo que necesitan apoyo laico y académico.

Tal vez personas fuera de la Iglesia piensen que esto es un asunto político. Pero es una cuestión teológica, filosófica, histórica que implica mucho trabajo académico y necesita mucha experiencia. El tipo de problemas que esto conlleva es amplio. Necesitas tener filósofos, historiadores, teólogos.

Sería muy fácil para el Papa Francis responder a sus preocupaciones y aclarar las cosas, ¿no?

Sí, por supuesto en términos de acción práctica. Pero significaría contradecir su línea principal de acción y pensamiento durante muchos años - creo que no sólo durante sus años como papa sino también en años anteriores. Sería contradictorio a toda una manera de pensar, más que sólo un error en una parte del viaje de la vida. Creo que es por eso que la referencia al Modernismo en nuestra carta era especialmente importante, porque esta corriente de pensamiento tiene una larga tradición en el siglo XX y ha producido una escuela muy influyente y una forma de pensar.

¿Cree que el Modernismo es la raíz de las siete proposiciones heréticas que has tratado en la Correctio?

Sí, creo que el modernismo es la raíz básica, más aún que el luteranismo. Porque el modernismo es un sistema filosóficamente más coherente con presuposiciones definidas, mientras que el luteranismo tiene diferentes elementos que no son siempre coherentes entre sí. Por ejemplo, la presuposición básica del modernismo, que al final es una derivación del idealismo alemán, es que toda existencia es historia, por lo que la verdad no puede ser inmutable, sino que debe evolucionar. La presuposición básica es que no existe un Dios realmente inmutable (un error condenado por el Primer Concilio Vaticano), y por lo tanto tampoco existe una sustancia inmutable de la verdad, pero de alguna manera Dios se identifica con la creación (otro error condenado por el Vaticano I) y así evoluciona con la historia. En ese sentido, algo puede ser cierto en el siglo IV y falso en el siglo XXI. Según este punto de vista, el magisterio de hoy no necesita ser lógicamente coherente con el magisterio anterior: basta con afirmar que la misma "Sustancia" universal -Dios, la Realidad o la Vida- está hablando hoy como habla a través del magisterio actual, y no tiene sentido contrastarla con el magisterio anterior. Ese es el fundamento filosófico de máximas tales como "La realidad es superior a las ideas" (Evangelii gaudium, 233). Pero, al final, está claro que esto lleva a abandonar el principio de la no contradicción: por eso se oye hoy en día en las declaraciones de Roma como la famosa del P. Spadaro: "dos y dos son cinco". Ahora creo que esta contradicción conduce no sólo a la herejía, sino más aún, a la enfermedad mental. No es una exageración lo que el Cardenal Sarah declaró durante uno de los sínodos del Vaticano de 2014 a 2015 que "el divorcio entre la doctrina y la práctica es una peligrosa patología esquizofrénica".

¿Podría decirle a nuestros lectores más sobre lo que es el Modernismo?

Creo que en el Modernismo hay un profundo problema filosófico acerca de la idea de Dios mismo. En el Modernismo, Dios es concebido como cambiante. De alguna manera la sustancia de Dios es inmanente en el mundo de tal manera que no se puede metafísicamente distinguir el ser del convertirse en, el ser del cambio. Si Dios está cambiando con la realidad, entonces usted tiene un problema con la misma noción de Dios, y hoy en día esta es una escuela de pensamiento muy fuerte. Es de origen hegeliano. Creo que es mucho más antigua como doctrina (se puede remontar al gnosticismo antiguo), pero Hegel es su representante moderno más famoso. Y es muy fuerte en las modernas facultades de teología. Así que es un problema muy profundo.

Pienso que la intención inmediata del Papa y de sus consejeros era dar una respuesta a la pregunta de la comunión para los católicos divorciados y civilmente vueltos a casar. Pero entonces, para dar una justificación teológica y filosófica, tenían que hacer explícitas sus propias presuposiciones, que son profundamente erróneas. Así que la visión general que se obtiene es muy aterradora y apocalíptica. El modernismo, como decía el Papa Pío X, no es sólo "una herejía", sino la raíz y consumación de todas las herejías.

Si no se hubiera emitido la corrección, ¿qué teme que podría haber ocurrido?

Creo que si un error no se corrige de alguna manera, entonces humanamente hablando, la predicción obvia es que el error continuará propagándose. Al menos, con una corrección, muchas personas pueden llegar a darse cuenta de que hay un problema.

Creo que decir claramente que lo que tenemos aquí es herejía material, y que es directamente contrario a la fe, desafía a cualquiera y obliga a la gente a pensar.

