Wednesday, September 27, 2017

Card. Marc Ouellet pone en guardia sobre interpretaciones ‘alarmistas’ de Amoris Lætitia


El card. Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos, se ha dirigido a sus hermanos obispos de Canadá el pasado Lunes, Sep-25-2017, en el discurso de apertura de la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal de Canadá.

Esta es la traducción de Secretum Meum Mihi de un reporte de Catholic News Service, Sep-26-2017.

Cardenal Ouellet denuncia interpretaciones ‘alarmistas’ de ‘Amoris Laetitia’

por Deborah Gyapong | Catholic News Service

CORNWALL, Ontario (CNS) -- El cardenal Marc Ouellet denunció las interpretaciones “alarmistas” e “infieles” de la exhortación apostólica del Papa Francisco sobre la familia, “Amoris Laetitia”.

El cardenal canadiense, que actúa como prefecto de la Congregación para los Obispos del Vaticano, dijo a los obispos canadienses que el documento no señala “cambios a la doctrina o a la disciplina sacramental”, sino que representa un enfoque pastoral que toma en consideración “el bien de la persona”, según sus circunstancias.

“Cualquier interpretación alarmista” que diga que el documento es “una ruptura con la tradición” o una “interpretación permisiva que celebra el acceso a los sacramentos” para los divorciados y vueltos a casar es “infiel al texto y a las intenciones del supremo pontífice” dijo el cardenal Ouellet.

Hablando a más de 80 obispos y eparcas que asisten a la plenaria anual de la Conferencia Canadiense de Obispos Católicos, el Cardenal Ouellet dijo que las reacciones contrastantes al documento han “deleitado a algunos, preocupado a otros, sin dejar indiferente a nadie”.

El anterior cardenal de la ciudad de Quebec dijo que el capítulo 8 del documento es un llamado a una “nueva conversión pastoral” que pueda traer consuelo a las personas que sufren. Él admitió que aunque muchos acogen con beneplácito este enfoque, otros lo ven como un riesgo, “una ruptura con la doctrina tradicional y con la disciplina” de la Iglesia Católica. El capítulo 8 se convirtió en la “clave interpretativa” del documento, haciendo que la gente lo juzgue como “positivo y bienvenido”, o “ambiguo y arriesgado”, dijo.

“Amoris Laetitia”, la exhortación apostólica del Papa de 2016 que siguió a los sínodos de obispos sobre la familia en 2014 y 2015, “merece más atención en sí misma que simplemente el debate público” alrededor de “puntos disputados”, dijo.

A finales del año pasado, cuatro cardenales escribieron al Papa Francisco buscando aclaraciones sobre varias preguntas relacionadas con el documento. Más recientemente, un grupo de 62 sacerdotes, teólogos y laicos católicos envió al Papa una carta que, según ellos, corrige las supuestas herejías contenidas en “Amoris Laetitia”.

El Papa Francisco identificó los capítulos 4 y 5 como el “centro del documento”, dijo el cardenal Ouellet. El documento “debe leerse como un todo” para entender los “límites y el alcance de las orientaciones pastorales”. A menudo, sin embargo, las críticas han sido eliminadas de su contexto, dijo.

“Amoris Laetitia” parece “especialmente urgente y necesaria en Canadá” debido a una brecha entre la enseñanza oficial de la iglesia y la “experiencia vivida de parejas y familias”, dijo el cardenal Ouellet. Esta brecha se ha ampliado desde el Concilio Vaticano II debido, en parte, a la influencia de lo que San Juan Pablo II llamó “la cultura de la muerte”: aborto sin restricciones, eutanasia, anticoncepción, pseudo-matrimonio de parejas del mismo sexo, suicidio asistido.

“Debemos volver a leer ‘Amoris Laetitia’ en un espíritu de conversión pastoral”, y con “receptividad a la enseñanza papal”, para ayudar a las culturas “alejadas de la fe” a experimentar la “alegría del Evangelio que emerge de la fe”, dijo.

La conversión pastoral es un proceso que implica acompañar, discernir e integrar la debilidad para llegar a las personas en circunstancias frágiles, dijo. Sin esa conversión, “es imposible adoptar la actitud pastoral adecuada de acogida, escucha, diálogo y misericordia”, dijo el cardenal.

Para los que deseen, este es el video (francés) de la intervención del card. Ouellet.