Thursday, September 14, 2017

En la práctica, la aversión a la forma del antiguo rito es tan fuerte que no se puede celebrar


Qué bien que sea otro el que diga lo que uno piensa. El titular es exactamente lo que pensamos tras 10 años de entrada en vigor (no se rían, así se dice) del motu proprio Summorum Pontificum. Desde el día uno nos mostramos escépticos de que fuera a haber libertad de despertarse un Domingo y poder elegir en ir a la parroquia más cercana para asistir a la celebración de la Santa Misa según la Forma Extraordinaria ó ir a la Misa Novus Ordo que, como lo explicó en su momento el Presidente de la Comisión «Ecclesia Dei», Card. Darío Castrillón, era la intención de Benedicto XVI.

Este es un pequeño reporte en español de Gloria TV, Sep-14-2017, basado en una entrevista publicada ayer en Die Tagespost con el obispo auxiliar emérito de Colonia, Alemania, Mons. Klaus Dick (imágen).

Obispo alemán admite: Rito Tridentino está prácticamente prohibido

El obispo auxiliar retirado Klaus Dick, de 89 años de edad, de Colonia (Alemania), habló el miércoles con Die Tagespost sobre la Misa Tradicional en latín que él mismo también celebra.

Dick advierte que las diferencias entre la Misa Tradicional en latín y el Nuevo Rito (Novus Ordo) son más pronunciadas que las diferencias entre la Misa en latín y, por ejemplo, el [abolido] Rito Dominico, aunque se considera que éstos son dos ritos diferentes.

Dick afirma que Motu Proprio Summorum Pontificum no fue implementado como pretendió Benedicto XVI: "en la práctica, la aversión contra la forma del viejo Rito es tan fuerte, que no se permite que se lo celebre".