Usted también es un historiador de la Iglesia. ¿En qué se diferencia el ejemplo 1333 (la corrección del Papa Juan XXII) del presente caso?

Creo que la principal diferencia es el "volumen" de la herejía. Uno puede cometer un error en un punto, pero creo que una característica importante de la declaración que firmamos es que proporciona un fondo histórico, explicando cómo este tipo de pensamiento se relaciona con el modernismo y el luteranismo. Así que usted puede ver que no es sólo un punto en el que se ha cometido un error, sino es toda una escuela de pensamiento que luego sale en proposiciones heréticas. La situación actual es mucho más compleja y mucho más grave.

En la conferencia celebrada en Roma el pasado mes de abril, describió la situación actual como "apocalíptica" ...

Sí, y todavía pienso que es apocalíptica, porque no tienes la impresión de que el Papa está cometiendo un solo error. Por ejemplo, durante el pontificado del Papa Juan Pablo II hubo una pregunta sobre una "guerra justa". Dijo, durante la primera guerra en Irak, que toda guerra era injusta. Un amigo mío, el padre Robert Dodaro OSA, quien más tarde fue director del Augustinianum, publicó un artículo diciendo que la tradición dice que puede haber una guerra justa. San Agustín lo enseña; Santo Tomás de Aquino enseña esto, basado, por supuesto, en la Escritura. Por lo tanto, esta declaración (de JPII) no parece ortodoxa. Pero nadie pensaba que Juan Pablo II fuera un hereje. Cometía un error y uno podía corregirlo. Pero es una situación muy diferente cuando se tiene una visión del mundo completamente diferente que, teológica y filosóficamente, corre el riesgo de oponerse a la visión católica, que tiene una visión modernista y dice que la doctrina es básicamente cambiante, de modo que algo que es la Escritura significa una cosa en el siglo primero, pero otra cosa en el siglo XI, y otra cosa en el siglo XXI. Uno podría preguntar, entonces, ¿de qué sirve tener una Biblia, o tener la Tradición (las dos fuentes de la Revelación Divina)?

La corrección se ha presentado en los medios de comunicación y en otros lugares en términos de lo que Amoris Laetitia dijo acerca de la comunión para los divorciados recasados, pero de lo que yo entiendo que usted está diciendo, otros problemas más amplios y más profundos han surgido ...

Y creo que esto es providencial. Aunque es espantoso, creo que es providencial que los errores surjan con sus presupuestos teológicos y filosóficos. Porque de lo contrario, uno podría simplemente decir: 'Hazlo. Den la comunión sin justificación ", como muchos sacerdotes han hecho antes. Pero si usted comienza a intentar justificar - racionalmente, teológicamente - el problema crece, porque muestra cuáles son las presuposiciones. Así que esta exposición crea problemas más grandes en un sentido, pero también es providencial porque se puede ver dónde está realmente el error, cuál es el error básico que te lleva a una cierta conclusión. Papas conservadores como el Papa Benedicto y el Papa Juan Pablo II trataron de detenerlo, pero esto de alguna manera obligó a los teólogos "progresistas" a ocultar sus presupuestos y esperar en secreto. Pero ahora tienen libertad para expresarse y por lo tanto su tren de pensamiento es mucho más claro. Usted puede saber lo que piensan, así que es mucho más fácil entender cuán grave es la situación.

¿Hay preocupación entre los firmantes -o sea sacerdotes o eruditos laicos- de que puedan sufrir represalias?

Sí, hay una preocupación por eso. He escuchado de muchas personas en instituciones católicas (aquí en Santiago y en otros lugares) que han sido directamente amenazadas con esto, y por lo tanto no firmaron. Por ejemplo, he escuchado de algunas personas que firmaron el documento de los 45 y se les dijo que no firmaran nada más o que perderían su posición. Por supuesto, uno está más en riesgo, dependiendo del tipo de institución. He oído hablar de personas amenazadas, no directamente de Roma, sino de la institución local, que a veces se esfuerzan por ser "más romanas que el Papa".

¿Le preocupa personalmente?

En mi caso, trabajo para una universidad estatal, por lo que no están tan preocupados. También trabajo para una institución católica, pero allí comparten principalmente la posición ortodoxa, por lo que no persiguen a las personas que tienen una posición ortodoxa. Por supuesto, siempre se necesita un cierto grado de prudencia en esto, tratando de no escandalizar a las personas que no están preparadas.

¿El grupo de signatarios que ha reunido es representativo de un grupo mucho más grande entonces?

Oh sí, definitivamente. Lo envié a 10 personas, por ejemplo, y 7 de cada 10 me dijeron que no querían firmar por miedo a represalias. Algunos no pensaron que estuvieran preparados para hacer una corrección directa del papa, aunque estuvieron de acuerdo en el contenido. Puedo decirles que muchas, muchas personas básicamente coincidieron en el contenido, muchos más que los que firmaron. Así que creo que es un error afirmar, como algunos lo han hecho en los medios de comunicación, que se trata de una iniciativa "marginal" o "tradicionalista".

"Tradicionalista" en sentido estricto se refiere a alguien que sólo va a la Misa en forma extraordinaria (es decir, la Misa latina tradicional) o que tiene una fuerte objeción al Vaticano II. Pero las posiciones contenidas en el documento son posiciones muy ampliamente compartidas. De hecho, algunos comentaristas dijeron: "han sido muy buenos al mencionar sólo siete herejías, porque hay muchas más", y estos comentaristas no eran tradicionalistas.

Por supuesto, una razón por la que lo llaman "ultra-tradicionalista" es debido a la presencia de la firma del obispo Fellay.

Sí, es cierto que hay un número de personas entre los signatarios que vienen de una forma de pensar tradicionalista, pero eso no significa que la posición en sí misma sea tradicionalista. No es una posición tradicionalista mencionar estos errores. Creo que muchos católicos normales, cuando comienzan a pensar, entienden que hay errores graves.

Se podría definir la corrección como "conservadora", siempre y cuando se entienda que "conservador", en la Iglesia, no es lo mismo que "conservador" en el parlamento británico. En la Iglesia, conservador significa conservar lo que ha sido transmitido del mismo Cristo, a través de la tradición apostólica. En este sentido, es esencial para un católico ser conservador.

Se ha sugerido que la corrección podría derribar al papado, que el diablo podría estar utilizando esto como un truco.

Por el contrario, pienso que en esta empresa que el Papa y sus consejeros han emprendido con Amoris Laetitia realmente está el estratagema de derribar el papado. El papado salió inmensamente desacreditado después de Amoris Laetitia. No tengo dudas al decir que es con mucho el peor documento que ha salido con una firma papal en toda la historia de la Iglesia. Esto explica por qué muchas personas han empezado seriamente a dudar si Francisco realmente es el Papa. Muchas personas, que piensan con razón que el Papa debe ser el defensor de la tradición, pensaron: bueno, éste no puede ser el Papa. También ha llevado a algunas personas a dudar de la infalibilidad papal o del significado del papado. Mi amigo Prof. Josef Seifert también fue acusado por su arzobispo de Granada de desacreditar al papado señalando uno de los mayores problemas en AL. Pero, ¿quién está realmente desacreditando al papado? Primero debemos decidir si el problema que él señaló era real y serio.

Por último, creo que es muy evidente que el Papa pone mucha confianza en un solo grupo de personas, que son todas de una escuela, teológica y políticamente; y eso no es bueno para un Papa. Debería tratar de escuchar a diferentes personas. En Italia, por ejemplo, pero también en Estados Unidos y en muchos otros lugares, cada día se ve más y más como alguien que está defendiendo un partido (véase el libro "El Papa político"). Eso es lo que desacredita al papado.

¿Qué cree que significó León XIII cuando escribió, en la oración de exorcismo que compuso después de su presunta visión de San Miguel: "En el Lugar Santo mismo, donde se ha establecido la Sede del santísimo Pedro y la Cátedra de la Verdad para la luz del mundo, han levantado el trono de su impiedad abominable, con el diseño inicuo que cuando el Pastor ha sido golpeado, las ovejas pueden se han dispersado "? ¿Conoce este pasaje?

Sí, lo descubrí justo después de que Amoris Laetitia salió, y me sorprendió mucho porque, por espantoso que fuera, parecía una imagen perfecta de la situación. Creo que ningún escritor de ficción podría haber imaginado esto y es una verdadera profecía que se está desarrollando ahora. Nadie podría haber imaginado que esta profecía realmente se haría realidad (en algún momento ese párrafo fue considerado tan increíble que incluso fue borrado de la Oración de San Miguel en textos oficiales), pero creo que lo que León XIII describía se está haciendo realidad.

Es importante agregar que no se trata de un juicio moral sobre el Papa. Creo que el Papa y sus consejeros -por ejemplo, el P. Spadaro, a quien conocí cuando era un joven estudiante en Roma - son de hecho buenas personas. Creo que están bien intencionados. El Papa Francisco es carismático y tiene muchas virtudes humanas y cristianas, así que por supuesto muchas personas tienden a creerle. Pero esto es precisamente lo que crea más confusión y así detrás de todo esto hay una trampa verdaderamente diabólica.

¿Qué cree que pasará ahora que la corrección se ha hecho pública?

Creo que ahora el Cardenal Burke debe proceder a emitir su muy prometida corrección. Si yo fuera él, lo llamaría una "corrección fraterna" (mejor que "formal"). De hecho, nos ha dado indicios de que aprueba nuestra iniciativa "filial" y se siente apoyado por ella, y estoy seguro de que ahora sabe que muy pronto será su hora de actuar. Quizá se unan dos o tres más cardenales, o media docena de obispos. Tal vez más, tal vez menos.

Pero incluso si él fuera el único, creo que pronto debe emitir una corrección.

¿Estamos por lo tanto en un tiempo similar a la herejía arriana y San Atanasio?

Sí, muy similar, porque tenemos dos escuelas de pensamiento que son difíciles de conciliar, y hay un consenso lo suficientemente amplio entre los teólogos enseñados en instituciones académicas muy influyentes (sobre todo en Alemania) que lo que consideran como la escuela herética es de hecho ortodoxa . Así que creo que también en este caso, al igual que en los antiguos obispos de la escuela de Orígenes, es un complejo de superioridad entre los pensadores heréticos (o semiheréticos): tienden a considerar a otros como inferiores, o atrapados en el pasado, como ocurrió durante la controversia arriana con la actitud hacia los obispos Occidentales. A veces, un adiestramiento académico más modesto puede ser un mejor aliado de la ortodoxia, ya que generalmente las personas inteligentes, que se crían en una escuela famosa o prestigiosa, pueden ser más fácilmente engañadas, ya que frecuentemente juzgan la teología sobre los estándares académicos humanos y tienden a seguir la tendencia de su tiempo y de su escuela (por ejemplo la escuela de Karl Rahner, que tuvo en los últimos tiempos una enorme influencia) más que la Tradición y la Biblia.

Si se hiciera la corrección fraterna, ¿cuál podría ser el siguiente paso?

Es muy difícil de decir, pero creo que todavía no la han publicado porque temen un cisma. Pero yo creo que lo contrario es cierto: que si no lo hacen, habrá un cisma. No hablar de la verdadera doctrina, no corregir errores, por temor al cisma es una contradicción. Sólo la verdad puede unir. Si el error se propaga, causará una división, de iglesia parroquial a iglesia parroquial, de obispo a obispo, de país a país. Sería un cisma práctico, que de hecho ya existe, pero si la corrección no tiene lugar, se pondrá mucho peor.

Aunque los defensores del Papa pueden burlarse de la iniciativa y decir que los signatarios son muy pocos y ultraconservadores, o tradicionalistas, al final lo importante no es quién lo dice, sino si lo que se dice es cierto, no importa si es dicho por gente famosa o desconocida, ya sea el obispo Fellay o el presidente del IOR. La noticia del día pasa, pero la verdad permanece.

No creo que sea el número lo importante. San Atanasio en su tiempo era sólo uno. Había gente que lo apoyaba, pero eran muy pocos. Pero lo que se mantuvo como ortodoxia permaneció.

¿Qué pueden hacer los fieles laicos?

Creo que los laicos tienen un papel muy importante, porque son más libres. Creo que este documento puede ayudar a algunas personas a reflexionar de una manera más completa. Pero creo que todavía queda mucho trabajo por hacer. Los laicos necesitan más formación. Muchas personas no pueden reaccionar a esto porque no tienen formación básica. Los estudiosos deben tratar de aprovechar la ocasión para enseñar lo que tal vez suponemos que la gente conoce, pero no lo sabe: sobre la naturaleza de la Iglesia, sobre el papel del papa, sobre la infalibilidad, sobre la doctrina moral.

El cardenal Müller ha sugerido mantener una disputa teológica. ¿Qué piensa de su propuesta?

Considero que la propuesta del Cardenal Müller es una excelente idea y una ocasión maravillosa para el diálogo y la búsqueda genuina de la verdad dentro de la Iglesia. Es vital para nosotros, tanto católicos como seres racionales, que nos concentremos en la verdad intrínseca de las doctrinas fundamentales que están en juego en esta controversia, y que no caigamos en la tentación de centrarnos en los argumentos externos, basados en en el rango, prestigio o número de la contraparte. El rango, la fama o los números son realidades contingentes que pasan: pero la verdad es la que ES (ver Ex 3:14). La Verdad es Dios mismo.

NOTA: Para aquellos lectores que quieran entender el significado y los peligros del Modernismo con más detalle, LifeSiteNews recomienda la encíclica del Papa Pío X sobre los modernistas, Pascendi Dominici Gregis, que está disponible en el sitio web del Vaticano.